viernes, 31 de julio de 2015

Mis vacaciones en Granada

El Hotel Portago Urban, Granada, está bien para hacer turismo por Granada porque te queda a medio camino de la Alhambra y del centro de la ciudad. Yo bajaba al centro andando. En cinco minutos me ponía en la zona de tiendas de marca. Pasaba de coger el autobús que pasa por delante del hotel. 

Es un hotel pequeño, con una decoración sencilla, que en las habitaciones se vuelve más sencilla todavía hasta el punto de parecer más habitaciones de hospital que de hotel. 

Tenían varios tipos de habitaciones: estándar, executive, executive altillo y superior deluxe, que se diferencian sólo en el tamaño. Nosotros nos quedamos con la superior deluxe para no estar como sardinas en lata. La estándar era muy pequeña. 

Nuestra habitación tenía unas bonitas vistas de Sierra Nevada. Era otra ventaja respecto a las habitaciones estándar que daban todas a un patio interior que te metía la pena en el alma. La decoración era muy minimalista en esa moda de que lo moderno es casi nada. Por no tener no había ni cuadros porque a una pintura de zetas en la pared yo no lo llamo cuadro. 

La cama era enorme, con sus dos mesillas a ambos lados y enfrente un escritorio con su silla bastante cómoda; al lado un minibar de contenido escaso. El televisor estaba colgado en la pared y se podía girar para verla desde cualquier punto de la habitación, también desde la cama. Al fondo estaba el armario empotrado que apenas nos llegó para deshacer mis maletas. Las de las niñas y la de mi marido tuvieron que quedar sin deshacer. Mi marido echó en falta una caja fuerte. Miré por todas partes y no la encontré. Ni que decir que durmió con la billetera en el bolsillo del pijama. Mi santo es muy desconfiado. 

En cuanto al cuarto de baño,los sanitarios eran un poco cutres. El lavabo con una encimera casi inexistente. No me extraña que nos dejaran el jabón de manos encima del escritorio de la habitación. 
Tampoco había mucho que meter en el cuarto de baño porque las amenities eran casi inexistentes. Como no llevaras gel y champú en la maleta no te lavabas. 

La ducha me horrorizó. Tenía un suelo de un plástico mal puesto que cuando te duchabas parecía que se iba a romper con tu peso. Se lo dije a los de recepción y me dijeron que acababan de reformar el cuarto de baño. Lo debieron de reformar poniendo sanitarios viejos. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar este hotel. Te vale la pena por las vistas y por su ubicación. Pero es mejorable, sobre todo los cuartos de baño.

A mis amigos les gustan los restaurantes para celíacos

Cuando alguien en la familia o el grupo de amigos tiene un problema como la intolerancia al gluten, toca buscar un restaurante, como el Maúz, donde sirven comidas para celiacos. Es un restaurante de cocina de encuentro, con receta tradicionales de Latinoamérica. 

Todos sus platos están elaborados con maíz, plátano y yuca. Estos son sus productos principales en la elaboración de las comidas porque son alimentos sin gluten. 

Yo fui una vez a este restaurante con unos amigos. Me pareció demasiado exótico aunque tiene una decoración muy sencilla. Sillas de madera estilo Ikea con banquetas en el mostrador del mismo estilo, suelos de madera tipo tarima y mesas igual de sencillas que las sillas. Del techo cuelgan unas lámparas que me recordaron esas lámparas infantiles que te venden en Ikea y en otras tiendas para las habitaciones de los niños y niñas. Todavía no es muy conocido porque llevará abierto unos seis meses. 

Yo sólo comí unos Tequeños de queso y una ensalada. Los Tequeños de queso no eran más que trozos de queso envueltos en una masa de harina de maíz. No fueron muy de mi agrado. Me contó el camarero que era un plato típico de Venezuela. Mi marido se quedó con una arepa mallorquina que no es más que paz de Latinoamérica con unas aceitunas dentro. 

Este restaurante Maúz no fue muy de nuestro gusto. Nuestros amigos se pusieron hasta las cejas de lo que para mí no eran más que comidas raras. Yo tuve que acabar de comer en un restaurante normal. Mi santo se partía de risa. Decía que no sabía qué iba a ser de mí si tuviera esa intolerancia alimenticia. Yo tampoco lo sé. Encima los platos no eran nada baratos. Los trozos de queso envueltos en masa de harina de maíz que me comí yo me costaron 6,20 euros, y era de lo más barato que tenían. Los otros platos superaban los 8 euros. 

Este restaurante está en Calle Monteleón, 17. Os aconsejo hacer reserva. Cuando estuvimos nosotros sobraban mesas, pero es mejor ir a tiro fijo, como dice mi marido.

miércoles, 29 de julio de 2015

Como plancha una madre de familia moderna

La plancha Tefal FV 1230 Inicio es sencilla y no tiene un diseño que te llame la atención. Es muy del montón. Yo la compré porque es de esas planchas que acaba dando mejores resultados que las planchas más avanzadas técnicamente, con las que no tengo buenas experiencias. Más de una plancha cara me ha resultado mala malísima. 

Esta plancha Inicio 1230 tiene una potencia de 1800 w, más que suficiente para andar por casa. Plancha bastante bien. No es de esas planchas que tienes que pasar una y otra vez para quitarle las arrugas a la ropa. 


El material de la suela de la plancha es acero inoxidable. Yo lo prefiero así. Las planchas con suelas cerámicas no acaban de convencerme oír mucho que digan que son más antiadherentes. 


Esta plancha tiene un vapor variable de 0-20g por minuto, en consonancia con su nivel de potencia de 1800 w, y un golpe de vapor de 75g por minuto para arrugas especialmente difíciles de quitar de la ropa. 

También tiene un sistema antical integrado que viene muy bien para evitar obstrucciones que con el tiempo se pueden producir por acumulación de residuos de cal y que acaban estropeando la plancha más pronto que tarde. Es una plancha autolimpiable y cuenta con vapor vertical, lo que nos sirve para quitar arrugas en chaquetas, abrigos, cortinas y cualquier prenda sin necesidad de poner sobre la tabla de planchar. Yo plancho muchas veces las cortinas colgadas. Es más cómodo y más rápido. 

El cable es bastante largo con sus 1,8 metros. Esto es un buen detalle porque da mayor libertad de movimientos. Además, no siempre se tiene un enchufe justo al lado disponible para enchufar la plancha. 

La plancha también cuenta con el chorrito de agua para pulverizar sobre las prendas antes de dar cada pasada. Yo no suelo hacerlo. Mi suegra, en cambio, es la función de esta plancha que más utiliza. Esta opción es habitual en todas las planchas de vapor. 

Os la recomiendo. Es una plancha sencilla, fácil de usar y que deja la ropa bastante bien planchada. En mi casa la estamos usando mucho.

martes, 28 de julio de 2015

Los polvos que iluminan mi rostro

Los Essence Polvos Iluminadores Cinderella son unos polvos de duración media que están bien de precio. Los venden en polveras redondas, de plástico, con aspecto de polvera barata. El envase no engaña: es un producto para el día a día, no para cuando quieres ponerte unos polvos que te duren todo el día sin necesidad de hacer retoques. 

Me gustan por lo bien que se funden con mi piel. Me quedan muy naturales, dándome un toque de brillo que no se ve nada artificioso. La polvera sólo trae 9 gramos, pero cunde un montón. 

Es una pena que este iluminador sólo lo vendan en un tono, el o1. Es un tono rosa precioso. A mí me queda de cine con sus pequeñas partículas plateadas. 

Os lo recomiendo, sobre todo si tienes la piel clara. En pieles oscuras no queda tan bien. Lo he comprobado en mi hermana. Ella es más morenita y le queda de pena. Además, tiene la ventaja de que se aplica rápido. Lo difuminas en un plis plas. Yo lo difumino con los dedos. Es como mejor me queda el difuminado. 

De precio está tirado. Sólo cuesta 3,99 euros. Está mucho mejor de precio que los difuminadores de la competencia. Sólo por su buena relación calidad precio vale la pena comprarlo. Algunas veces me lo he puesto como sombra de ojos. No queda mal, pero, como dice mi madre, cada cosa es para su cosa. 

Para mi sería perfecto si tuviera una mayor duración. Sólo dura unas cuatro horas como mucho. Muy poco tiempo para mí.

martes, 21 de julio de 2015

El día que tuve un huerto urbano sobre mi cabeza

El Hotel Wellington en Madrid es un hotel que ya tienen unos añitos, pero está perfecto pese a haber sido inaugurado el año 1952. 

Yo he estado alguna vez con mi marido y las niñas. No es un hotel que me gusté mucho, pese a ser elegante y lujoso. Le encuentro una decoración demasiado clásica. Siempre tengo la sensación de estar en un palacio de otro siglo por el que no han pasado los años. 

Tiene una ubicación muy buena para hacer turismo cultural por Madrid. Está en el Barrio de Salamanca, junto al Parque del Retiro. Muy cerca te queda el llamado Triángulo del Arte, es decir, los museos del Prado, Thyssen y el Centro de Arte Reina Sofía. 

Todas las habitaciones del Hotel Wellington en Madrid tienen un estilo clásico igualito al de las estancias comunes. Las sábanas de las camas son de hilo, hay una carta de almohadas y de las amenities que te dejan en el cuarto de baño no hay queja. Todo es de marca y de precio caro. 

La última vez nos alojamos en una suite. Las suites son mejores que las habitaciones individuales. La nuestra tenía unas vistas preciosas. No era para menos estando situada, al igual que las restantes suites, en las mejores partes del edificio del hotel. Encima estaba dotada de la tecnología más vanguardista. Mi marido pudo disfrutar del mejor televisor para ver el fútbol. 

También tuvimos la suerte de entrar en uno de sus 14 salones privados. Todos ellos están iluminados con mucha luz natural. Nosotros asistimos en uno de estos salones a una reunión de trabajo. 

Menos me gustó el The Wellington Club, un salón privado íntimo y tranquilo, con sofás muy cómodos y terrazas con jardines verticales desde las que se ve un Madrid muy bonito. Os decía que no me gustó porque en esas terrazas dejan fumar y aquello parecía una chimenea tóxica. Prefiero menos lujo y poder respirar. 

El desayuno fue un buffet muy completo. No necesité comer hasta la cena. En este hotel se come muy bien. En todos sus restaurantes tienen chefs. 

Encima, en la cubierta del hotel, hay un huerto. Es el huerto urbano más grande que hay en Madrid. Tiene 14 parcelas de cultivo ecológico. Tampoco me gusta nada tener un huerto en el tejado. Los huertos no son para poner encima de un edificio. Siempre acaban pasándole factura. 

El Hotel Wellington en Madrid tiene un spa con hidromasaje, una fuente de hielo, una ducha de sensaciones, un baño de vapor y un área de relajación. Yo me relajé más en nuestra suite. Las relajaciones colectivas no van conmigo. Siempre me relajo en la intimidad.

sábado, 18 de julio de 2015

Los yogures helados que les gustan a mis niñas

Suelo ir con cierta frecuencia a las tiendas de yogur helado Smooy Frozen Yogurt, sobre todo ahora en verano cuando apetece tomar todas las cosas frías. Te sirven en estas tiendas unos sabrosos yogures sin nada de gluten, ricos en fibra y bajo en grasas. Yogures que engordan menos que los que te venden en cualquier supermercado. 

Estas Smooy Frozen Yogurt cada vez están más presentes por toda España. Hay tiendas en Granada, Fuenguirola, Almería, Cádiz, Huelva, Sevilla, Roquetas de Mar, Zaragoza... También he visto tiendas de Smooy Frozen Yogurt en Tanger y en Lisboa. NO me extraña que tengan tanto éxito proque todo lo que venden es delicioso. 

En su surtido de yogures helados encontramos: 
-Smooy: un helado de yogur adornado con trozos de frutas muy saborosas. 
-Freezers: granizado de fruta, que le encanta a mi hija Patricia. 
-Twisters: helado mezclando sabor de yogur con chocolate. 
-Smoothies: mezcla de helado con granizado, algo muy refrescante 
-Sweets: tortitas o crepes que llevan fruta y helado como relleno. 
-Smooy Hot: un producto nuevo que lo podemos degustar en Bobones Hot, Piruletas Cake, Twister Hot, Cookies XL, Smoofins y también en bebidas calientes. 

Yo no suelo quedarme en el local porque se trata de locales pequeños en todas las ciudades donde están presentes estas tiendas y están hasta los topes de gente. En la tienda que tienen en Madrid se forman colas que llegan a la acera. Prefiero comprar lo que quieran las niñas y llevarlo para comer en casa o bien para dárselo como merienda en cualquier parque. 

Os recomiendo estas tiendas de yogures helados que encuentras por toda España. Es una pena que no sean locales más grandes. Con la misma decoración moderna que tienen, un poquito más de espacio vendría genial. Os recomiendo estas tiendas, como os he dicho, por lo ricos que están sus productos. A los críos les encantan. 

En cuanto a los precios son muy razonables. Cada yogur helado sale en dos euros. No me parecen caros.

domingo, 12 de julio de 2015

Mi último viaje a Marrakech

Marrakech es una ciudad que me encanta. Me gusta mucho para mis escapadas románticas con mi marido porque es como entrar en un mundo diferente sin alejarte muchos kilómetros de España. 

Uno de los hoteles donde nos alojamos en esas escapadas románticas nuestras fue el Hotel Riad Jonan, Marrakech, un hotel que está decorado con un estilo muy árabe, pero que tiene todas las comodidades que necesitas para ser feliz. 

Es un riad que está muy limpio y tiene un personal muy atento con los huéspedes. Siempre te reciben con una sonrisa y están siempre dispuestos a solucionarte el más mínimo problema que puedas tener así como a darte información turística sobre la ciudad. 

Nos sirvieron un desayuno delicioso. Era un buffet en el que había un té a la menta que me encantó, café, tostadas con mantequilla y mermelada, bizcocho, crepes marroquíes, fruta fresca de temporada, cereales, huevos revueltos, tortilla con setas, yogur casero recién hecho. Estaba todo delicioso. 

Este riad está muy bien situado para hacer turismo por la ciudad de Marrakech. Te pones en unos 10 minutos caminando en la plaza de Jemaa el Fna y también llegas pronto a los zocos principales. Está en una no tan turística como otras, lo cual es una ventaja para los que no queremos estar metidos en pleno bullicio turístico. 

Nuestra habitación era grande, con una gran cama de matrimonio muy cómoda, una terraza perfecta para relajarme leyendo. Lo que me gustó menos fue el cuarto de baño. Cuando vi un par de toallas rotas, se me cayó el alma a los pies. Llamé a recepción y nos las cambiaron por toallas nuevas. Como os dije, son muy atentos. Por eso os recomiendo este hotel.

Un paseo distinto por Londres con mi familia

Southwark, Londres, es un lugar de la capital inglesa que ha ganado atractivo estos últimos años, gracias a las mejoras que han hecho por allí. Hace años era una zona de mala reputación, pero, gracias a la rehabilitación que han hecho por aquella zona con motivo de los Juegos Olímpicos de 2012, el turismo se ha dirigido al sur del Támesis, sin llegar a un exceso de turistas como en otros sitios de Londres más conocidos. 

Nosotros paseamos por la zona en nuestra última visita a la capital inglesa. Empezamos nuestro paseo en Tower Bridge, que comunica la City londinense con el distrito del sur. Pasamos bajo sus torres y disfrutamos de las vistas maravillosas que hay desde allí del río y sus alrededores. Mi marido quería empezar nuestro paseo desde el nuevo Puente del Milenio. Tanto tiene. 

Como os decía, cruzamos el río Tamesis y nos fuimos a la calle Shad Thames para ver los viejos almacenes de mercancías que llegaban por el río. Ahora no son almacenes. Los han rehabilitado, y convertido en tiendas, restaurantes, oficinas unidos muchos de ellos por unas bonitas pasarelas ajardinadas. 

A mis hijas les llamó mucho la atención el edificio curvo y acristalado, con paneles solares en el techo, obra de Norman Foster. Es el Ayuntamiento de Londres. Mi marido quería visitar las zonas que dejan ver, pero yo no estaba para hacer turismo cultural. Lo mío son las compras, no las exposiciones temporales relacionadas con la ciudad por muy gratuitas que fueran. 

No acabaron ahí las ganas de museos de mi esposo. Vio el HMS Belfast, un buque de 1938, reconvertido en Museo flotante, que muestra los diferentes aspectos de los soldados en altamar durante su participación en la Segunda Guerra Mundial y tuvimos que entrar o sí o sí. Eso sí, pagando 14,5 libras por cabeza. 

Salí del barco horrorizada porque a mí no me van nada las guerras. Sólo pensar que mis pies habían pisado un buque de guerra me ponía enferma. Menos mal que allí cerca estaba el un mercado de productos londinenses, Borough Market, hasta los topes de gente. Compramos bebidas, dulces, mermeladas, frutas, verduras, embutidos, jabones, bisutería y productos delicatessen… Llevé de todo. Aproveché para comprar todos los regalos que necesitaba para la familia. El mercado es muy antiguo. Nos dijeron que era de 1014. Actualmente se trata de un mercado típico que se puede visitar, los jueves, viernes y sábados. 

Seguimos nuestro paseo río abajo hasta llegar a una réplica del galeón The Golden Hide, cuyo capitán era Sir Francis Drake , un corsario, traficante y navegante de la época de los Tudor, fue la pesadilla de los barcos de la "Armada Invencible" de nuestro Felipe II. Era uno de los corsarios preferidos de la reina Isabel I. Entramos a verlo porque mi marido quería entrar a toda costa. Allí dejamos 7 libras por cabeza. Casi nada. 

Ahí terminó nuestro paseo por esta zona de Londres. Decidí arrastra a toda mi familia al hotel antes de que mi cuenta corriente entrara en números rojos con tanta entrada cara que había que pagar y mis compras compulsivas. La zona está muy bien para hacer turismo completo. Por eso os la recomiendo.

sábado, 11 de julio de 2015

El soplador de hojas digno de los Jardines de Versalles

Un jardín sale caro, sobre todo si tienes que contratar los servicios de un jardinero para tenerlo a punto. Mi suegra hace todo ella. Es la única manera que tiene para poder tener el terreno que rodea su casa en óptimas condiciones. Por eso le regalamos todo tipo de artilugios que le hacen la tare de jardinería más fácil. Uno de los últimos regalos que le hemos hecho es este soplador, aspirador y triturador de hojas llamado Sterwins 3000. 

Se trata de una máquina multifunción con una velocidad de soplado alta. Pasa de aspirador a soplador con sólo mover una palanca. Justo por eso lo compramos: mejor tener todo en uno que andar con tres o cuatro herramientas. 

Otra ventaja es que se puede plegar. Así ahorras espacio y te cabe en cualquier hueco de la caseta de herramientas del jardín. 

Pese a todas las ventajas que tiene no es para mí. Me resulta muy pesado. En cambio, mi suegra mueve los cinco kilos que pesa este Sterwins 3000 como nada. Es una mujer de campo. 

A mi suegra le resulta sencillo manejarlo. Controla como una experta el regulador de velocidad que tiene en el asa. Lo que me extraña es que no lo haya estropeado porque este aspirador está indicado para jardines de unos 800 metros cuadrados y el jardín de mi suegra es mucho más grande. Lo que más usa es su función trituradora de hojas. Yo creo que tritura hasta la hierba. 

Os lo recomiendo. Si no te resulta muy pesado, te vale la pena comprarlo porque es triturador, aspirador y soplador. En otoño, cuando caen las hojas de los árboles, le sacas mucho partido. Lo encuentras a vender en Leroy Merlin. Allí fue donde lo compramos nosotros. Nos costó 60 euros. Tiene un precio no demasiado barato, pero lo amortizas porque sale muy resistente. El nuestro todavía no ha tenido ningún arreglo.

La tablet que le compré a mi hija pequeña

La tablet Samsung Galaxy TAB 3 7.0 LITE SM-T110 8GB es perfecta para los críos. No es cara y no es nada pesada. 

En cuanto a prestaciones no está nada mal. Pueden ver vídeos, tener aplicaciones y estar localizables. 

Me gusta su diseño. Es finita, sólo pesa 310 gramos y te cabe casi en la palma de la mano de lo pequeña que es. La venden en color blanco. 

Esta tablet es sencilla. Yo me hice con su manejo casi sin mirar el manual de instrucciones y mi niña todavía antes. 

En la parte frontal de la tablet está el botón de inicio y junto a él los botones de menú y vuelta atrás. En el lateral derecho tenemos otro botón para encender la tablet y el control de volumen. En el lateral izquierdo la ranura para la tarjeta de memoria. En la parte superior de la tablet encuentras el enchufe multiuso. Junto a este enchufe está la conexión para el auricular earjack 3,5 mm. 

En la parte de atrás tenemos el altavoz y la cámara además de la antena. La parte posterior de la tablet es también de color blanco con una textura rugosa que no le gusta nada a mi hija Patricia. Ella hubiera preferido toda la tablet sin rugosidades. 

A mí me parece, como os dije, ideal para los niños pequeños. También es ideal para personas mayores que no quieren una tablet con grandes prestaciones y, sobre todo, que no la quieren grande. Esta tablet es de de 7 pulgadas. Aunque no es grande, tiene una buena resolución (1024x 600) que nos ofrece unas imágenes buenas. Mi hija la usa para páginas web o archivos de texto del colegio. La barra de navegación no ocupe espacio en la pantalla porque dispone de un 8% más de espacio de trabajo. 

Os a recomiendo. Las imágenes son buenas, los vídeos igual de buenos, los textos se leen muy bien. Todas son ventajas. 

El Formato de Reproducción es de 128:75 y Tipo de Pantalla es TFT. Carece esta tablet de retroiluminación LED y se trata de una Pantalla Táctil Multi Touch. 

En cuanto a conectividad está muy bien. Dispone de Bluetooth 4.0 y conectividad Wi-Fi y un puerto micro USB 2.0. al que puedes conectar los periféricos. Usándolo podremos incorporar, por ejemplo, un teclado, un ratón o un módem, o simplemente una memoria externa. Yo estoy pensando en aumentarla porque los 8 GB no son gran cosa para Patricia. Mi marido dice que hay que ponerle una tarjeta micro SD de 32 GB porque la niña guarda más vídeos que el youtube. También incluye Wi-Fi Direct por si quieres crear una red propia con un equipo compatible. 

Todas estas posibilidades de conectividad son las que me han hecho decantarme por el sistema Android en vez del de Apple. El poder interactuar con otros dispositivos por USB, no tener restricciones de memoria para el almacenamiento de mis videos y fotos y las grandes ofertas de aplicaciones de Android son, en mi opinión, características que hay que valorar a la hora de adquirir una tableta porque, al fin y al cabo, considero que es un accesorio y no un dispositivo de trabajo por sí sólo.

domingo, 5 de julio de 2015

Un museo para hombres guerreros

Siempre digo que hay museos de todo, hasta de batallas más recordadas en los libros de Historia que en la memoria colectiva. Tal es el caso del Museo de la Batalla de Almansa, Albacete, que es uno de los puntos de interés cultural de la Comunidad Autónoma de Castilla - La Mancha. 

Esta batalla tuvo lugar el 25 de abril de 1707 y determinó un nuevo rey en la monarquía española, Felipe V, el monarca que salió victorioso de dicha batalla que enfrentó sus tropas a las del archiduque Carlos. 

Nuestra visita a este Museo de la Batalla de Almansa me sirvió para recordar datos que tenía casi olvidados como, por ejemplo, que el frente de la batalla fue de casi siete kilómetros. En el muse encuentras objetos de la época y recreación de la contienda con imágenes. 

Reproducen en el museo el famoso cuadro de la Batalla de Almansa que está en las Cortes Valencianas, pero es propiedad del Museo del Prado. En el museo hacen una introducción al escenario de la batalla, en el Parque Cultural de Almansa. En dicho parque hay lugares por los que parece que no ha pasado el tiempo: molinos, edificios que aparecen en el cuadro. Mis hijas y mi marido se entretuvieron sacando fotos a todo lo que le recordaba la pintura. 

Tal vez no parezca un museo muy recomendable para llevar a dos niñas de corta edad. Y no lo creo así. Los niños deben saber cuanto antes que la gente hizo guerras desde siempre. La Batalla de Almansa es una de las más importantes de la Historia de España. Fue la que determinó un cambio de dinastía. 

También os recomiendo visitar la biblioteca del museo. Es una biblioteca especializada en la Batalla de Almansa. Cuando fuimos nosotros había varios investigadores rodeados de pilas de libros. 

Otra cosa interesante es la enorme maqueta de la ciudad de Almansa que se encuentra en este museo. Es una maqueta de la Almansa de hace 300 años. Entre la maqueta y los objetos que se exponen puedes imaginar la vida de la gente de entonces.

sábado, 4 de julio de 2015

El poncho que compran las top models

Los ponchos siguen estando de moda. Yo he comprado uno para el verano de piel. No estoy loca. La piel también es para el verano. Estamos hablando de un poncho estiloso, con muchos flecos y que no da calor. 

Lo venden en talla única. Me gusta así porque este poncho vale para cualquier mujer independientemente de su talla o de su edad. 

No es nada estrafalario pese a los flecos que lo adornan. Su color azul marino bonito le da un aire clásico y atemporal. 

Tal vez debí esperar por las rebajas. No me salió nada barato. Pagué por él 99,95 euros, pero no podía dejarlo. Fue verlo y enamorarme literalmente de esta prenda que voy a poner un montón. 

Combina genial con vaqueros. También me vale para ir un poquito más arreglada. Lo tengo puesto hasta con vestidos. 

La desventaja de este poncho de Tintoretto es su limpieza. Te dicen que lo lleves a una lavandería. Yo he probado a lavarlo a mano en casa porque una no está para tanto gasto y no noto que se me estropee. Lo lavo siempre con gel de bebés, igual que hago con toda la ropa delicada. Me queda el poncho limpio como los chorros del oro y no pierde nada de su maravilloso color. 

Os lo recomiendo. Yo no descarto hacerme con otro en rebajas. Este poncho es una prenda a la que le sacas un montón de partido. Además su calidad es muy buena. No es para menos estando fabricado en piel cien por cien. Y la piel es maravillosa. Es una piel que no pesa y que no da calor. 

Lo encuentras a vender en El Corte Inglés. No creo que esté agotado porque es moda de temporada actual.

viernes, 3 de julio de 2015

Como ganar dinero con el cumpleaños de tu esposa

Dinero yo no tenía
para hacerle una fiesta
a la madre de mis hijos,
mi muy querida Infanta
de esta España nuestra
que nos quiere en la cárcel.

Dinero tuve al pedirles
en una colecta a todos
los amigos que quisieron
ver a mi esposa soplando 
las 50 velas juntas.

Dinero también me dieron
los amigos que generosos
para comprarle un regalo
a mi adorada doña.

Dinero aún me sobra
gracias a los que pagaron
el banquete con los euros
del Reino de mi cuñado,
nuestro Rey Felipe VI.