martes, 28 de febrero de 2017

Mis vacaciones en una isla famosa



Nunca olvidaré los días que pasamos en la isla de Phuket, en Tailandia, una isla donde puedes acampar gratis. fue lo que hicimos nosotros porque los hoteles que hay por allí tienen unos precios bastante elevados para una familia de clase media. Además, como en el año 2004 sufrieron el famosos tsunami, yo prefería tener fácil echar a correr si venían las olas de la playa a matarme. 

No acampas donde te da la gana, por supuesto. Tienen un parque enorme donde los turistas con menos recursos o que no quieren gastar en un hotel, pueden colocar sus tiendas de campaña. Nosotros no hicimos turismo de acampada en tienda sino en una roulot. Lo pasamos de cine entre tanto tailandés. Turistas había poco. Mis hijas se convirtieron en las muñecas de todos. Las miraban como si fueran lo más raro que habían visto en sus vidas. Mi marido decía que debían parecerles muñecas de porcelana occidentales. 

Volvería al Parque Nacional Sirinat sin pensarlo dos veces. No me extraña que personas de todo el mundo elijan esta isla de Tailandia como su lugar de vacaciones inolvidables. Te sientes como en el paraíso. Las playas son kilométricas, los arenales están tan limpios como cuando dios los creó, la gente es amable. Yo sólo le encuentro ventajas excepto los precios de los hoteles. 

Os recomiendo visitar esta famosa isla. El aeropuerto te queda cerca del parque de acampada gratis y también está por allí la aeropuerto y la playa Nai Yang. Al final no acabas gastando tanto dinero como temías gastar. Mientras estás tirada en la playa tomando el sol no gastas más que crema bronceadora. Las niñas se entretienen en el agua y no te piden chuches. Hasta parece que todos comemos menos porque, cuando te sientes en el paraíso, no necesitas casi alimentos. 

Yo no hice más compras que lo que compré en las tiendas del aeropuerto. Pasé casi toda la semana en bikini. Allí no hace falta mucha ropa.

Mis vacaciones de cinco estrellas



1


Un hotel inolvidable para todos nosotros fue el Puente Romano Beach Resort & Spa (Marbella, Málaga). Yo me sentí como en la casa de una tía rica andaluza. El hotel conserva interiores tradicionales, con patios llenos de plantas bien cuidadas y amplias zonas para practicar deporte y relajarte en aguas de spa. 

No te imaginas encontrar habitaciones modernas, rompedoras como era la nuestra. A mi marido no le gustó la habitación porque se me está volviendo antiguo, pero estaba muy bien. Era grande, con luz tenúe y aire de oficina. En eso estábamos de acuerdo: mi marido decía que era como si hubiera puesto dos camas grandes y modernas en una oficina. 

No pasamos nada de calor dentro de la habitación gracias al aire acondicionado que funcionamba mucho mejor que en mi casa. Estabas a la temperatura ideal. Teníamos una terraza privada con vistas al mar. Otras terrazas tenían vistas a los jardines. Yo preferí una habitación desde la que se pudiera ver el mar. Me tranquilizan más las olas que la hierba. 
No te aburrías en la habitación. Pude entretener a mis hijas con la TV vía satélite y los jueguecitos aprovechando el soporte para iPod que nos dejaron sobre el escritorio. También habúia conexión WiFi gratuita. Para aumentar la diversión nos dejaron un green fee por persona y una estancia en el club de golf Marbella Club. Todo un detalle. 

Os recomiendo este hotel. Es perfecto si vas con críos. Te los entretienen en el club infantil. Mis hijas se lo pasaron de cine y eso que no son muy de estar rodeadas de niños de su edad. Les gusta ser las Reinas de la casa, cosa más difícil de ser si hay competencia. 

Yo me apunté a las actividades de fitness gratuitas. Nunca le digo no a lo que es gratis. Estuve pensando en ir a las clases de yoga y pilates, pero, como las cobraban, acabé por no ir. 

Volvería a este hotel sin pensarlo dos veces. Es fabuloso. Cuenta con un bar frente al mar, un bar junto a la piscina y un restaurante en la playa. Lleva la cartera bien llena de billetes para poder disfrutarlos. Alberga un restaurante de dos estrellas Michelin gestionado por el famoso chef español Dani García. Nosotros fuimos a comer y no salimos muy contentos: muy buena comida en pocas cantidades. Yo prefiero comida abundante aunque sea algo peor. También hay restaurantes italianos y japoneses, una brasserie española, un restaurante ecológico, restaurantes Nikkei y tailandés y una zona de chill-out en la que te pones melancólica gracias a la música que parece acariciar tu cabeza y de la discoteca mejor no os hablo. Aquella sí que era marcha. Me di cuenta de que los años no pasan en balde. Ya no soy la adolescente que bailaba hasta romper los zapatos. Asimismo se sirven delicatessen sin gluten que están ricas, pero no son el no va más. Como dice mi marido, mejor con gluten.




2


El Corinthia Hotel Lisbon (Portugal) es un cinco estrellas muy cómodo que podría ser mejor si tuviera mejores cuartos de baño en las habitaciones y sirviera unos desayunos más completos. El lujo que se le supone por sus cinco estrellas no es tanto como te esperas. Hay hoteles de cuatro estrellas en España que son mejores. 

A nosotros nos dieron una habitación grande que combinaba a la perfección lo más antiguo con lo más moderno. La cama era de matrimonio, cómoda, incluso moderna podría decir, y hacía contraste con lámparas de mesilla de los años setenta y un saloncito con sillones también del estilo previo a los ochenta. El saloncito estaba dividido de lo que era la habitación en sí por un tabique. 

El cuarto de baño me gustó menos. Cuando ví una bañera como la que tenía mi madre en casa cuando yo era pequeña me decepcioné. el único lujo que había en el cuarto de baño eran los geles y jabones, todos de marca y en abundancia. 

Mi marido, en cambio, quedó muy contento del hotel porque él valora mucho las vistas y las vistas son preciosas. Desde las ventanas de nuestra habitación se veía toda Lisboa. Es la mayor ventaja del hotel y la ventaja por la que os lo recomiendo. 

El hotel está bastante bien situado si lo que buscas es tranquilidad. Está a 150 metros de la estación de metro del Zoológico de Lisboa. Esto te viene muy bien si tienes dos hijas como las mías que disfrutan mirando los bichos raros. Las llevamos al zoo y no había quien las sacara. Yo ya estaba pensando que se me iban a quedar a vivir con las jirafas. La verdad es que salimos bastante. El hotel tiene dos restaurantes, además de la zona de spa más grande de Lisboa. Pudimos habernos quedado por allí más tiempo, pero yo soy muy de salir. Pasamos de los restaurantes del hotel y nos fuimos a comer a fuera. La Avenida da Liberdade se encuentra a 5 minutos en metro y te lo pasas de cine. Es una calle muy animada.

lunes, 27 de febrero de 2017

Mis vacaciones de esposa feliz



1


El Hotel Único (Madrid) merece todas sus estrellas menos en los colchones de las camas. Me alojé en dos ocasiones en este hotel y siempre encontré los colchones tan duros como piedras. Es como si durmieras en el suelo. Mi marido dice que son colchones viejos. Yo los estuve mirando y creo que el problema lo arreglarían si les pusieran unos sobrecolchones mullidos. 

Por lo demás, es un hotel de diez. El personal es muy amable, está limpio, la decoración es chic. Las habitaciones no son todas iguales. La nuestra era de las mejores. había estado una primera vez sola en una habitación mucho más pequeña y, cuando fui con mi marido, opté por pedirles una de las habitaciones grandes, de las que tienen como un saloncito incorporado. La falta de espacio es el inicio de las separaciones de los matrimonios. Por eso siempre pido habitaciones amplias cuando viajo con mi marido y con las niñas. 

Teníamos un buen televisor de plasma que quedaba algo como un pegote en una decoración casi de palacio, pero sin excesos de lujo. La decoración de este hotel es bastante práctica. El escritorio, por ejemplo, es de los amplios. Mi marido y servidora pudimos trabajar codo con codo sin darnos codazos. 

No debes perderte su restaurante aunque sólo sea para poder decir que comiste en un restaurante con dos estrellas Michelin. Mi marido hubiera preferido perdérselo cuando vio la factura. Comer en el restaurante de este hotel es un lujo. También os recomiendo el patio ajardinado que tiene el hotel. Yo me llevaba la prensa para el patio para leerla en plena naturaleza del Barrio de Salamanca. 

El Hotel Único (Madrid) es muy recomendable por su buena ubicación. Como os decía, está en el Barrio de Salamanca, a un paso de todos los sitios de interés turístico de la capital del Reino.




2


Nunca estuve más apartada del mundanal ruido que cuando me alojé con mi marido en la La Torre del Visco (Teruel), un hotel rodeado de 80 hectáreas de olivos y otros cultivos, además de jardines con un montón de flores aromáticas que te desatan las alergias si estás por allí en primavera. Nos constó llegar hasta La Torre del Visco (Teruel)porque no podíamos creer que hubiera que subir por una pista forestal de seis kilómetros. Yo pensaba que íbamos a perdernos. Mi marido, en cambio, iba más confiado. Es más aventurero que servidora. 

Nosotros teníamos una habitación con vistas al campo. Te gustaba el primer día, pero acababas aburriéndote. También me aburrí pronto de la biblioteca, con más libros de otros siglos que de los años presentes. Deberían actualizarla. Pero por allí no hay nada actualizado. El salón que tiene un piano es como los de las películas antiguas. Lo mismo puedo decir de las habitaciones. 

Nuestra habitación era de las más grandes. Era una habitación con una cama de matrimonio discreta flanqueada por dos pequeñas mesas camillas a modo de mesillas. Tenía un par de paredes de piedra descubierta y los otros dos tabiques pintados de blanco. En el techo había migas de madera descubierta. El suelo era de tarima de madera y sobraba una gran alfombra. Les pedí que la retiraran y lo hicieron. 

Os recomiendo la La Torre del Visco (Teruel) para pasar unas vacaciones breves en pareja. No recomiendo este hotel para vacaciones con niños porque se morirían de aburrimiento. Nosotros lo pasamos bastante bien. Como no había vidilla nos tuvimos que animar solos y salimos del hotel más enamorados de lo que entramos. 

Este hotel es ideal para desconectar. Puedes dar paseos por los alrededores y disfrutar la excelente gastronomía que hay en su restaurante. Sales con kilos. Todo lo que sirven está buenísimo. Es cocina de la zona.




3


Nunca olvidaré la cajita de Wonderbox.es porque fue una auténtica sorpresa. No esperaba descubrir Cataluña haciendo actividades como montar a caballo o subirme a una pequeña avioneta. A la avioneta no me subí, por supuesto. Preferí hacer la actividad del spa, también incluida en el cofre sorpresa a jugarme la vida en las alturas. Mi marido, en cambio, aceptó la experiencia de la avioneta, pero no le quedaron ganas de volver. El piloto no era muy experimentado. 

La cajita era tan completa que nos duró casi dos años. Son dos años el tiempo que tienes para ir gastando las actividades que vienen incluidas en el cofre. Eso está bien. Puedes ir disfrutándolo sin prisas. 

Lo malo es que las actividades suelen ser inolvidables. Quitando los hoteles y los spas, las sorpresas se van hacía los paseos a caballo y los viajes en avionetas y helicópteros. No son experiencias aptas para todos los públicos. 

Mi marido ha comprado más cajas de Wonderbox.es para regalar a personas que no le caen muy bien. Para eso son ideales. Regalas experiencias que hacen que los que las reciben se acuerden de ti todas sus vidas. 

Los precios de las cajitas de Wonderbox.es son variados. Tienes cajas de 55 euros y otras que llegan a los 210 euros. Son precios asequibles, hasta puedes decir baratos. Por eso se explica su éxito. Pero, lo barato te acaba resultando caro. No te extrañes de encontrar falta de calidad por todas partes. 

La mejor caja es la que personalizas tú. Mi marido, en cambio, va siempre a lo que está hecho. Es capaz de comprar un Wonderbox de aventura con actividades como la conducción de coches por el desierto. Eso para mí no es un regalo. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar Wonderbox.es. Es mejor que te hagan otro tipo de regalos. Otra desventaja que le encuentro es que no es un regalo apto para gente mayor porque hay que entrar en Wonderbox.es para canjearlo y la gente mayor no suele saber mucho de Internet.





http://artigoo.com/conseguir-vestido-novia-gratis

artigoo.com
'¿Estás diciendo que no te puedes casar porque no tienes dinero para comprar el vestido de novia de tus sueños? Para casarte sólo necesitas tener pareja. El ' /


domingo, 19 de febrero de 2017

Mis vacaciones felices más baratas




1


La Casa Carmenlis, Arroes, en Asturias es perfecta para ir con toda la familia y pasar unas vacaciones sin estrecheces. Nosotros la alquilamos para el cumpleaños de mi suegra. Fuimos con mis suegros y mis cuñados. Necesitamos las dos platas de la casa porque eramos un montón. 

La dueña de la casa es un sol. Te viene a recibir al camino para que no te pierdas y te indica donde está el parking. Nos cupieron los tres coches perfectamente. 

Tuvimos la gran suerte de que hizo buen tiempo y pudimos disfrutar el jardín. No lo tenían muy cuidado. Parecía más una huerta que un jardín, pero había una piscina donde los niños pudieron disfrutar de la natación casera mientras nosotros jugábamos a las cartas en las mesas de jardín. 

Las habitaciones tienen una decoración muy de aldea. No hay lujos, pero encuentras comodidades como cuartos de baño con duchas que funcionan bien y sanitarios limpios. También está muy limpio el resto de la casa. En limpieza hay que darles un diez. Por limpiar nos limpiaban hasta lo que ensuciaba mi suegra haciendo de cocinera de toda la familia en la cocina de la casa rural. 

Camas no nos faltaron. Había habitaciones con camas de matrimonio y otras habitaciones con camas individuales. Mis hijas se quedaron con una habitación con dos camas individuales muy parecida a la que tienen en la casa de su abuela. Nosotros elegimos una habitación que tenía vistas a la piscina porque mis cuñados y mis suegros querían habitaciones con ventanas hacia las zonas más tranquilas, que eran donde no jugaban los niños. 

Os recomiendo la Casa Carmenlis, Arroes. Es una casa rural que está bien distribuida. En la planta baja tienes el salón y una cocina muy bien equipada. Arriba están las habitaciones. La cocina tenía de todo. Mi suegra no echo de menos la cocina de su casa. Incluso decía que el microondas era mejor que el suyo.




2


Si buscas un vuelo barato seguro que lo encuentras en Ryanair, pero no esperes encontrar calidad. Lo barato, en el caso de Ryanair, siempre te acaba saliendo caro, sobre todo si viajes con niños pequeños. Es horrible que una azafata, seguramente mal pagada, les dé una mala contestación a tus hijas cuando se les ocurre pedir agua. Fue lo que nos pasó a nosotros en un vuelo de esta línea aérea. 

No creo que vuelva a viajar con ellos. Además, de las malas contestaciones de su personal, tienes que aguantar los retrasos. Nosotros veníamos de Londres con un retraso de hora y media, sumando lo que esperamos para subir al avión y lo que esperamos para que aquel avioncito se pusiera a volar para arriba. Mi marido ya se esperaba lo peor. Es muy supersticioso. Mi santo, cuando el avión va atrasado, empieza a imaginar mil cosas, todas ellas malas. 

Mi hermana, en cambio está muy contenta con ellos. Yo creo que es porque se fija sólo en los precios. El otro día les compró un vuelo de Santiago de Compostela a Palma por 9,95 euros. Se sentía como si fuera a las Rebajas de un bazar chino. 

A mí, no me compensan. Ni siguiera pensando que pueden salirme los gastos de embarque gratis facturando 30 días antes o que puedo meter hasta 20 kilos en una maleta gratis. 

No os recomiendo esta compañía de bajo coste. Las hay mejores y también con mejores aviones. Sus aviones me parecen aviones de papel. Demasiado sencillos y demasiado pequeños. Vas como en una lata de sardinas. 

Mi marido aún quiere volver con ellos. Es un tacaño. Se fija en que los niños sólo pagan un 50% del billete de un adulto y no piensa en la seguridad y en la comodidad de nuestras hijas. Si las hubiera tenido que parir, seguro que lo pensaba. ¿Qué me vale que me cobren medio billete por cada niña si no tienen unas azafatas que las traten con cariño? Mis hijas no están acostumbradas a malas contestaciones.

jueves, 16 de febrero de 2017

Mis vacaciones más románticas




1


El Parador de Baiona está en una fortaleza amurallada rodeada por el mar en la Península de Monte Real, al lado de un bosque de pinos. Te sientes como una princesa a borde de la guerra. Yo me asomaba a la ventana de mi habitación y me imaginaba los barcos piratas asaltando la costa. 

También es de otras épocas la decoración de este parador. Las estancias son muy regias dentro de una línea de austeridad que se aleja del lujo total. Nuestra habitación, por ejemplo, tenía una gran cama de dosel, suelos de madera, alfombras que le sobraban y cortinones de palacio. 

Quité las alfombras porque sencillamente no las aguanto. Mi marido me decía que me iban a llamar la atención porque estaba cambiando la decoración de la habitación. Le contesté que el cliente siempre tiene razón. Yo no podía sentarme en una zona de salita con una alfombra de lana de oveja debajo de sillones y mesa. Tampoco podía salir de la cama y poner mis pies sobre una alfombra que tenía más años que mi abuela. 

Estaba todo muy limpio, eso sí. Se notaba que el personal de limpieza se esmeraba encerando aquellos suelos de madera vieja. 

Lo que más me llamó la atención fue la comida del restaurante del Parador. Nos sirvieron una lubina con navajas en salsa de grelos que casi me hace repetir plato. Estaba deliciosa. Lo mismo puedo decir de las dos mariscadas que tuvimos en una cena y en una comida con unos amigos. De la tarta de Santiago y de las filloas mejor no os hablo porque se me está haciendo la boca agua. Las filloas siempre fueron mi perdición. 

Os recomiendo el Parador de Baiona, un parador que recuerda los palacios sobrios de los Reyes de la Casa de Austria. Las camas son de la Edad Media. No me gustaron, pro supuesto, pero reconozco que siempre tiene su gracia meterte en una cama de dosel que huele a antigüedad.




2


Estuvimos muy contentos en el Hotel Evenia Rossello en Barcelona, un hotel pequeño, muy romántico y recientemente renovado. A mí me gusta mucho hospedarme en alojamientos que huelen a nuevo. Me siento como si estrenara casa sin pagar un pastón por ella. 

También me gustó mucho su ubicación. El Hotel Evenia Rossello, se encuentra situado en pleno centro comercial y de negocios de la ciudad de Barcelona, justo al lado están los jardines de la Placeta de Joan Brossa y a tan solo 350 metros del famoso Paseo de Gracia y de la Avenida Diagonal. Te queda tan bien que no gastas en desplazamientos. Puedes ir andando a los sitios de mayor interés turístico de la Ciudad Condal. El barrio del Eixample, donde se encuentra el hotel, es la localización ideal para alojarse en Barcelona si no llevas coche ni has alquilado uno. 

Nos dieron una habitación que parecía más grande de lo que era gracias a una decoración en color blanco elegante. Desde la ventana había unas vistas preciosas de la ciudad. Apartabas las cortinas y parecía que tenías un cuadro delante de ti. 

El colchón era cómodo, blandito, como a mí me gusta. La cama era de matrimonio. A un lado teníamos un escritorio grande con un buen televisor de plasma. 

El cuarto de baño también había sido recientemente renovado. Los sanitarios eran nuevos, modernos, había una ducha con mampara que funcionaba de cine. Nos dejaron toallas suficientes y los productos de aseo que te dejan en todos los hoteles. Yo siempre prefiero utilizar los míos. 

Os recomiendo este hotel. A mí marido no le pareció muy romántica la decoración. Decía que era un poco fría. Mi santo no entiende la modernidad. Yo prefiero una decoración en blanco que estar entre muebles de mi abuela. 

Volvería sin pensarlo dos veces. El personal es amable y profesional. Lo tienen todo muy limpio. Este hotel tiene un restaurante donde se pueden saborear los platos de la mejor cocina mediterránea. No debes perderte su terraza en frente de los jardines. La terraza del restaurante sí que le pareció romántica a mi santo.

viernes, 10 de febrero de 2017

Mis vacaciones baratas desde Nueva York



1


Hoteles, vuelos, trenes, cruceros, coches de alquiler y todo lo que necesitas para unas vacaciones inolvidables lo encuentras en rumbo.es. Lo que no encuentras siempre son los mejores precios para las vacaciones que quieres. Yo entro para mirar los chollos. Paso de buscar lo que quiero porque siempre me sale más caro que en otras agencias online. De hecho, últimamente sólo entro en esta agencia de viajes online para hacerme con los chollos. Como dice mi marido, si fuera por mí, viajaríamos a donde hay oferta. 

Este mes he conseguido unos hoteles de cuatro y cinco estrellas con un 55% de descuento. Es una pena que esta oferta de rumbo.es no dure más meses. Acabó el 30 de enero. Ahora están con precios de rebajas en todos sus productos, pero no en los productos que yo quiero. Por ejemplo, estuve buscando un crucero de verdad a buen precio y sólo encontré uno por el Mediterráneo por 241 euros. Para mí ir de crucero por el Mediterráneo no es un crucero de verdad. Para mí un crucero es ir al Caribe. 

Os recomiendo rumbo.es para conseguir ofertas. Pasa de su buscador. Además, el buscador no es muy vistoso en su web. Debe ser que están más interesados en vender las ofertas. Hacen bien. Así no defraudan a sus clientes con precios altos. Ganan mucho dinero vendiendo ofertas. 

Debes tener cuidado con las condiciones del viaje. Me ha pasado alguna vez comprar una cosa y darme otra. Los de rumbo.es son unos expertos a la hora de encontrar motivos para dejarte una oferta en menos oferta. Encima la atención al cliente deja bastante que desear. parece que no saben lo que te han vendido. Mi marido dice que no tienen personal cualificado para la atención al cliente. Puede que tenga razón. Por eso paso de sus servicio de atención al cliente.




2


Una agencia de viajes online donde encuentras ofertas interesantes es despegar.com, una agencia que te permite contratar todo lo que necesitas para tus vacaciones a través de su web. Hoteles baratos, alquiler de coche, traslado en avión es lo que puedes hacer en la página web despegar.com. 

Los que estamos acostumbrados a comprar viajes y hoteles a través de Internet nos entendemos muy bien en esta web. Yo voy administrando la compra que realizo, las reservas. Esto es mucho más cómodo que comprar en una agencia de viajes física, con un horario comercial. 

Otra ventaja de despegar.com es que puedes cancelar las reservas sin que te penalicen por ello. Por eso mi marido muchas veces selecciona más productos de los que necesitamos. Como sabe que no lo van a penalizar por las reservas, se pasa un poco. Además, cuanto más compras más descuentos te hacen en despegar.com. 

Os recomiendo esta web para vuestros viajes nacionales e internacionales. Yo estoy comprándoles muchos viajes de última hora. Es donde encuentras los mejores precios. Puedes consultar en la web disponibilidad de hoteles de forma rápida y sencilla, sin necesidad de ser una experta en informática para encontrar la opción que más se ajuste a tus necesidades económicas. Últimamente han aumentado mucho sus ofertas. Encuentras ofertas a miles de destinos en todo el mundo mundial y cuentan con una gran variedad de hoteles para que puedas hospedarte en el que más te guste. Despegar.com, la mayor agencia de viajes de Latinoamérica y se está abriendo hueco en el mercado español poquito a poco. 

Mi experiencia con ellos es muy buena. Los hoteles que anuncian en su web son tal cual te los describen con fotografías totalmente reales. hemos reservado como cinco o seis hoteles a través de despegar.com y ninguno de ellos nos ha defraudado. No puedo decir lo mismo de otras agencias de viajes de la competencia.



Mis vacaciones en la Suiza aburrida



En Friburgo, Suiza, conoces a la suiza profunda. Es una pequeña ciudad que conserva el encanto de la arquitectura antigua del país de las montañas nevadas. No es una ciudad de diversiones sino de tranquilidad. Yo no me quedaría a vivir en esta ciudad. Es demasiado tranquila para mí. 

Estuve en Friburgo, Suiza, con mi marido. Él iba a dar una conferencia a la Universidad y yo iba de acompañante del conferenciante. No llevamos a las niñas porque mis hijas llevan muy mal el frío. Allí te quedas congelada en invierno. Yo salía a la calle con varias capas de ropa. 

Está entre las ciudades de Lausanna y Berna. Es la capital del Cantón de Friburgo, así como del poco conocido distrito de Sarine. Con el idimoma no tienes problema. Friburgo es una de las tres ciudades bilingües de Suiza, junto a Biel y Sierre. Te entiendes muy bien con la gente hablando en francés. Yo no tuve ningún problema para ir a tomar algo sola. El idioma que más se escucha por la calle y en los comercios y demás negocios es el francés. 

Me llamó la atención que fuera tan pequeña. Friburgo cuenta con una población de unas 38.000 personas más otras tantas en su área metropolitana. No te sientes nada agobiada por muchedumbres. 

Pese a no haber mucha población por allí hay un montón de estudiantes. La Universidad de Friburgo cuenta con 10.000 estudiantes. Muchos de los estudiantes son extranjeros. Los de Friburgo hacen un negocio total con su universidad. 

No falta un río por allí. Justo por la ciudad pasa el río Sarine. La parte que ma´s me gustó fue la zona del casco histórico. Tienen las casas muy bien conservadas. Se nota que por allí la gente tiene dinero. La Universidad le dio mucha vidilla a esta ciudad que es bastante industrial. 

Yo me desplacé en autobús. También fui con mi marido en el funicular cuyo recorrido es de 121 metros que une las partes alta y baja, concretamente Neuveville y Saint Pierre. Fue el viaje que más disfruté. 

Os recomiendo visitar esta ciudad. Conoces la Suiza profunda hablando en francés con sus lugareños. Mi marido dice que paseando por esta ciudad te vienen ganas de volver pronto a España porque los suizos son demasiado serios.

viernes, 3 de febrero de 2017

Mis vacaciones más verdes en Nueva York



Si vas a Nueva York no debes dejar de visitar el Central Park, Nueva York, la zona más verde de la gran manzana. Son cuatro kilómetros de parque para olvidarte un poco del cemento y sentirte casi como en el campo. 

A mis hijas les encanta el Central Park. Siempre que vamos a Nueva York quieren ir a visitarlo. La última vez que estuvimos por allí entramos por Nosotros entramos por el 86th St transverse rd. y nos fuimos directos hasta el gran lago, el llamado Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir, un lago artificial como todos los que hay en el parque. Los otros lagos son más pequeños. 

Es un lago un tanto asqueroso con tanta ave volando. Los pájaros siempre me dieron asco. No me metería en este lago a nadar ni que me dieran una millonada por hacerlo. Menos mal que no dejan darle comida a las aves y demás animales que te encuentras por el parque. Si dejaran, se multiplicarían más. Los animales cuanto más comida comen más se reproducen. 

Nuestra siguiente visita fue el Great Lawn. Esta es la gran explanada de hierba dónde la gente puede disfrutar de conciertos gratuitos. Los conciertos gratis los da la New York Philarmonic y la Metropolitan Opera. Que nadie piense que allí se pone a cantar cualquiera y los demás aplauden. 

Este gran campo de hierba muy bien cortada también tiene campos de béisbol para que la gente se entrene o entretenga si no tiene nada mejor que hacer. Tienes que tener cuidado con las pelotas. A poco que te descuides, te dejan herida por un balonazo. Yo saqué a mis hijas de allí rápidamente. 

Lo que más me gusta del parque es una especie de miradores que hay en forma de castillos. Me refiero al Beldevere Castle y el Beldevere Lake. Desde allí puedes hacer unas fotos fabulosas. 

En todo caso, en el Central Park no te aburres. Te lo puedes pasar muy bien sin ganar ni un dólar. Por ejemplo, puedes asistir al Delacorte Theater, un anfiteatro con un escenario al aire libre dónde representan obras de Shakespeare en el verano gratis total. No parece que estás en un país capitalista. 

Os recomiendo visitarlo. Es el lugar perfecto para llevar a los más pequeños de la casa cuando estás en Nueva York. Mis hijas son capaces de pasar horas en el The Lake, un lago en el que hay cismes y patos y puedes pasear en barcas de remos en verano si tus brazos tienen más fuerza que los míos.