eToro

eToro
gana dinero

LastMinute

LastMinute
vacaciones de último minuto

sábado, 16 de junio de 2018

Mis vacaciones en Girona (Gerona)



Me vino bien alojarme en el Hotel Ibis Girona para andar un poco. El centro de esta bella ciudad catalana me quedaba a unos 15 minutos de caminata desde la puerta del hotel. Aprovechando que estaba sola, en viaje de negocios, pude dar las caminatas sin prisas y sin pausas. El Ibis Girona cuenta con aparcamiento gratuito, lo cual me vino muy bien para dejar mi coche. Había llegado a Girona conduciendo mi propio automóvil. También me vino bien que estuviera el bar abierto las 24 horas. Me gusta tomar el café antes de acostarme. Puede bajar a las doce de la noche a tomar el café en el bar. Este hotel te viene muy bien para ir al hospital. Está a solo 250 metros del hospital Josep Trueta y a kilómetro y medio del centro histórico de Girona. Yo me ponía en el centro en unos 15 minutos. 

La decoración del hotel es discreta, funcional. Las zonas comunes del Hotel Girona Ibis están decoradas con colores alegres y tienen mucha luz natural que evita la molesta luz artificial. me dieron una habitación pobretona, como llama mi padre a estas habitaciones de paredes pintadas de blanco desnudas, muebles de Ikea y suelos de tarima de madera a juego con el color de la cama. nada lujos había en mi cuarto. Todas las habitaciones de este hotel son funcionales y disponen de aire acondicionado, televisor vía satélite con pantalla plana y un baño con secador de pelo que no es gran cosa, al menos el que me dejaron a mí. En la planta baja hay un ordenador con conexión a internet gratuita. Yo no lo probé porque estaba siempre ocupada. Acabé en un ciber para evitar lo mucho que cobraban por conectarte a la Red de Redes desde la habitación. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar este hotel. La gran desventaja que le encontré fue que no tuviera conexión wi fi gratuita en las habitaciones.

martes, 12 de junio de 2018

Andando como una esclava



Unas amigas me convencieron para hacer la Ruta de El Barranco del Gatillo y no creo que vuelva a hacerla. Se nos puso a llover y pensé que me mataba por aquellos caminos que descendían a la par del barranco. Hubiera sido mejor informarnos mejor del tiempo que iba a hacer y no ponernos al camino con una llovizna que mojó bien el suelo. 

Esta ruta transcurre por la comarca del Canal del Camarrés, en Valencia. Es una ruta que tiene cuevas con pinturas rupestres. Están en el Barranco de la Hoz. Me gustó mucho más el Castillo de la Encomienda que las pinturas rupestres. Soy de las que no acaba de creérselas. Siempre tuve la impresión de que las pinturas rupestres son pintadas por un listo que nos coló el cuento. 

La vegetación de la ruta es variada, pero hay mucho pino entre tanto árbol. Una amiga mía aprovechó para coger algo de romero. Había una barbaridad. El romero crecía hasta por las cunetas. Yo saqué muchas fotos. Quería enseñarle a mi chico la erosión que fue haciendo el agua en la roca del barranco. Consiguió unas formas que parecían esculpidas por un escultor. Las fotos más bonitas son las que saqué desde las zonas elevadas. Había desde allí unas vistas preciosas del sur de Valencia y del norte de Alicante. 

La ruta nos llevó su tiempo. Empezamos a caminar en el Barranco del Gatillo, seguimos por la Cañada Real de Almansa, un camino de ovejas de antaño. Cuando llegamos a la Casa de la Venta iba para el arrastre. La Casa de la Venta es una masía con corrales, un pozo y algún útil de labranza como olvidado para que los turistas se imaginen como vivían los agricultores valencianos hace años. Seguimos andando hasta alcanzar la Cueva Teresa, una cueva donde se refugiaban los pastores. Nosotras también nos refugiamos. paramos para comer unos bocadillos y esperar a ver si paraba de llover. No paró. Tuvimos que seguir andando bajo la lluvia hasta el pueblo. Una vez en el pueblo nos acercamos al Convento de las Carmelitas Descalzas. Una amiga había tenido una tía en este convento y quería verlo. 

Os recomiendo la Ruta de El Barranco del Gatillo para días de buen tiempo. Con el suelo mojado es peligrosa. Es mejor hacerla cuando calienta el sol que cuando llueve. Os lo digo por experiencia.

lunes, 11 de junio de 2018

Mis vacaciones en Málaga



Nos alojamos en el Vincci Málaga porque es un hotel moderno a pie de playa. Es perfecto para pasar unas vacaciones de sol y playa con niños que se niegan a andar. Sales del hotel y te metes en la playa. Todo un lujo. 

También fue un lujo para mí encontrar una habitación amplia, decorada con gusto en tonos blancos y muy luminosa. Eché de menos un escritorio más grande. Pero es un problema que suelo tener en todos los hoteles cuando tengo que compartir el lugar de trabajo con mi marido. Lo demás era perfecto, empezando por unas maravillosas vistas al mar. 

Me gustó mucho la decoración elegante de color blanco con detalles ornamentales de color negro y verde de la habitación. También me gustó disponer de carta de almohadas. Soy una maniática de las almohadas. Nunca sé qué almohada me va bien. Tuve almohadas de sobra para elegir. Mi marido se quejaba de tanto cambio de almohada, pero una es como es. De lo que no se quejaba mi santo era del minibar. Estaba tan bien surtido que te olvidabas de bajar a tomar algo al bar del hotel. El baño, de mármol, estaba impecable. Lo encontré incluso más limpio que la habitación. En el baño había un secador de pelo que funcionaba a las mil maravillas.

No debes perderte el desayuno. El hotel sirve todos los días un desayuno bufé continental con platos dulces y salados al gusto de todos los paladares. Hay donde escoger comida a primera hora de la mañana, cosa que agradecen los estómagos hambrientos. Además tienen comidas alternativas para celíacos. Mi hija mayor pudo desayunar sin problemas con nosotros. También frecuentamos bastante la cafetería de este hotel. La cafetería del Vincci es elegante y dispone de una terraza al aire libre ideal para tomar algo al fresquito de la tarde-noche malagueña. 

Os recomiendo este hotel. El Vincci Málaga está situado en el paseo marítimo de Málaga, una de las mejores zonas de la ciudad, y goza de unas vistas magníficas a la playa de San Andrés y al mar Mediterráneo. La playa estaba muy limpia. Yo llevaba todos los días que estuvimos por allí a las niñas. No me gusta que estén siempre metidas en la piscina.

viernes, 8 de junio de 2018

Mis vacaciones en Valencia



Estuve en el SH Valencia Palace porque unos amigos nuestros celebraban la Primera Comunión de su niña en uno de sus salones y decidí alojarme en el mismo hotel para no perder el tiempo en desplazamientos. Fue todo un acierto. Es un hotel tranquilo, muy limpio, elegantemente decorado y con una buena ubicación, sobre todo si te gusta la música culta. El hotel está frente al Palau de la Música de Valencia. 

Coche lo necesitas, por supuesto. El SH Valencia está a 10 minutos en coche de la famosa Ciudad de las Artes y las Ciencias. Siempre vamos por allí cuando estamos en Valencia. A mi marido le gusta ver los derroches del PP. Así se reafirma en su decisión de no votar al partido conservador. También necesitamos el coche para ir a la playa. Te queda sólo a 3 kilómetros la playa de la Malvarrosa, una playa que gusta mucho a mis hijas porque es la playa a la que van sus primas de Valencia. El coche lo alquilamos. Nos sirvió para ir al aeropuerto de vuelta. El aeropuerto te queda a 25 kilómetros del hotel. 

Como os decía, me gustó el hotel. No es que tenga una decoración muy rompedora, quitando las grandes columnas de la entrada, pero lo ves todo nuevo, sobre todo el gimnasio. Yo sólo fui una vez. Mi marido fue los tres días que estuvimos alojados en el hotel. Me quedé con ganas de probar sus tratamientos de belleza. El tiempo no me dio para tanto porque tenía que hacer compras de última hora en trapitos para la Primera Comunión. Entre mis compras y algo de turismo cultural que hicimos por la bonita ciudad del Turia, las horas volaron. 

Volvería a este hotel sin pensarlo dos veces. Tienes una buena conexión wi fi, parking, spa y centro de bienestar, gimnasio, piscina exterior, piscina interior... Es perfecto para un alojamiento en familia y para escapadas en pareja tampoco está mal.





sábado, 2 de junio de 2018

Mis vacaciones suizas



A mi marido le interesa mucho saber donde yacen los restos de personajes históricos como Erasmo de Rotterdam. Este ilustre pensador neerlandés está enterrado en la catedral de Basilea, en Suiza, una ciudad que visitamos con las niñas y quedamos gratamente sorprendidos. Yo no me esperaba una ciudad tan medieval. 

La catedral que guarda los restos de Erasmo de Rotterdam es gótica, bonita en su estilo estirado y con unas vistas espectaculares de la ciudad. Visitando otros edificios, como el Museo de Arte de Basilea te das cuenta de que estás en Suiza. Sólo un país tan rico puede tener en un museo de lo que no es más que una pequeña ciudad equivalente a una ciudad de provincias española cuadros de pintores tan prestigiosos como Picasso. 

No falta en Basilea un zoo. Mis hijas se entretuvieron mucho mirando leones y tigres. Se notaba que estaban bien cuidados todos los bichos. con dinero se pueden dar grandes cuidados a los animales. No parecía que echaran de menos su selva africana. 

¿Y qué decir de la La Fundación Beyeler de Riehen, cerca de Basilea, Suiza? Esa fundación es la propietaria de la colección de arte de Hildy y Ernst Beyeler, trasladada a la fundación en el no muy lejano año 1982. El museo, concebido por Renzo Piano, alberga desde el año 1997 la colección Beyeler. No faltan en esta colección pinturas de los pintores más famosos del mundo mundial. El edificio es precioso y las exposiciones muy cuidadas. Los museos españoles deberían tomar nota. Cuando estuvimos nosotros había una exposición sobre Monet. 

Os recomiendo visitar Basilea en Suiza por la gran oferta cultural que tiene. Es una ciudad muy recomendable para unas vacaciones familiares cuando no hace mucho frío. Nosotros acabamos nuestra visita en el Museo Romano de August, cerca de Basilea. Es un museo arqueológico al aire libre. A mis hijas les gustó mucho una reproducción de una casa romana. Yo dude mucho que aquellas piezas fueran realmente de los romanos. Se veía todo muy nuevo. Mi marido decía que se veía así de nuevo porque lo habían restaurado.

viernes, 1 de junio de 2018

Vacaciones logitravel


En logitravel.com he encontrado precios interesantes para mis vacaciones de verano. Me refiero a vacaciones en sitios de moda. Por ejemplo, he hecho una reserva para Ibiza que me ha salido a 305 euros. Este precio incluye el desayuno. Serán siete días de vacaciones en los que no gastaré mucho. De los gastos de coche, discotecas y tiendas se encargará mi marido. Yo sólo pago el hotel y, con el buffet del desayuno, pienso arreglar todas las comidas. Cogí la costumbre de mi suegra de ir con un tapper a los desayunos de los hoteles y sacar comida para el resto del día. Quien no corre vuela y yo me he apuntado a volar.

Mallorca, la Riviera Maya, Lanzarote, Fuerteventura, Tenerife, Menorca, ... son destinos que encuentras estos días de mayo en logitravel.com con recios interesantes. Estamos hablando de estancias de una semana en hoteles de cuatro estrellas. En logitravel.com apuestan por los mejores alojamientos hoteleros para sus clientes.

Por eso os recomiendo entrar en logitravel.com y coger algún chollo a un destino de moda. Es lo mejor que puedes hacer para arreglar una crisis de pareja. Te aseguro que los viajes son el mejor aliado para la estabilidad y la felicidad de una pareja. Son el secreto de mi feliz matrimonio.

No tengo quejas de los amigos de logitravel.com. Los hoteles que he contratado a través de esta web siempre fueron tal cual los describían en su web. No defraudan. Lo que te puede defraudar son los ruidos. Piensas que vas a un hotel tranquilo y te encuentras un hotel lleno de turistas extranjeros que saltan por los balcones. Me ha pasado en más de una ocasión. Pero eso no es culpa de logitravel.com. Son cosas que pasan.

La web de logitravel.com es fácilmente navegable. No tienes que ser una experta en informática para comprar uno de sus paquetes turísticos fantásticos para pasar un verano 2018 feliz sola o con tu familia. En logitravel.com los chollos también valen para singles. Os lo digo por experiencias de amigas solteras a lo chachi.

miércoles, 30 de mayo de 2018

Haciendo senderismo en familia


Hicimos hace unas semanas dos de las Rutas entre Hayedos más fáciles. Me refiero a la ruta de Serradero y la ruta de Roñas. La Ruta de Serradero es de 17 kilómetros. La de Roñas es de 14 kilómetros.

Ambas rutas parten de Anguiano, el pueblo más grande de la zona, una localidad a pie de unos imponentes riscos. Miras hacia las montañas y sientes respeto hacia los altos peñascos. El pueblo no es grande. Sólo tiene tres barrios. En un par de horas los recorres.

Yo me hubiera quedado en Angiano con las niñas, pero mi santo quería andar. Por eso accedí a seguirlo por unos caminos entre montañas, hayedos, pinares, encinares y soledad. No nos cruzamos ni con una sola persona. Mi marido decía que no había andarines porque hacía frío. Tendría razón. Hacía un frío que pelaba.

La Ruta de Serradero cruza unos pastizales llenos de ovejas y unos hayedos. Me llamó mucho la atención una haya que tenía forma de N. La tenían con un cartelito. También estaba señalizado un tejo que tenía más de mil años. Mi marido le hizo miles de fotos. Yo no creo que tuviera tantos años.

La Ruta de Roñas tiene bosque mixto y una ermita, la ermita de la Magdalena. Me contaron que en el mes de mayo baja una procesión. No coincidimos con la procesión. de haberlo sabido, hubiera hecho esta ruta el día de la fiesta. Me hubiera gustado ver la danza de los tancos de Angiano mundialmente famosa. Sólo la conozco por fotos y vídeos.

Os recomiendo estas rutas. Nosotros las hicimos en un mismo día. Como hacía frío, me apetecía andar. Si hubiera hecho calor, me quedaba con una ruta sola. Puestos a hacer una sola, la de Roñas me parece más ideal porque tiene tres kilómetros menos que la ruta de Serradero. Tres kilómetros se notan en unos pies delicados como los míos.

Mi vida en un Palacio de Mérida


Mi marido consiguió sorprenderme con el Hotel Ilunion Mérida Palace, un hotel en el que pasamos unas vacaciones familiares, pero yo lo hubiera elegido para pasar unos días románticos con mi santo. Entras en este hotel y te sientes como una princesa árabe. Regresas a la España no reconquistada por los Reyes Católicos. Es sencillamente fantástico. Merece sus cinco estrellas.

El hotel tiene todas las comodidades. No piensas que por ser un palacio de la Edad media regresas a la vida dura. En absoluto. Tienes todas las comodidades de tu casa y muchas más y puedes disfrutar también de una ubicación fantástica en el centro de Mérida. Este palacio restaurado del siglo XV está en la plaza España. Yo y las niñas nos fuimos directa a la azotea. Nos dijeron en recepción que no había que perderla. También nos lo dijo una clienta que conocimos en el ascensor. Este hotel ofrece una terraza en la azotea con piscina pequeña de temporada y vistas a la ciudad de Mérida. El Hotel Mérida Palace se encuentra a 200 metros del templo romano de Diana, un templo que también recomiendo visitar aunque no te gusten mucho las ruinas de los romanos.

Nos dieron una habitación grande. Falta nos hacía porque éramos cuatro. hacía una calor horrible fuera, pero dentro estuvimos muy bien gracias al aire acondicionado. Pude trabajar en el cuarto como en mi casa. Tenía conexión a internet por cable gratuita. Todaslas habitaciones cuentan con televisión vía satélite, minibar y caja fuerte para guardar tus pertenencias valiosas. El baño dispone de secador de pelo y artículos de aseo en abundancia. No los usé. Llevaba los míos.

Os recomiendo el Hotel Ilunion Mérida Palace, un establecimiento hotelero que alberga un gimnasio y una sauna donde se me fueron todos mis dolores. Al gimnasio sólo fui un día. La sauna me tuvo de clienta los tres días que pasamos en este maravilloso hotel. También frecuenté los patios interiores, todos ellos muy tranquilos. Aproveché su silencio para termina alguna lectura que tenía pendiente. Además, hay un bar de tapas y un restaurante de comida tradicional extremeña donde puedes saborear la gastronomía local a precios arreglados. Yo quería buscar un restaurante fuera. Me alegré de dejarme convencer por mi santo. En el hotel se come muy bien.

domingo, 27 de mayo de 2018

Gibraltar español



Cuando mi marido me dijo que nos íbamos a la Línea de la Concepción en Cádiz, no pensaba que tendría una habitación con vistas al Peñón de Gibraltar. Salía a la terraza de nuestro amplio cuarto y me venían ganas de gritar ¡Gibraltar español!Mis hijas lo hacían. Tuve que pedirles que se contuvieran. En la habitación vecina había una familia inglesa alojada y no era cuestión de hacerse enemigos. 

Las vistas de nuestra habitación eran preciosas. Lo que no lo era era el armario. Cuando vi aquel armario que parecía hecho con tablas viejas me horroricé. Quedaba como un pegote en una habitación decorada con bastante gusto. Ni que decir que no lo usamos. Dejé la ropa en las maletas. Suelo hacerlo para evitar andar deshaciendo y haciendo maletas. La ley del mínimo esfuerzo rige mi vida. 

El hotel lo tienen bien limpio. Falta hace porque estaba hasta los topes de gente. Como está sólo a metros de la frontera, la gente que encuentra sito se aloja en este cuatro estrellas. El hotel tiene un restaurante y un bar junto a la piscina que sirven una selección de especialidades a la carta y platos buffet que nos evitaron tener que andar buscando restaurantes. La zona no es muy segura. Sólo hay que mirar los periódicos para darse cuenta leyendo las noticias sobre narcotráfico. Es mejor quedarse en el hotel y no dar muchos paseos. También se preparan almuerzos para llevar que puedes subir a la habitación. Nosotros subimos la comida el último día aprovechando que mi marido tenía una reunión de negocios en un salón con unos clientes de su empresa. Comimos solas yo y las niñas en la terraza de la habitación. 

Os lo recomiendo. El Ohtels Campo de Gibraltar se encuentra junto al parque Reina Sofía y a 30 minutos en coche de los clubs de golf de Alcaidesa y Sotogrande, donde mi marido suele ir a practicar el deporte de los palos. El centro de La Línea de la Concepción está a solo 5 minutos de caminata. Yo pensaba ir de tiendas por el centro, pero, al final, me entró el miedo y me quedé en el hotel mirando series en el buen televisor que teníamos en nuestra habitación.

jueves, 24 de mayo de 2018

Ferrol


Nos alojamos en el Hotel Valencia en Ferrol porque está en la entrada de la ciudad, en la Avenida de Catabois. Pero, como Ferrol es una ciudad pequeña, pudimos ir andando a todos los sitios. El coche quedó aparcado muy cerca del hotel.

No es un hotel lujoso el Hotel Valencia. Habitaciones sencillas, fachada más sencilla, estancias igual de minimalistas. Es un hotel cómodo, pero sin tener la decoración de hotel de negocios ni caer en una decoración de casa familiar. Más bien recuerda la decoración sencilla de los pisos de estudiantes.

Nosotros pedimos una habitación para no fumadores cuando nos dijeron en recepción que tenían unas cuantas habitaciones reservadas para las personas que odiamos el tabaco. Era una habitación espaciosa, limpia, sencilla, con una colcha blanca a la que daban vida unos cojines rojos. El cuarto de baño también era un canto a la sencillez y a la limpieza. Nos sentimos cómodos. Hacía calor, pero se estaba bien dentro gracias al buen funcionamiento del aire acondicionado.

Lo único que lamenté fue no tener una conexión wi fi gratis en la habitación. Sólo está disponible en las zonas comunes. Me arreglé en un salón común sin mucha gente. Me hubiera gustado más haberme podido conectar a la red de redes en mi habitación.

Lo que sí me pareció una gran ventaja fue que no admitieran mascotas. Detesto alojarme en habitaciones por las que ha pasado algún perro o algún gato. Por mucho que las limpien huelen a animales de compañía de cuatro patas. Sólo por eso ya os recomiendo este hotel sencillo de la bonita ciudad de Ferrol. Deberían mejorar la fachada. El hotel ganaría mucho con una fachada con más clase. También ganaría más si tuviera un parking privado. Pagar casi seis euros por día y encima tener que reservar es como para pensarlo. Mi marido lo pensó tanto que acabó dejando el coche fuera.

domingo, 20 de mayo de 2018

Feliz en Zamora



Estuve en el Horus Zamora Boutique Hotel para la boda de una amiga mía. Fui sola con las niñas. Mi marido tenía trabajo y yo decidí no perderme la boda de una de mis mejores amigas en Zamora. Elegí este hotel porque en uno de sus salones se celebraba el banquete y me pareció perfecto para no andar perdiendo el tiempo en desplazamientos. 

La decoración del Horus Zamora Boutique Hotel es muy de piso bien años setenta. Me esperaba algo más palaciego teniendo en cuenta que el Horus Zamora Boutique Hotel está en una antigua mansión modernista del siglo XIX que se encuentra en el centro histórico de Zamora, a 200 metros de la Plaza Mayor y del ayuntamiento. Es un alojamiento perfecto para ir de turismo por Zamora. 

Me dieron una habitación que no era muy grande. Estuve con mis dos niñas como la mamá sardina enlatada. Si llega a venir mi marido, acabamos divorciándonos por falta de espacio. Lo mejor fue la conexión wi fi gratuita. Me sirvió para conectar a mis hijas a la Red de Redes y que se entretuvieran viendo vídeos de Youtube. Les encantan los tutoriales. 

Me gustaron más las estancias comunes que las habitaciones. El interior del Horus Zamora Boutique Hotel presenta un estilo Art Déco en lo que son pasillos y salones. Lo que más les gustó a mis hijas de este hotel fue su entrada. El hotel dispone de una gran entrada de mármol en el pasillo perfecta para sacarse unas fotos. Pero mejor que la entrada, fue para mí el spa, un spa que incluye bañera de hidromasaje y sauna. Me sirvieron para relajarme. 

Os lo recomiendo. Este hotel tiene parking, wi fi gratuita, habitaciones de no fumadores y buena comida en su restaurante. El restaurante del hotel, La Bóveda, ofrece menú a la carta con platos clásicos castellanos. Comida sana. Mis hijas echaron de menos la pizza y las hamburguesas. Siempre piensan que cuando comemos fuera sin su padre va a haber un menú de comida basura.

lunes, 30 de abril de 2018

Mis vacaciones más exóticas



1

Llaman a Tailandia el país de las mil sonrisas y bien merece ese nombre porque su gente es de lo más amable que te puedas imaginar. No les importa que les quites fotos, al contrario. Te dicen que los fotografíes y te piden que los grabes en tus vídeos. Mi marido lo hacía. Yo no hago esas cosas. Creo que cada persona tiene derecho a su propia imagen y si se quieren grabar en un vídeo que lo hagan ellos mismos.

Yo creo que la gente es tan feliz porque son budistas. Las personas que practican la religión budista las ves muy felices. Te vienen ganas de hacerte budista y de dejar de ser atea.

Nos gustó mucho la isla de Phuket, la isla más conocida de Tailandia por parte los turistas. En Talilandia abunda el turismo de mochileros porque es un país muy barato. Se puede encontrar alojamiento para dormir en plan mochilero por 10 dólares. Lo que no aguantaba en Tailancia era la comida. Si vas a este país asiático, prepárate para comer comida picante en todos los restaurantes y también en las casas particulares si te invitan a comer. Nosotros fuimos a cenar a la casa de un proveedor de la empresa de mi marido y encontré la cena mucho más picante que la comida del hotel.

No sale caro comer en Tailandia. Por unos 4 dólares comes un menú del día en plan bien. Si quieres una cena elegante en un hotel, el precio sube a doce dólares.

No nos perdimos las playas de Tailandia. Las playas de Koalak son como un paraíso en el planeta Tierra. Os las recomiendo. Yo me sentí como en casa porque estaban llenas de turistas alemanes y nórdicos. Como decía mi santo, era como veranear en Mallorca, peor con un paisaje distinto.

No sólo hicimos turismo de sol y playa en Tailandia. Nos acercamos al Parque Nacional de Khao Soc para conocer el bosque tropical lluvioso del sur de Tailandia. Había tiendas de campaña flotando sobre el lago. Mi marido quería pasar allí una noche, pero no me apunté a la experiencia. Nos enseñaron la tienda de campaña con su cuarto de baño y todas sus comodidades. Aquello no era para mí. Me ponía de los nervios sólo pensar que se podía hundir en las frías aguas y acabar mi existencia en las profundidades de un lago de Tailandia.

Os recomiendo visitar Tailandia, un país con bonitas playas al sur y un norte montañoso igual de interesante que los arenales dignos de un paraíso. Es un país de más contrastes de los que yo esperaba encontrar. También me sorprendió que tuviera buenas carreteras. Es un país donde es relativamente fácil moverse. No hace falta alquilar un coche si te atreves a ir apretujada en el transporte público. Mi marido no quería subir al autobús, pero yo quería vivir la experiencia de ir apretada entre tailandienses en un bus como si fuera una de ellos.




2

Uno de los grandes símbolos del comunismo es la Plaza Roja de Moscú. Yo tenía muchas ganas de conocerla in situ. Cuando la conocí me llevé una gran decepción. No esperaba encontrar un centro comercial en el sitio donde la gente gritó en su día en contra de los Zares y del capitalismo.

Pues sí, en la mismísima Plaza Roja de Moscú hay un centro comercial donde puedes comprar de todo. encuentras las marcas más caras. Es un centro comercial muy frecuentado por los turistas extranjero. Yo también hice mis compras en este centro comercial. Resultaba muy práctico porque no tenía mucho tiempo libre para desplazarme por Moscú y encima hacía un frío horrible.

Mi marido quedó sacando fotos de un exterior de grandes moles de estilo soviético. Le gusta mucho la arquitectura rara. Yo no estaba para contemplar tanta arquitectura. Me moría de frío.

Lo que no se puede negar es que la Plaza Roja de Moscú es una obra de arte. Es tal cual la ves en las fotografías de los libros de Historia, pero con ciertas modernidades incorporadas como el centro comercial del que os hablé. Puedes visitar el Kremlin, el Mausoleo de Lenin, las catedrales de San Basilio y de Kazán, el Museo Estatal de Historia de Rusia o las Galerías GUM, es decir, el centro comercial. Queda como un pegote, pero tiene de todo lo caro.

Muchas de sus tiendas se dedican a la venta de marcas de lujo occidentales. El comunismo ha pasado a la historia. Te das cuenta mirando los productos que exponen en las distintas tiendas. Aunque no compres nada, la visita al edificio es obligada, tanto por su imponente fachada de 242 metros de largo como por sus majestuosos interiores que conocieron tiempos precedentes cuando los visitantes eran otros muy distintos. Su construcción se remonta a 1890. Antes de la llegada del Comunismo a Rusia ya estaba construido este edificio que hoy en día alberga el centro comercial más famoso de Rusia.


----------------------
http://diariodeunamissculta.blogspot.com/




domingo, 22 de abril de 2018

La casa de la millonaria Peggy en Venecia




Tuvimos la mala suerte de visitar el Museo Peggy Guggenheim de Venecia un día de lluvia y no pudimos disfrutar su estupendo jardín lleno de estatuas de escultores famosos. Por eso no descartamos volver pronto para ver el jardín con calma. Los interiores fue lo que pudimos disfrutar cuando estuvimos por allí. 

El museo tiene obras italianas bellísimas, pero lo que más les gustó a mis hijas fueros las explicaciones del guía sobre la vida y milagros de Museo Peggy. Les encantan las vidas que se salen de lo normal. A mí me pasa igual: las personas que tienen unas vidas llamativas siempre me parecen más interesantes que las personas que se limitan a pasar por el mundo sin hacer ruido. 

Mucha gente que visitaba el museo cuando fuimos nosotros lo hacía para conocer donde había vivido esta peculiar mujer. Los cuadros son bastante del montón. Mi marido decía que había cuadros que no los querrían en otros museos porque no tenían la calidad requerida para colgarse en las paredes de un museo. Me parecieron todos bonitos. Yo no sé de calidades sino de belleza. 

Lo que debería mejorar es la entrada. Yo la hubiera limitado a un número de visitas determinado. Había mucha gente paseando por las salas. Esto te dificultaba ver las pinturas con calma. Había personas que no salían de delante de las pinturas de Picasso. Era el pintor más conocido de la colección de pintura moderna que se expone en este palacio italiano. 

Os recomiendo visitar este Museo Peggy Guggenheim de Venecia aunque sólo sea para conocer la casa donde vivió Peggy. a mí me gusta ver las casas que fueron hogares. Un museo en un edificio construido para museo tiene menos gracia y menos interés para el visitante. 

También os recomiendo comprar la audioguía. Te ayuda mucho a entender las pinturas y te evitas un guía que va a su aire. Nosotros teníamos guía. Mi cuñada, que también visitó este museo compró la audioguía y disfrutó mucho más la visita.

sábado, 21 de abril de 2018

Ciudades con bellos jardines




1


Para mí Motril es la ciudad de los bellos jardines. Me encanta su Parque de los Pueblos de América. Mi marido, en cambio, dice que es la ciudad de las playas bonitas. No le fata razón. Lo malo es que las playas de Motril están siempre que vamos hasta los topes. Casi tienes que pelearte por un sitio para la toalla. 

Mi suegra nunca sale de la playa. Yo creo que es para que no le quiten el sitio de su silla-hamaca. Mientras ella se dora al sol del Mediterráneo, servidora va de museos. Mis hijas necesitan cultura de la buena. las llevo siempre al Museo de la Historia y al Museo de Prehistórico de la Caña de Azúcar. Por la zona hubo una gran producción de azúcar desde tiempos inmemoriales. Por eso se explica la existencia de museos sobre el azúcar, un condimento que hoy en día no tiene buena prensa. 

Los museos son muy modernos. Por ejemplo, La Casa Garcés, del siglo XVII, que alberga el Museo de Historia de Motril (MHIMO), es un lugar donde las distintas etapas de la ciudad son contadas con la ayuda de las nuevas tecnologías. Esto hace el museo más atractivo para todos, sobre todo para los niños. A mis hijas les pones delante una pantalla y quedan tontas mirando. Personajes históricos, como la madre de Boabdil, dan la bienvenida al visitante, antes de adentrarse en un interesante recorrido por el tiempo en las distintas pinturas que cuelgan de las paredes. 

En Motril hay muchas iglesias y también hay monumentos civiles que merecen la pena ser visitados. Pero, algunas veces, hay que pasar de tanto templo y de tanto monumento y disfrutar de lo mejor de Motril: sus playas. Os recomiendo la Playa del Poniente, una playa urbana con una ocupación media alta. Si te gustan las playas urbanas, la Playa del Poniente será perfecta para ti. Motril bien merece una visita. Por eso os recomiendo pasaros por esta ciudad de la provincia de Granada.




2


Cuando entré en la Casa Malvasía de Logroño me sentí como entrando en la casa de mis bisabuelos. La diferencia con la casa de mis antepasados es que esta casa está situada en la zona de tapas de Logroño tiene todas las comodidades habidas y por haber. No echas de menos tu casa a no ser que no te guste una decoración de paredes de piedra descubierta y vigas de madera en los techos. Ese es mi caso, pero, para unos días hasta puedo decir que me agrada. Está bien cambiar de decoración. Los hoteles y casas rurales me permiten hacerlo sin ser millonaria. 

Mi suegra también quedó encantada con la casa. Venía con nosotros porque estábamos haciendo una etapa mini del Camino de Santiago. Por eso la casa fue un alojamiento perfecto para nosotros. A mi suegra le encanta hacernos comidas. La Casa Malvasía es una casa con balcón, situada a 300 metros de la calle Laurel. La encontramos rápido. Esta casa está a 100 metros de la concatedral de Santa María de la Redonda. Mi suegra pudo ir a misa sin necesidad de coger un bus. 

La gran ventaja de este alojamiento para mí fue que tenía una buena conexión a la Red de Redes. Hay WiFi gratuita en todas las instalaciones de este alojamiento perfecto para una familia extensa. 

Mi suegra tuvo todo lo que necesitaba para hacer desayunos, comidas, meriendas y cenas. El departamento incluye cocina con lavavajillas, horno, microondas, hervidor de agua y cafetera. No nos faltó de nada. Este alojamiento proporciona toallas y ropa de cama en abundancia. 

Os lo recomiendo. Como os decía, nos vino muy bien para hacer un alto en el Camino de Santiago. Hablando del famoso Camino, la Asociación Española de Amigos del Camino de Santiago se encuentra a 200 metros de la Casa Malvasía. Mi suegra se pasó por su sede para decirles que andábamos por allí. Yo aproveché para acercarme con las niñas hasta el Museo de La Rioja está a 300 metros.




3


Me gusta mucho San Sebastián. Es una ciudad muy señorial. No me extraña que en tiempos del Rey Alfonso XIII la Casa Real de entonces veraneara en esta bella ciudad del País Vasco. Nosotros nos alojamos la última vez que estuvimos por allí en el Legazpi Doce Rooms. Te queda como a siete minutos de caminata de la playa y no es un hotel nada caro. Tampoco pueden cobrar mucho teniendo sólo dos estrellas. 

Esto no quiere decir que sea una pensión. Es un hotel con todas sus letras. Tiene unas habitaciones que nada tienen que envidiar a las habitaciones de los hoteles de tres o cuatro estrellas. A mis hijas les hacían mucha gracia los pequeños cuadros que decoraban la pared de nuestro cuarto. Eran como cajitas de color blanco. Un toque original en una decoración que no era rompedora, pero tampoco era tan tradicional como te imaginabas cuando veías la fachada del edificio. 

Menos moderno me pareció el cuarto de baño. Tenía sanitarios nuevos, pero, quitando la ducha, los demás eran muy pasados de moda. Encima los azulejos blancos cla´sicos tampoco ayudaban a darle un aire de modernidad a un cuarto de baño que, eso sí, estaba muy limpio. Nos cambiaban las toallas todos los días. 

Os recomiendo el Legazpi Doce Rooms. Un hotel perfecto para hacer turismo por San Sebastián. El Legazpi Doce Rooms se encuentra en San Sebastián, a 200 metros del teatro Victoria Eugenia y a 300 metros del Kursaal. Te viene perfecto para hacer turismo cultural. 

Nosotros tuvimos lo que queríamos: una habitación amplia, con conexión wi fi gratis, parking y encima era una habitación de no fumadores y se le notaba. Nos dieron una habitación en la que sabías por el olor a limpio que allí no había dormido anteriormente ninguna persona con el hábito de fumar. Yo quedé encantada con el trato recibido en este hotel.




4


Nos alojamos en el Madrid House mi marido y yo porque mi santo quería vivir la experiencia de dormir en un hotel con decoración gay. La decoración era muy gay, con paredes pintadas de colores rosa, azul juguete y toques de amarillo, pero el hotel no dejaba de ser una pensión con alguna comodidad añadida. 

La gran desventaja de este hotel para mí fue su limpieza. Tuve que limpiar yo misma la habitación a fondo. Del cuarto de baño se ocupó mi santo. Después de una limpieza minuciosa tratamos de conciliar el sueño en dos camas gemelas bien pegadas. Hacía tiempo que no dormíamos en la misma cama. Intentamos meternos los dos en una de aquellas camitas, pero fue imposible: eran camas tamaño niño en lo que al ancho se refiere. 

La conexión a Internet es gratis. Alguna ventaja tenía que tener este hotel de Chueca bien pintadito. Otra ventaja es su ubicación. En cinco minutos de caminata te pones en la Puerta del Sol. Pude ir de tiendas sin necesidad de recurrir al transporte público. Una gran ventaja para mí. Si quieres adentrarte más en el barrio, te recomiendo ir andando hasta la Plaza de Chueca. Es una zona muy alternativa en la capital de España. Seguro que te gusta si te va lo que se sale de los cánones habituales. 

Lo que no os recomiendo es este hotel. La limpieza es bastante deficiente. Debe ser que ahorran en señoras de la limpieza. Un grave error. Lo que sí hacen las camareras de piso es llenarte el minibar hasta los topes. Deben querer que los clientes se emborrachen sin límites. 

No pienso volver a este hotel. La decoración está muy bien. Es una pena que la limpieza no esté a la altura de la decoración. También deberían poner muebles nuevos. Las camas eran más viejas que las de la casa de mis abuelos. Parecían que las habían comprado en una mueblería de segunda mano.


--------------------------

http://tiendacoruna.blogspot.com/ 



https://www.youtube.com/watch?v=l-zxACbT3MU



domingo, 15 de abril de 2018

Mis vacaciones al aire libre



Campello o El Campello, de las dos maneras lo he visto escrito, es un municipio de Alicante que está a unos 13 kilómetros de Alicante ciudad. Yo estuve por allí de vacaciones. Lo pasamos bien. Mis hijas disfrutaron mucho el Museo al Aire Libre de esta localidad muy turística de la comunidad de Valencia. 

No sólo hay museos y fiestas, también hay playas que merecen mucho la pena. Es una pena que estén siempre hasta los topes de gente. En la Playa de la Albufera tuvimos casi que hacer cola para encontrar un hueco para las toallas. Encima mi suegra venía con sus sillitas de playa. Empezó llevando sólo una, pero ahora se empeña en arrastrar dos sillas, una para ella y otra para su hijo, mi querido marido. No hay nada en el mundo mejor que una madre. Te cuida hasta cuando eres padre de familia. 

Me gusta Campello. Nosotros anduvimos mucho por la zona del puerto y el antiguo barrio de pescadores, la Platja del Carrer La Mar, regenerada con fina arena dorada para que se pueda disfrutar más en verano, discurre paralela al paseo marítimo peatonal que, unido al paseo del puerto, constituyen el centro de ocio y animación de esta bella localidad alicantina. Hay muchos bares, muchos restaurantes, tiendas donde puedes comprar cosas bonitas. 

Lo más característico de Campello es una torre, la Torre Illeta. Nosotros no fuimos a verla porque había que pedir un permiso y yo lo quiero todo fácil. Los trámites administrativos no son para mí. Soy muy capitalista en mi vida privada: pago y entro. si esperaban que iba a pasarme por la Oficina de Turismo a hacer no sé qué, podían esperar sentados. Mi marido quería hacer todos los trámites. Me negué. Ellos se perdieron mi bonita presencia. A mí me sobran torres en el mundo mundial para ver. 

Pese a alguna desventaja, como la de la torre famosa, os recomiendo visitar Campello. Sólo por sus playas, vale la pena ir.


------------------------

http://evaaltelefono.blogspot.com/ 



lunes, 9 de abril de 2018

Mis vacaciones en la tierra de Tintín



Durante mi visita a Flandes me di cuenta de que en Bélgica hay cientos de variedades de cerveza y todas gozan de su ritual de degustación. Hay maestros en este arte, porque es una arte servir una cerveza que sorprenda al cliente. Mi marido aprendió mucho sobre cervezas en Flandes. Las mejores fueron las que probamos en la fábrica InBev de Lovaina.

No sólo probamos cervezas. También saboreamos deliciosos chocolates en el Museo d Chocolate de Brujas. Te enseñan a elaborar bombones. Yo tomé mis notas para hacerlos en casa. Todavía no me he puesto manos a la obra. Lo dejo para estas vacaciones de verano que se nos acercan tras la Semana Santa temprana de este año.

En Flandes se come muy bien, sobre todo si tienes dinero para ir a uno de esos restaurantes con estrellas Michelin que hay a lo largo y ancho de esta mitad de Bélgica. Los flamencos tienen el récord de restaurantes con estrellas Michelin.

Por eso me llamó la atención que la gente de Flandes fuera tan dada a comer en la calle. Todo el mundo se para en los puestos callejeros y compran patatas fritas. Se ponen de patatas fritas hasta las cejas. Mi marido compró ostras y vino para dar la nota. Son puestos que te venden comida variada.

También hay muchos mercadillos de antigüedades. Yo compré cositas antiguas para mi suegra. Le encantaron. A mí me encantaron los precios. Era todo viejo y barato.

De todas las ciudades de Flandes que visitamos, me quedo con Amberes, la cuna de diseñadores de moda importantes. Pero no sólo visitamos ciudades en plan turistas de callejear. Nos empapamos de arte en museos como el Museo MAS. En su terraza tomamos un café delicioso.

A mi marido le gustaron mucho las plazas de estilo flamenco en Brujas, Gante y Malinas. Las tres son ciudades de cuento. Parece que se ha parado el tiempo en sus calles y en las fachadas de sus casas. En Bruselas hay muchos edificios de Art Nouveau. Lo que más gustó a mis niñas fueron los murales sobre Tintín y otros personajes de cómic que encuentras en los lugares más insospechados. Se nota que Flandes es la tierra de Tintín. Justo por eso os recomiendo visitarla.


---------------------------------

http://diarioprincesaletizia.blogspot.com/