eToro

eToro
gana dinero

LastMinute

LastMinute
vacaciones de último minuto

viernes, 13 de julio de 2018

Mi vida en una isla vacía



Puedo decir que viví en una isla vacía gracias a Docastaway, una empresa que se dedica a alquilarte una isla sin nadie para que tengas la experiencia de estar sola en el mundo. Yo elegí el modo confort. Sabía que en el modo aventura no habría aguantado ni un día. Mi chico eligió el modo aventura y volvió a los cinco días para casa. Decía antes de marchar que iba a aguantar dos semanas y no pudo. Era muy fuerte tener que estar buscando alimentos, viviendo como un Adán primitivo y estar sin mí. 

Mi experiencia en modo confort fue muy bonita. Me venían con todo lo que quería, tenía una habitación fabulosa en un bungalow divino, se encargaban de la limpieza. Yo sólo tenía que aguantar tener lejos a mi marido, a mis hijas y a mis otros familiares. Los primeros dos días los eché en falta. A partir del tercer día ya me había acostumbrado a ser una mujer libre y sola. Me hubiera quedado mimada por los mayordomos y sirvientas si no tuviera que volver a pagar otras dos semanas. Te cobran mucho por estas experiencias de personas en una isla sin habitantes. 

Os recomiendo vivir esta experiencia tan peculiar que te ofrece Docastaway. Es genial salir de tu bungalow y no ver a nadie. Por muy urbanita que seas, te acostumbras a ser la única bicho viviente en un territorio rodeado por mar. Las islas están casi todas en la zona de Asia. Es una pena que no tengan islas vacías cerca de España. Podrían hacerlo en Perejil, la isla famosa que hay en el Estrecho de Gibraltar. Yo me apuntaría a una experiencia de siete días sola en la isla de Perejil. Ni siquiera me importaría que me quitaran fotos desde los barcos que pasan por allí. Mi chico se incomodó mucho porque desde un barco le quitaban fotos. Dice que no repite estas experiencias de Docastaway. Yo repetiría. 

Seguro que repetimos. Quiero tener la experiencia de ir los dos juntos. Docastaway también admite una pareja sola en sus islas vacías. Mi marido para su modo aventura llevó comida y agua por si no había. No era el caso. Pudo comer todos los cocos que quiso. Me gustaría ir a una isla de la Polinesia. Mi marido estuvo en una del Pacífico y yo en una de Asia.