eToro

eToro
gana dinero

LastMinute

LastMinute
vacaciones de último minuto

miércoles, 15 de agosto de 2018

Mis vacaciones rurales en Italia



1

Las casas rurales en Italia son bastante peores que en España. Nosotros estuvimos en el Agriturismo Amina en Castelnuovo Berardenga, Italia y no nos pareció gran cosa. Nos habían vendido la moto de que era una casa rural en la que te ponían comida preparada con productos que cultivaban ellos y nada de nada. Los dueños eran muy amables, eso sí, pero hacían muy bien su negocio. Iban al supermercado a comprar todo lo que servían en comidas y desayunos. Le comenté que la fruta estaba muy madura para mi gusto y me dijeron que tenían toda la fruta madura en los árboles porque a sus clientes le gustaba madurita. Lo que les gustaba era a ellos ir a la fruta barata en el supermercado. Allí no había árboles frutales. 

El jardín lo tienen bien cuidado. La piscina estaba bastante concurrida por ellos mismos, pero se veían limpia. Nuestra habitación no era gran cosa. La casa había sido restaurada sin gastar mucho dinero en la reforma. Lo veías sobre todo en los cuartos de baño. Parecían un apaño hecho con sanitarios viejos descartados de otras obras. 

Aprovechamos para hacer una pequeña excursión por la Toscana. El Agriturismo Amina en Castelnuovo Berardenga te queda muy bien para conocer los alrededores campestres. Es una casa rural muy tranquila. No oyes más ruido que el de los pajaritos con su pío pío por la mañana. Pero, como os decía, no se puede comparar con las casas rurales que hay en esta España nuestra. Aún así os la recomiendo. Si buscas un alojamiento tranquilo en la campiña italiana, te puede valer, sobre todo si no eres muy exigente. Limpia tienen limpia la casa. Eso es lo más importante. 

La casa está en medio de los viñedos. Mi marido la eligió justo por eso. Le encantan las casas rodeadas por vides. A mí me encantó que nos dieran una de las mejores habitaciones. Teníamos una terraza muy chula.



2

Tuve la oportunidad de conocer Mestre en un viaje de negocios. Mestre es una ciudad próxima a Venecia, de hecho pertenece al mismo municipio. Pero es muy distinta a Venecia. Como dice mi chico, Mestre está en tierra firme. Es una ciudad de unos 280.000 habitantes llena de tiendas de marca y de oficinas de empresas importantes. 

Me llamó la atención la cantidad de turistas que se veían por sus calles. Me explicaron en hotel donde me alojaba que la gente viene a Mestre buscando precios de hoteles más baratos que en Venecia, pero no es lo mismo. Venecia tiene una magia que no tiene Mestre. Yo nunca me iría de viaje romántico a un hotel de Mestre. Aunque Venecia ya no es lo que era hace años. Hoy en día Venecia poco tiene de romántico con sus malos olores, pero sigue siendo Venecia. 

Nosotros fuimos a Venecia desde Mestre en tren. Hay un puente que llaman el Puente de la Libertad por donde va el tren directo a Venecia. Nos habíamos cansado de pasear por Mestre, por su centro de calles antigua cerradas al tráfico. 

En Mestre hay unas pastelerías fantásticas. Me puse hasta las cejas de pasteles. Ni que decir que acabé engordando varios kilos. También están muy bien las cafeterías con sus terrazas al aire libre. Da gusto tomar un buen café mientras ves como la gente pasea. No debes perderte la Piazza Ferretto. Desde los miradores de la Torre dell´Orologio se abre una vista fantástica de esta ciudad del norte de Italia. 

Os recomiendo visitarla. Mestre no te deja indiferente. Es una buena opción para hacer un viaje más allá de Venecia. Además, puedes acercarte hasta la ciudad de los canales en tren cómodamente. Lo que más me gustó de Mestre fue el parque san Giulliano con sus conciertos, sus bicicletas. Desde este parque se ve el Puente de la Libertad que lleva a la romántica Venecia.

sábado, 11 de agosto de 2018

Mis vacaciones más calientes



1

Nos alojamos en el Hotel Helmántico en Villares de la Reina, Salamanca, porque mi marido quería quedarse en un hotel próximo a Salamanca y bien comunicado por carretera. Yo lo que quería era un hotel con parking amplio. Estoy cansada de los aparcamientos pequeños de muchos de los hoteles donde nos alojamos. El parking no me importa si viajamos sin coche, pero, cuando llevamos nuestro coche particular o uno alquilado, me fijo en que haya un parking donde te puedas mover con el coche. 

El Hotel Helmántico en Villares de la Reina, Salamanca no es un hotel falto de ruidos. Oyes a los huéspedes de las habitaciones vecinas, los correteos de los niños por los pasillos, el trajín de las camareras de piso por la mañana. Pero esto no fue un problema para nosotros porque nos sirvió el ruido para no quedarnos dormidos. Sólo estuvimos un día. Por la mañana había que ponerse en camino. 

El hotel necesita una remodelación. Se nota que sus dueños están en plan sacar dinero no en ofrecer un servicio agradable a los clientes. La pared de nuestra habitación tenía alguna grieta. Pero la cama era cómoda. Dormimos sin dolores de espalda. En cuanto a limpieza, no tengo queja. El persona de limpieza se afanaba en dejar todo como los chorros del oro. 

Os recomiendo este hotel. No es más que un motel de carretera a precio barato. Es el hotel que necesitas cuando paras un día en un viaje más largo. La cena de este hotel es mejor que los desayunos. No es que te ofrezcan en el bar una carta con muchos platos, pero lo que tienen te gusta porque es cocina tradicional. El desayuno, en cambio, tira mucho de bollería industrial. Los yogures brillaban por su ausencia y la fruta estaba demasiado madura para mi gusto. Los zumos eran todos de cartón. Mi marido les pidió un zumo natural y le vinieron con un zumo servido en una copa que le supo a mi amor más a zumo Zumosol que a zumo de naranjas del campo.



2

Siempre que vamos a Almendralejo noto en el aire olor a aceite y olor a vino. Mi marido dice que son manías mías. No lo son. Almendralejo está rodeada por viñedos y por olivos. De ahí su olor. Pero no es una ciudad aburrida como puedes suponer al oír la palabra Extremadura. Yo he ido en verano y lo he pasado de cine. 

En Almendralejo me encanta pasear por sus calles, detenerme ante las fachadas de sus fabulosos palacios. Los ricos de Extremadura vivía muy bien en el pasado mientras los jornaleros se deslomaban en sus campos. Suelo llevar a las niñas al Parque de las Mercedes, un parque que está siempre muy cuidado y limpio pese a que anda sobrado de perros. Deberían delimitar una zona para los canes. A mí no me hace ninguna gracia cruzarme con gente que lleva perros grandes, y menos cuando llevo a mis hijas. En el Parque de las Mercedes también ves a mucha gente haciendo deporte. 

No debes dejar de visitar en Almendralejo la casa donde nació el poeta José de Espronceda. Es el Palacio de Monsalud. Mi marido no tuvo bastante con lo que habíamos visto y se empeñó en llevarnos al Museo del Vino Ciudad de Rubí. Allí sí que olía a vino. Vimos toda variedad de botellas de los caldos de la zona. Mi amor continuó su ruta del vino en la Bodega Viña Extremeña. Tenía una invitación de los propietarios para ver la elaboración del vino in situ. Las niñas y yo no lo acompañamos. Preferimos acercarnos a la biblioteca de esta bella ciudad extremeña. Intento que mis hijas amen la lectura. Para eso no hay nada mejor que llevarlas a las bibliotecas de las ciudades que visitamos. 

Os recomiendo visitar Almendralejo, sobre todo cuando la temperatura es agradable. Nosotros fuimos en verano y casi nos asamos de calor. Menos mal que nos alojamos en un hotel donde el aire acondicionado funcionaba a las mil maravillas. Eché de menos el aire acondicionado del hotel en las calles de Almendralejo.

viernes, 10 de agosto de 2018

Mis vacaciones en las islas noruegas más frías



Una de las locuras que hice en mi soltería previa al matrimonio fue ir a las islas Lofoten en Noruega a hacer surf. Hoy no lo haría. Quien lo acaba de hacer es mi sobrino mayor. Está en edad. Estas islas están al norte de Noruega, dentro del círculo Ártico. Hace tanto frío que te congelas. 

Recuerdo que fui equipada hasta las orejas con un traje especial para practicar el surf sin congelarme. Lo mismo hizo mi sobrino. Somos una familia de frioleros. Pero frioleros o no, en las islas Lofoten hay un montón se surferos. Las islas Lofoten en Noruega son muy apreciadas por los amantes del deporte de las tablas. comprendes que las valoren tanto cuando ves el oleaje de sus costas. 

Las olas de las islas Lofoten son ideales para la tablas. Haces maravillas sobre las olas aunque no seas una experta. Lo que no os recomiendo es ir a las playas más peligrosas. Yo fui en un viaje organizado y me recomendaron zonas poco peligrosas. Aún así debes saber nadar bien. 

Mi sobrino fue esta primavera pasada. Yo había ido en verano. Pocos grados hay de variación. Mi sobrino me dijo que la temperatura no subía de los trece grados bajo cero en ninguna isla. El agua estaba a cuatro grados bajo cero. Cuando no debes ir es en invierno. Te congelas literalmente. 

Os recomiendo visitar las islas Lofoten en Noruega, aunque no vayas a practicar surf. Tienen un paisaje helado precioso. También os recomiendo ir en un viaje organizado. No me atrevo a recomendaros ir por vuestra cuenta como fue mi sobrino con sus amigos. Puedes quedar aislada por la nieve. Es mejor ir con guías conocedores de la zona. Yo iba a hacer surf siempre por las tardes. Es cuando está el agua del mar menos fría, estando siempre helada, por supuesto. Las islas Lofoten en Noruega merecen una visita. Son únicas.

Jugando al golf con mi marido


Mi marido es un gran aficionado al golf, igual que mi cuñado. Por eso nos fuimos los dos matrimonios a pasar unos días al Ona Valle Romano Golf & Resort mientras las abuelas se quedaban con los nietos. Lo pasamos de cine. Yo pude acabar un montón de lecturas que tenía pendientes mientras mi hermana, mi marido y su marido jugaban al golf. Los veía desde la terraza de nuestro apartamento cuando se acercaban dando golpes a la pelota con los palos.

Nos dieron un apartamento con una gran terraza que tenía unas estupendas vistas al campo de golf. Veías un mundo verde que te tranquilizaba incluso más que mirar el mar. El apartamento estaba muy bien. Mi única queja fue que nos dejaron el menaje de cocina algo justo. Tuve que llamar a recepción para que nos trajeran más platos y algún mantel de tela a mayores. Yo quería usar manteles de papel, pero mi hermana es muy chic antigua y, si no tiene un mantel de tela en la mesa, no come.

A la piscina fui un día y no volví. Quedé horrorizada cuando vi a las mujeres musulmanas nadando vestidas. Me comentó una de las empleadas que los musulmanes con algo de dinero se alojaban en el Ona Valle Romano Golf & Resort cuando iban a sus países. Primero se dan unas vacaciones y luego cruzan el estrecho. No deberían dejar que se metan en la piscina vestidos.

Lo demás está bien. El apartamento tenía todo lo que necesitabas para sentirte como en tu casa. A mi hermana le gustó mucho que la cocina estuviera integrada en el salón. Yo hubiera preferido la cocina bien separada por una pared. Cada una tiene sus gustos. Odio las cocinas. Quitando esta desventaja y la de las mujeres que nadan vestidas, todas son ventajas. Por eso os recomiendo el Ona Valle Romano Golf & Resort, un complejo hotelero con apartamentos decorados con muebles nuevos.

lunes, 6 de agosto de 2018

Mis vacaciones en Perú


Hace unos meses tuvimos la ocasión de conocer la localidad de Sauce en Perú, un sitio poco poblado con poco que ver. ¿Qué vas a hacer en una ciudad donde no se alcanzan los 5000 vecinos? Lo único que puedes hacer es disfrutar de la naturaleza.

Mi marido y yo fuimos a las Termales de Don Grimaldo, donde había un tal señor Grimaldo muy amable que te vendía el agua fría a buen precio. Había bastante gente. Te quedan a unos diez minutos de Sauce. Mi marido decía que el agua de Don Grimaldo le quitaba el estrés. Supongo que se le iba el cansancio con el frío. Yo salí temblando de las piscinas. Sólo te dejaban estar dos o tres horas. Necesité todavía menos. En una hora estaba fuera, bien seca y esperando a mi chico.

Después de las termas mi chico quiso llevarme al paraíso. Era tal cual. Me refiero a la Laguna de Sauce. Dimos un paseo en bote por unas aguas quietas bastante limpias. Mi marido quería darme una vuelta en moto acuática, pero elegí el bote porque era más romántico. Acabamos nadando para quitarnos de encima el calor tropical.

Nuestra estancia en Sauce acabó con una visita al Ecoparque La Sonada. Es una pasada. Llevamos la merienda y comimos mirando la laguna. Había personas haciendo deportes extremos. Yo sólo me atreví a montar a caballo aprovechando que llevaba un casco de bicicleta. Monté a caballo para que mi marido me quitara fotos para el recuerdo.

Os recomiendo visitar Sauce en Perú. Es una localidad muy tropical. Debes prepararte para pasar un calor sofocante. Menos mal que encuentras la laguna y el famoso río Sauce para refrescarte. Yo me metí en las aguas del río nada más verlo. No podía más. No era la única. Incluso los lugareños lo hacían. La gente de Sauce también se veía muy sofocada por las altas temperaturas.

domingo, 5 de agosto de 2018

Mi viaje a Medellín sin miedo



Cuando fuimos a Medellín por negocios de mi marido iba muerta de miedo. Medellín no es una ciudad que tenga buena fama. Mi marido, en cambio, iba muy tranquilo y estuvo tranquilísimo. Su único problema fue que nos dieran una habitación en el Plaza Granada Hotel Boutique que no tenía minibar. A mí me daba lo mismo el minibar. Siempre tomo bebidas del tiempo. Las bebidas frías me estropean la voz. 

El Plaza Granada Hotel Boutique no es un hotel lujoso. Está limpio, pero ves que funcionan con poco personal, sobre todo en la cocina del restaurante. Nos quedamos sólo un día a comer en el restaurante del hotel. Fue suficiente para ver la cocina en vivo. Me ponía de los nervios ver el trajín a toda pastilla de dos cocineros que no daban abasto. Le dije a mi marido que mejor buscábamos otros restaurante. Les hacíamos un favor porque se ahorraban cocinar para dos personas menos. 

Ahí no acababan las desventajas de este hotel de Medellín. La ropa de la cama se veía muy usada. Me vinieron ganas de recomendarles Zara Home. Necesitaban renovar las sábanas. Mi marido no se fija en estas cosas, pero yo sí. Me gusta dormir en sábanas que huelas a nuevo. 

Lo mejor del Plaza Granada Hotel Boutique es su personal. Por eso os lo recomiendo. Es un gusto que siempre te traten con amabilidad y que tengan a todas horas una sonrisa para ti. Hicieron que me sintiera feliz y tranquila en una ciudad que me ocasionaba muchos temores antes de aterrizar en su aeropuerto. No es para tanto como dicen los medios de comunicación. Yo pasee por las calles de Medellín sin mucho miedo. 

Nuestra habitación era de las menos ruidosas. Si tenías las ventanas cerradas apenas oías el ruido de los coches que pasaban por la avenida. El hotel está ubicado en una avenida con mucho tráfico.


lunes, 30 de julio de 2018

Mis vacaciones en Elche



En mi vida había encontrado un hotel con una piscina tan hasta los topes como estaba la del Hotel Jardín Milenio de Elche. Mis hijas querían meterse en la piscina y allí se metieron. Reconozco que soy una madre permisiva. Menos mal que mi marido pone normas duras en casa porque sino nuestra familia sería un desastre. Pues bien, allí tenía a las niñas en una piscina que era como una lata de sardinas a remojo y yo estaba de pie. Las hamacas estaban todas ocupadas. Le pedí a un empleado del hotel que me buscara una hamaca y me contestó que tenían alrededor de la piscina todas las que había disponibles. 

Mi suplico terminó a las cuatro. Cerraron la piscina entre protestas de los clientes diciendo que la volvían a abrir a las siete. Falta hacía cerrarla y limpiarla. Yo quedé encantada con el cierre de la piscina. Arrastré a las niñas hasta la habitación y traté de entretenerlas con las tablets. 

La habitación tenía la gran desventaja de carecer de terraza. Decía mi marido que las habitaciones las tenían sin terraza para que no se le mataran los clientes. Una tontería. El que se quiere tirar, se tira aunque sea por una ventana pequeña. Yo eché de menos una terracita para sentarme a leer al aire libre en mi cuarto. Me contenté pensando que la habitación era grande. Estuvimos cómodos. 

Lo que sí me gustó fueron ciertos detalles que tuvieron con nosotros. Por ejemplo, sabían que íbamos a celebrar el cumpleaños de mi marido y nos subieron una caja de bombones con un lacito para felicitarlo. Mi marido les agradeció mucho el regalo. Los bombones de chocolate son su perdición. 

Os lo recomiendo, sobre todo por el trato del personal y por los detalles que tienen con los clientes. Es una pena que tengan ciertas desventajas en este hotel. Además de las que indique, el parking de pago. Mi marido pagó el extra porque no estaba tranquilo con el coche en la calle. Ah... y el desayuno muy bueno. El pan estaba que te venían ganas de alimentarte a rebanadas de pan todo el día y los fiambres recién cortados. 

El hotel resultó ideal para unas vacaciones de verano en familia. Te queda un poco alejado del centro de Elche, pero lo suficientemente cerca para que no pierdas las ganas de acercarte para pasar unas horas de tiendas.

miércoles, 25 de julio de 2018

Mis vacaciones en el Madrid lujoso



Estuve en el Hotel Santo Mauro, Autograph Collection con mi marido y no descarto volver a este hotel señorial donde te tratan como a una reina. el trato del personal está a la altura de la decoración palaciega y altiva de todas sus estancias. Me sentí como en un palacio siendo yo la princesa. 

Es un hotel fácil de encontrar en la capital de España. No tienes que dar muchas vueltas para llegar a su puerta. El Hotel Santo Mauro, Autograph Collection está situado cerca del Paseo de la Castellana de Madrid. Todo el mundo lo conoce. Cuando llegamos pensé que no tendría tantas comodidades modernas como encontré. Los hoteles en edificios de fachada antigua me hacen temer instalaciones precarias en su interior. No era el caso. En este hotel tienes todas las comodidades que ofrecen hoteles de reciente creación. La comodidad que yo busco siempre estaba perfecta: me refiero a la conexión wi fi. Hay conexión Wi Fi gratuita en todas las instalaciones. La de nuestra habitación funcionaba muy bien. 

El nombre del hotel tiene su explicación en el pasado. El hotel Santo Mauro ocupa la antigua residencia del duque de Santo Mauro. De ahí su nombre. El edificio presenta una arquitectura con influencias francesas marcadas sobre todo en la fachada. El viejo palacio ha sido reciclado. Destacaría la antigua biblioteca, convertida en restaurante, y las antiguas salas de baile, utilizadas actualmente como amplias salas de reuniones para mujeres y hombres de negocios. El hotel también cuenta con sauna. Yo fui un día, pero la sauna no es para mí. 

Os lo recomiendo. Es un hotel de diez. Los jardines del hotel son muy bonitos. Yo me sentaba a leer en el jardín la prensa del día y me relajaba con la música que te ponen de fondo. Es una buena idea poner hilo musical en el jardín. También me sentía muy relajada en la habitación amplia que nos dieron, con una decoración de habitación de palacio funcional. ¿Y qué decir del desayuno? Era fabuloso. Los zumos eran zumos naturales de verdad y la bollería estaba recién hecha. Olía a horno.

viernes, 13 de julio de 2018

Mi vida en una isla vacía



Puedo decir que viví en una isla vacía gracias a Docastaway, una empresa que se dedica a alquilarte una isla sin nadie para que tengas la experiencia de estar sola en el mundo. Yo elegí el modo confort. Sabía que en el modo aventura no habría aguantado ni un día. Mi chico eligió el modo aventura y volvió a los cinco días para casa. Decía antes de marchar que iba a aguantar dos semanas y no pudo. Era muy fuerte tener que estar buscando alimentos, viviendo como un Adán primitivo y estar sin mí. 

Mi experiencia en modo confort fue muy bonita. Me venían con todo lo que quería, tenía una habitación fabulosa en un bungalow divino, se encargaban de la limpieza. Yo sólo tenía que aguantar tener lejos a mi marido, a mis hijas y a mis otros familiares. Los primeros dos días los eché en falta. A partir del tercer día ya me había acostumbrado a ser una mujer libre y sola. Me hubiera quedado mimada por los mayordomos y sirvientas si no tuviera que volver a pagar otras dos semanas. Te cobran mucho por estas experiencias de personas en una isla sin habitantes. 

Os recomiendo vivir esta experiencia tan peculiar que te ofrece Docastaway. Es genial salir de tu bungalow y no ver a nadie. Por muy urbanita que seas, te acostumbras a ser la única bicho viviente en un territorio rodeado por mar. Las islas están casi todas en la zona de Asia. Es una pena que no tengan islas vacías cerca de España. Podrían hacerlo en Perejil, la isla famosa que hay en el Estrecho de Gibraltar. Yo me apuntaría a una experiencia de siete días sola en la isla de Perejil. Ni siquiera me importaría que me quitaran fotos desde los barcos que pasan por allí. Mi chico se incomodó mucho porque desde un barco le quitaban fotos. Dice que no repite estas experiencias de Docastaway. Yo repetiría. 

Seguro que repetimos. Quiero tener la experiencia de ir los dos juntos. Docastaway también admite una pareja sola en sus islas vacías. Mi marido para su modo aventura llevó comida y agua por si no había. No era el caso. Pudo comer todos los cocos que quiso. Me gustaría ir a una isla de la Polinesia. Mi marido estuvo en una del Pacífico y yo en una de Asia.

jueves, 12 de julio de 2018

Tallin me gusta



Fui a Tallin con mi marido y me sorprendió encontrar una ciudad ultramoderna. Me llamó la atención porque Estonia es un país pequeño, de tamaño parecido al de los País Bajos, te lo imaginas un tanto atrasado porque estuvo bajo el dominio soviético muchos años. No es así, al menos en su capital. Estonia es una ciudad mucho más moderna que la mayoría de las ciudades españolas. Un gran mérito para un país de sólo 1.300.000 habitantes. 

Las antiguas fábricas de Tallin fueron reconvertidas en despachos con decoración de diseño para las start up. Mi marido decía que le recordaba todo aquello Silicon Valley. Me contaron los socios de mi marido que en Estonia en sólo diez minutos creas una empresa. Es una pasada de país. Pequeño pero matón. Deberían tomar nota aquí en España los políticos. 

Tallin se ve antigua en sus edificios del centro y moderna en su tecnología. En el centro proliferan las torres medievales y, hacia las afueras, aparecen edificios de estilo soviético. A mi chico le gustaba más la periferia. Yo tenía mis temores a la hora de transitar por calles lejos del centro de la ciudad, pero no había que tener tanto miedo. Tallin es una ciudad bastante segura. 

Os recomiendo, pues, visitar la capital de Estonia, un pequeño país que cuenta con ciudades modernas, con una gran apuesta por la tecnología puntera, y un a zona rural más alejada de las nuevas tecnologías. No debes perderte la La catedral de Alejandro Nevski, un edificio que parece más un castillo de cuento de hadas que un templo religioso. Es una catedral ortodoxa. Este templo de estilo neorruso lo ves desde casi toda la ciudad porque está situado en la cima de una pequeña colina. Es una pena que no te dejen hacer fotos en su interior. Sólo puedes fotografiar la fachada. No es una catedral muy antigua. Tendrá poco más de cien años.

lunes, 2 de julio de 2018

Hoteles que admiten mascotas



1

No hay nada mejor que una casa rural cuando quieres pasar unas vacaciones tranquilas con la familia o hacer alguna celebración familiar. Nosotros fuimos a La Quinta Del Chocolatero para celebrar la jubilación de mi suegro. Es una casa rural que ocupa una antigua fábrica de chocolate rodeada de jardines preciosos en la reserva natural de la Sierra de Gredos, en plena naturaleza. Está dividida con apartamentos. Los hay mejores y los hay con menos comodidades. Nosotros cogimos dos de los que tienen bañera de hidromasaje. 

Los apartamentos están distribuidos en torno a un patio central y cuentan con paredesvila: esas paredes de piedra vista que a mí no me gustan mucho. Menos me gustan los techos con vigas, pero reconozco que le dan un aire muy rústico a las casas. Esta casa rural tenía vigas de madera por todas partes. El salón con sofás, chimenea, televisor y reproductor de DVD fue donde más tiempo pasamos. Era invierno y hacía un frío que te morías. La cocina estaba equipada con microondas, lavavajillas y lavadora. Aprecié mucho la lavadora. Nos vino de cine para lavar la ropa. 

Poco salimos. Sólo fuimos una tarde hasta el pueblecito que te queda más cerca. A 3 kilómetros de los apartamentos está El Barco de Ávila, donde encontramos bares, restaurantes y supermercados. Yo aproveché para hacer la compra. Nos habíamos quedado casi sin comida de la que llevamos de casa. La Quinta Del Chocolatero también cuenta con zona de barbacoa donde hicimos la churrascada para toda la familia con carne que compramos en el pueblo. 

Yo poco salí de la casa, pero mi chico sí salió con las niñas y con sus padres. Hizo mucho deporte. La zona de los alrededores de la casa rural es ideal para practicar actividades al aire libre. Mi chico quería ir a esquiar, pero su madre no le dejó. Estaba de los nervios pensando que le podía pasar algo. La estación de esquí La Covatilla se encuentra a unos 23 kilómetros de los apartamentos. 

Os recomiendo los apartamentos de La Quinta del Chocolatero. Son perfectos para pasar unas vacaciones, sobre todo en el invierno cuando apetece más una casa rural. Yo en verano soy muy de playa.



2

Lo pasamos en las Migjorn Ibiza Suites & Spa como en el paraíso. Yo volvería hoy mismo a estos apartamentos que están en mitad de un jardín muy cuidado y tienen la playa a unos 150 metros. Son apartamentos de estilo ibicenco con decoración moderna y con más comodidades de las que tengo yo en mi casa. 

Fui con mi marido, mis hijas y mis cuñados. Queríamos pasar unas vacaciones en familia con todos los lujos. Lo conseguimos. Hacía una calor horrible, pero dentro estabas muy bien gracias al aire acondicionado. Mi cuñada se encargó de la zona de cocina. Quería deleitarnos con sus exquisiteces y la dejé hacer. Me encanta que me hagan la comida. Tener una cuñada cocinillas es como tener una cocinera gratis. Mientras mi cuñada cocinaba disfruté una amplia zona de estar con televisor vía satélite. Mis hijas miraban la tele y yo leía la prensa. 

En este complejo hotelero no te aburres. Por eso os lo recomiendo. Tiene un spa, un gimnasio que no estaba muy concurrido cuando estuvimos nosotros y una bañera de hidromasaje que pueden utilizarse por un suplemento y debería ser gratis. Yo pasé de la bañera hidromasaje. Hay suplementos que me parecen un atraco a mi bolsillo y no los pago. 

Pasé mi tiempo entre la playa y las piscinas. Este complejo dispone de cuatro piscinas, dos de ellas para niños. Falta hacen porque hay muchas familias con niños. Los críos están mucho mejor en su piscina, nada de andar revueltos con los adultos. También hay un parque infantil. Mis hijas se aburrieron pronto del parque infantil. Son como sirenitas: ven una piscina y corren a meterse en el agua. 

Estos apartamentos son muy fáciles de encontrar. Están en el corazón de la famosa localidad de Playa d'en Bossa. Es una zona muy turística. El mayor parque acuático de Ibiza está cerca. Mi marido llevó a las niñas y a sus sobrinos. El complejo está bien comunicado con el aeropuerto y la ciudad de Ibiza, donde se sitúan las famosas discotecas Pacha y Space, a las que fuimos una noche. Pacha es la discoteca de mis veranos adolescentes en Ibiza.

martes, 19 de junio de 2018

Mis vacaciones de divorciada feliz



1

Mi chico quiso sorprenderme con un hotel distinto y lo consiguió con el Astoria7 en San Sebastián, España, un hotel que tiene miles de recuerdos de las actrices y actores famosos que han pasado por el Festival de Cine de San Sebastián. Pese a esta ambientación tan cinéfila no es una decoración estridente. Las fotos de los actores y actrices enmarcadas sobre las camas de las habitaciones quedan muy chic. 

Nuestra habitación tenía una bonita imagen en blanco y negro de Sean Penn. Tuvimos la mala suerte de que el hotel estaba hasta los topes y no pudimos elegir otra habitación. Mi marido quería una habitación con una gran foto enmarcada de una actriz. Yo hubiera preferido otro actor. Sean Penn no entra en mis gustos sobre el género masculino. 

Todas las habitaciones de este hotel tienen WiFi gratuita y televisor de pantalla plana, cada una dedicada a un actor o director que ha visitado la ciudad, como os he dicho. La nuestra era muy silenciosa. Las habitaciones del Astoria7 están insonorizadas perfectamente. No escuchas los ruidos de la habitación vecina. La decoración era actual, de estilo elegante y en tonos penumbrosos. Disponen de aire acondicionado, televisión vía satélite y una cama muy cómoda y grande. El cuarto de baño era precioso. Era un baño de mármol con espejo de aumento. Yo me veía en el espejo como una estrella de Hollywood. 

Nos quedamos a comer y a cenar en el restaurante del hotel. El restaurante del Astoria sirve platos de cocina vasca y española para almorzar a precios un poco altos. En el bar cafetería se puede tomar un desayuno buffet por las mañanas con zumos de naranja naturales y pintxos tradicionales vascos durante el resto del día. Sólo por lo bien que se come en el restaurante os recomiendo este hotel. Nosotros no descartamos volver. Les enseñamos fotos a las niñas y están muy interesadas en alojarse en habitaciones decoradas con fotos de estrellas de la gran pantalla.



2

En el Hotel Coia de Vigo encontré lo que busco cuando viajo en familia: una habitación grande con sala de estar para estar cómodamente un fin de semana largo. Tuvimos tanta suerte que hasta hacía buen tiempo y pudimos acercarnos a la playa. El hotel está a 13 minutos a pie de la playa. Te ahorras el lio de llevar coche. Es un hotel perfecto para unas vacaciones de sol y playa urbana en Vigo. El hotel está ubicado a solo 500 metros de la Plaza de América de la ciudad de Vigo. Es muy fácil de encontrar. 

Nuestra habitación tenía una decoración un tanto antigua como antigua también es la decoración de las estancias comunes del hotel. Predominan los colores cremas y amarronados, el mármol sobre todo en la entrada y en las escaleras. El hotel necesita una remodelación que lo actualice. Tal vez no se la hacen porque quieren mantener su aire de hotel serio. 

El desayuno no me pareció tan serio. Parecía un desayuno de piso de barrio. Ni siquiera se molestaron en sacar los zumos de cartón y de botellín de sus envases y ponerlos en una jarra. Todo era muy de supermercado. Mi hija mayor me preguntó si estábamos en el súper del hotel. Lo parecía. Las niñas se pusieron hasta las cejas de bollería industrial. A mí se me fue el apetito al ver tanto bollo colocado como en los lineales de los supermercados. 

Poco estuvimos en el hotel. Hicimos mucho turismo por los alrededores. Mi marido quiso ir al fútbol aprovechando que el hotel se encuentra cerca de los estadios de la ciudad, al suroeste del centro histórico. Yo casi hubiera preferido acercarme a Portugal. El hotel te queda a tan solo 25 kilómetros de la frontera con Portugal. Me fui de tiendas mientras mi chico disfrutaba del fútbol en directo. Al día siguiente fuimos todos a la Isla de La Toja. 

Os recomiendo este hotel. Tiene una decoración un tanto antigua, pero las habitaciones son grandes, sobre todo las familiares. No te cobran la conexión wi fi. El parking también es gratis. Ah... y hay habitaciones de no fumadores. Todo un detalle para los que no aguantamos el humo.



3

Estuve con unas amigas en el HF Ipanema Park en Oporto, Portugal. La elección fue de una amiga a la que le encantan las piscinas en las azoteas de los edificios. A mí como que me da igual, aunque reconozco que tiene su gracia darse un chapuzón con el cielo más cerca de tu cabeza. Las vistas desde la última planta de este hotel son maravillosas. 

Cogimos una suite y una habitación más moderna para mí. No quería vivir en una especie de piso con mis amigas. Cuando viajo sin mi familia opto por la soledad de una habitación para mí sola. Las habitaciones y suites de este hotel de 5 estrellas disponen de televisión por cable con canales de deportes para aburrir. En el televisor de mi habitación no salía otra cosa que no fuera fútbol. Lo dejé por imposible. También tienes minibar, conexión Wi-Fi gratuita y aire acondicionado para quitarte el calor de encima. Falta nos hizo. Hacía un calor que te asabas nada más salir por la puerta del hotel. Mi habitación estaba decorada en tonos azules y blancos. Era mucho más jovial que la suite de mis amigas, decorada en tonos cremosos marrones. Lo único que me disgustó de mi habitación fue una suelo enmoquetado. Odio la moqueta. 

No nos quedamos a comer ni a cenar en el hotel. Alquilamos un coche y nos fuimos a la zona de playa de Foz do Douro. Por allí hay muchos restaurantes, cafeterías y bares y te queda a 5 minutos en coche. Los precios no eran tan caros como me suponía. Y la comida era estupenda. 

El hotel cuenta con gimnasio, pista de squash, la piscina chula de la última planta. No te aburres. Yo pedí el servicio de masajes en las habitaciones. Me dejaron nueva. También hay servicio de guardería. Me hubiera venido de cine si hubiera llevado a las niñas. 

No queda este hotel que os recomiendo lejos del aeropuerto. El Ipanema Park está a 12 kilómetros del aeropuerto internacional Francisco Sá Carneiro. Nosotras fuimos en taxi. También queda cerca, a unos 10 minutos en coche, de la zona de Ribeira, que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que una amiga mía se empeñó en ir a conocer.



4

Fue un acierto alojarnos en la A casa di Edi en Roma porque tuvimos más espacio que en una habitación de hotel y también más libertad. De las comidas se encargó mi chico. Es muy cocinillas. 

En Roma hacía una calor digna de un horno. Menos mal que en el apartamento contamos con un buen aire acondicionado. Yo me hubiera quedado en el apartamento todo el tiempo, pero mi chico quería hacer turismo. Nos fuimos andando los 400 metros que había hasta los Museos Vaticanos. Mi chico quería que las niñas vieran los tesoros de la Iglesia romana. Quedaron a cuadros. Un motivo más para que sigan siendo ateas igual que sus padres. Poco más turismo hicimos. En el apartamento se estaba mucho mejor que en la calle. Desde las ventanas teníamos unas vistas a la ciudad de película. Mi marido pudo hacer sus fotos desde la ventana. Sólo hicimos otra salida de turismo para dar un paseo de 350 metros hasta la estación de metro de Cipro y otros 350 metros para regresar a nuestro pistio alquilado en la ciudad eterna. Estuvimos muy cómodos. Yo trabajé como en mi casa gracias a la WiFi gratuita que hay en todo el establecimiento. 

El apartamento dispone de cocina con horno para cocinar todo lo que desees y ahrorar dinero en restaurantes. Roma es una ciudad muy cara. Por un café nos cobraron 10 euros. Lo tomó mi marido. Yo salí del bar porque no pago 10 euros por un café ni que tenga un antojo. El café lo preparé en la cocina del apartamento. Además, el alojamiento A casa di Edi proporciona toallas y la ropa de cama más que suficiente. 

Mi marido fue con las niñas hasta el Vaticano. El establecimiento A casa di Edi se halla a 900 metros de la basílica de San Pedro y de la famosa plaza de San Pedro. Fueron unas horas antes de marchar. me quedé haciendo las maletas de todos. Al aeropuerto nos acercaban unos amigos que viven en Roma. No fue mucho favor. El aeropuerto de Roma-Ciampino queda a 33 kilómetros.

sábado, 16 de junio de 2018

Mis vacaciones en Girona (Gerona)



Me vino bien alojarme en el Hotel Ibis Girona para andar un poco. El centro de esta bella ciudad catalana me quedaba a unos 15 minutos de caminata desde la puerta del hotel. Aprovechando que estaba sola, en viaje de negocios, pude dar las caminatas sin prisas y sin pausas. El Ibis Girona cuenta con aparcamiento gratuito, lo cual me vino muy bien para dejar mi coche. Había llegado a Girona conduciendo mi propio automóvil. También me vino bien que estuviera el bar abierto las 24 horas. Me gusta tomar el café antes de acostarme. Puede bajar a las doce de la noche a tomar el café en el bar. Este hotel te viene muy bien para ir al hospital. Está a solo 250 metros del hospital Josep Trueta y a kilómetro y medio del centro histórico de Girona. Yo me ponía en el centro en unos 15 minutos. 

La decoración del hotel es discreta, funcional. Las zonas comunes del Hotel Girona Ibis están decoradas con colores alegres y tienen mucha luz natural que evita la molesta luz artificial. me dieron una habitación pobretona, como llama mi padre a estas habitaciones de paredes pintadas de blanco desnudas, muebles de Ikea y suelos de tarima de madera a juego con el color de la cama. nada lujos había en mi cuarto. Todas las habitaciones de este hotel son funcionales y disponen de aire acondicionado, televisor vía satélite con pantalla plana y un baño con secador de pelo que no es gran cosa, al menos el que me dejaron a mí. En la planta baja hay un ordenador con conexión a internet gratuita. Yo no lo probé porque estaba siempre ocupada. Acabé en un ciber para evitar lo mucho que cobraban por conectarte a la Red de Redes desde la habitación. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar este hotel. La gran desventaja que le encontré fue que no tuviera conexión wi fi gratuita en las habitaciones.

martes, 12 de junio de 2018

Andando como una esclava



Unas amigas me convencieron para hacer la Ruta de El Barranco del Gatillo y no creo que vuelva a hacerla. Se nos puso a llover y pensé que me mataba por aquellos caminos que descendían a la par del barranco. Hubiera sido mejor informarnos mejor del tiempo que iba a hacer y no ponernos al camino con una llovizna que mojó bien el suelo. 

Esta ruta transcurre por la comarca del Canal del Camarrés, en Valencia. Es una ruta que tiene cuevas con pinturas rupestres. Están en el Barranco de la Hoz. Me gustó mucho más el Castillo de la Encomienda que las pinturas rupestres. Soy de las que no acaba de creérselas. Siempre tuve la impresión de que las pinturas rupestres son pintadas por un listo que nos coló el cuento. 

La vegetación de la ruta es variada, pero hay mucho pino entre tanto árbol. Una amiga mía aprovechó para coger algo de romero. Había una barbaridad. El romero crecía hasta por las cunetas. Yo saqué muchas fotos. Quería enseñarle a mi chico la erosión que fue haciendo el agua en la roca del barranco. Consiguió unas formas que parecían esculpidas por un escultor. Las fotos más bonitas son las que saqué desde las zonas elevadas. Había desde allí unas vistas preciosas del sur de Valencia y del norte de Alicante. 

La ruta nos llevó su tiempo. Empezamos a caminar en el Barranco del Gatillo, seguimos por la Cañada Real de Almansa, un camino de ovejas de antaño. Cuando llegamos a la Casa de la Venta iba para el arrastre. La Casa de la Venta es una masía con corrales, un pozo y algún útil de labranza como olvidado para que los turistas se imaginen como vivían los agricultores valencianos hace años. Seguimos andando hasta alcanzar la Cueva Teresa, una cueva donde se refugiaban los pastores. Nosotras también nos refugiamos. paramos para comer unos bocadillos y esperar a ver si paraba de llover. No paró. Tuvimos que seguir andando bajo la lluvia hasta el pueblo. Una vez en el pueblo nos acercamos al Convento de las Carmelitas Descalzas. Una amiga había tenido una tía en este convento y quería verlo. 

Os recomiendo la Ruta de El Barranco del Gatillo para días de buen tiempo. Con el suelo mojado es peligrosa. Es mejor hacerla cuando calienta el sol que cuando llueve. Os lo digo por experiencia.

lunes, 11 de junio de 2018

Mis vacaciones en Málaga



Nos alojamos en el Vincci Málaga porque es un hotel moderno a pie de playa. Es perfecto para pasar unas vacaciones de sol y playa con niños que se niegan a andar. Sales del hotel y te metes en la playa. Todo un lujo. 

También fue un lujo para mí encontrar una habitación amplia, decorada con gusto en tonos blancos y muy luminosa. Eché de menos un escritorio más grande. Pero es un problema que suelo tener en todos los hoteles cuando tengo que compartir el lugar de trabajo con mi marido. Lo demás era perfecto, empezando por unas maravillosas vistas al mar. 

Me gustó mucho la decoración elegante de color blanco con detalles ornamentales de color negro y verde de la habitación. También me gustó disponer de carta de almohadas. Soy una maniática de las almohadas. Nunca sé qué almohada me va bien. Tuve almohadas de sobra para elegir. Mi marido se quejaba de tanto cambio de almohada, pero una es como es. De lo que no se quejaba mi santo era del minibar. Estaba tan bien surtido que te olvidabas de bajar a tomar algo al bar del hotel. El baño, de mármol, estaba impecable. Lo encontré incluso más limpio que la habitación. En el baño había un secador de pelo que funcionaba a las mil maravillas.

No debes perderte el desayuno. El hotel sirve todos los días un desayuno bufé continental con platos dulces y salados al gusto de todos los paladares. Hay donde escoger comida a primera hora de la mañana, cosa que agradecen los estómagos hambrientos. Además tienen comidas alternativas para celíacos. Mi hija mayor pudo desayunar sin problemas con nosotros. También frecuentamos bastante la cafetería de este hotel. La cafetería del Vincci es elegante y dispone de una terraza al aire libre ideal para tomar algo al fresquito de la tarde-noche malagueña. 

Os recomiendo este hotel. El Vincci Málaga está situado en el paseo marítimo de Málaga, una de las mejores zonas de la ciudad, y goza de unas vistas magníficas a la playa de San Andrés y al mar Mediterráneo. La playa estaba muy limpia. Yo llevaba todos los días que estuvimos por allí a las niñas. No me gusta que estén siempre metidas en la piscina.