jueves, 26 de mayo de 2016

Mis vacaciones en un pazo gallego

El Parador de Tui, Pontevedra, es un pazo gallego reconvertido en Parador. Está construido en piedra de granito y la madera de castaño está muy presente en los interiores. Es un alojamiento agradable para apartarte del mundanal ruido. 

Es tranquilo, tal vez demasiado. Yo estuve un fin de semana con mi marido y mis hijas. Era como estar en la Edad Media. La habitación era antigua, pero no de las más antiguas. Teníamos dos camas grandes pegadas, camas con cabeceros de forja, colchones duros, suelos de madera. Las cortinas eran un poco de baratillo. Casi lo prefería así. No me gustan los cortinones tristes. La habitación podía ser mejor. También podía ser peor. Las de la planta alta eran horribles. Tenían unas camas con cortinas, unas camas de dosel que parecían de un rey destronado. 

Lo mejor son los jardines. Los tienen muy cuidados. También es bonito el entorno, unos paisajes montañosos y fluviales donde se respira de maravilla. Desde el jardín ves la Catedral de Tui y el río Miño. 

Nos quedamos a comer en el restaurante del Parador. Nos pusieron unas lampreas muy ricas. Las angulas a la tudense me gustaron menos. Mis hijas devoraron el postre, eran unos pececitos de almendra de las monjas de clausura. Las monjas hacen unos dulces excelentes. 

Os recomiendo el Parador de Tui. Tiene habitaciones mejores que otras. Las de las camas de dosel con techos de madera no os las recomiendo. Yo prefiero las que tienen camas con cabeceros de forja. 

Mi marido decía que no era un sitio para niños. Yo no lo creo así. Mis hijas se lo pasaron pipa, mucho mejor que en los hoteles donde abundan las familias con niños. Eran las reinas del Parador. A mis hijas les gusta la tranquilidad, cosa que no tienes cuando hay un montón de críos que no se saben comportar a tu alrededor.

Mis vacaciones en Palma cuando me querían

El Parador de la Isla de La Palma está cerca de la capital de la isla y al aeropuerto, en una zona denominada El Zumacal. El Parador tiene una arquitectura típicamente canaria, sin lujos. Los jardines me gustaron más que el Parador por dentro. Son jardines con muchas plantas autóctonas y bastante cuidados. 

La habitación que nos dieron no era de las mejores. Era una habitación con vistas al parking. Pudieron habernos dado una habitación mejor. El Parador estaba casi vacío. 

Peor fue encontrarnos con un extra por el desayuno que no procedía. Me querían cobrar un 70% más por un desayuno lleno de bollería industrial y de zumos de cartón. Protesté y no nos cobraron nada. 

¿Más desventajas? Pues sí. La carretera de acceso al Parador no está iluminada y, si vas andando de noche todavía es peor. Nosotros entrábamos y salíamos en coche. No me quisiera ver yo andando por aquella carretera cutre de noche. 

Lo mejor del Parador es el personal. Son muy amables. Ellos tratan de hacerte las cosas fáciles, pero no pueden hacer milagros con la mala dirección que tienen en el Parador. 

La habitación que nos dieron, como os decía, no me gustó. Tenia una cama de matrimonio enmarcada por una cortina que metía miedo. Parecía que ibas a recibir la visita de Drácula en cualquier momento de la moche. Encima le pusieron en el suelo unas alfombras verdes botella que contribuían a darle un aire tétrico a la estancia. El escritorio era sencillo y antiguo. Las cortinas de las ventanas hacían juego con los cortinones que había detrás de la cama. Estuvimos tres días. No hubiera aguantado un cuarto día durmiendo en aquella habitación. Encima no teníamos vistas al mar. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar el parador de La Palma. Los hay mejores. No es un Parador al que te queden ganas de volver.

sábado, 21 de mayo de 2016

Turismo arqueológico: recordando a los romanos

El Yacimiento Baños de la Reina, Calpe, tiene una ubicación muy buena: al lado del mar. Aunque no te gusten los yacimientos vale la pena ir a verlo por las preciosas vistas que hay desde allí. 

Se encuentra en la famosa Bahía de Calpe, entre el casco urbano de esta bonita población y el puerto que está cerquita del peñón de Ifach. Mi marido fue por esa zona con unos amigos a hacer una ruta de senderismo. 

El yacimiento me pareció algo triste. me dio pena ver los restos de las vidas de nuestros antepasados romanos. Siempre pensé que la Humanidad perdió mucho con la desaparición del Imperio Romano. Eran una civilización muy avanzada. 

Se veían unas piedras de unas viviendas al lado de lo que parecían ser unas piscinas. Ya entonces la gente vivía bien. Los suelos tenían unos mosaicos preciosos. 

Quedan todavía bastante restos por sacar a la luz. Mi marido decía que debe haber como un 25% de lo que hay debajo de la tierra. No nos pusimos de acuerdo con la finalidad de las piscinas. Mi marido decía que eran para criar pescados. Yo decía que eran para que nadaran las familias romanas. 

Mis hija quedaron encantadas con una especie de noria que había excavada en la piedra y con los aljibes para la recogida de agua apta para el consumo humano. 

También había una iglesia y una necrópolis. Los romanos se hicieron cristianos y construyeron iglesias. La iglesia no era gran cosa y menos derruida. No debían ir mucho a la misa. 

Os recomiendo visitar el Yacimiento Baños de la Reina, Calpe. Puedes aprovechar para ir a la playa. Fue lo que hice yo. Cuando me cansé de tanta ruina, me fui a tomar el sol. Me parecía más interesante dejar que los rayos del sol potenciaran mi moreno de verano todavía más. 

El Yacimiento Baños de la Reina, Calpe no suele ser muy visitado. Por lo menos, cuando fuimos nosotros, no había multitudes.

Mis vacaciones en Zamora

El Parador de Puebla de Sanabria Puebla de Sanabria está a doce kilómetros del lago de Sanabria, en la parte baja del pueblo. Son más bonitos los parajes que lo rodean que el propio Parador. Por fuera no es gran cosa. Recuerda a un colegio algo antiguo. 

Es bastante moderno, pero no deja de ser clásico. en la decoración predominan los colores crema pastel, tanto en estancias comunes como en las amplias habitaciones. Los muebles también son clásicos. 

Nos dieron una habitación grande, con vistas al jardín. Estaba muy limpia. Lo mismo puedo decir del cuarto de baño, decorado con estilo algo pasado de moda. Pero lo más importante es que no había ruidos y eso que el Parador estaba casi hasta los topes. 

Quedamos a comer en el restaurante de este Parador de cuatro estrellas. Tenían unas truchas deliciosas, y lo mismo puedo decir de la tarta de moras que tanto le gustó a mis hijas. Nos pusimos las tres de tarta de moras hasta las cejas. Mi marido pidió unos habones que le sentaron como un tiro. Se puso mal del estómago. No me extraña. Sólo a él se le ocurre comer habas grandes. 

Tan mal se puso el pobre que no se pudo apuntar a la ruta de senderismo que organizaban los del Parador. Yo tampoco fui. Preferí quedar en las tumbonas del jardín leyendo. Estaban al lado de la piscina. 

Os recomiendo el Parador de Puebla de Sanabria Puebla de Sanabria. El personal es muy profesional. Tenían pocas camareras de habitación, pero eran tan rápidas que no hacían falta más. Se ganaban bien sus sueldos. 

El Parador de Puebla de Sanabria Puebla de Sanabria tiene parking gratuito, wi fi gratis, un jardín bien cuidado... Es perfecto para pasar unos días en familia en mitad del campo. La única desventaja que le encontré es que está un poco apartado del pueblo. Necesitas coche para ir de compras.

martes, 17 de mayo de 2016

La posada más chic de Madrid

Nadie diría que la Petit Posada Del Peine fue una posada cutre cuando la abrieron en el año 1610. Hoy es un hotel de cuatro estrellas con todas las comodidades. La han restaurando bastante bien. 

Nosotros nos alojamos allí porque queríamos tener en nuestro haber el haber dormido en la posada más antigua de España. Fue como alojarse en un hotel cualquiera. No parece, por su decoración, que sea tan antigua. Sólo la fachada del edificio te hace pensar en tiempos lejanos. 

Está cerca de la Puerta del Sol y de la Plaza Mayor. Desde la ventana de nuestra habitación, si te asomabas en plan suicida, veías la famosa Plaza. Tiene, pues, una ubicación muy buena para personas que quieran hacer turismo por la capital del Reino. También es ideal para el turismo de compras. Tienes las tiendas de las mejores marcas a tiro de piedra. 

La cama de nuestra habitación era cómoda, mullida, con un colchón nuevo y doble almohada. La habitación era amplia, pero no estaba muy bien iluminada. Le habían puesto unos cortinones marrón oscuro que le quitaban luminosidad a todas horas. 

En el cuarto de baño pudimos disfrutar de una buena bañera de hidromasaje y de todo lo necesario para ducharte sin recurrir a tus geles y jabones. En todo caso, yo utilicé mi champú. Lo prefiero a los que te ponen en los hoteles. 

Os recomiendo la Petit Posada Del Peine. Está bastante bien en general, aunque yo le quitaría las vigas de madera que tienen las habitaciones de la última planta. Deberían echar una placa de cemento y dejar esas vigas de madera para reciclar. 

En esta Petit Posada Del Peine tienes wi fi gratis. El desayuno no estaba mal. Mucha bollería industrial, pero estaba fresca. Los zumos eran de cartón, el fiambre barato, los yogures de sabores sin incluir el yogur natural que a mí me es irrenunciable para empezar el día con buen pie.

lunes, 16 de mayo de 2016

El piso que merezco en Nueva York

Uno de los mejore portales inmobiliarios que hay es pisos.com, un portal donde puedes poner anuncios gratis para vender o alquilar un inmueble. También puedes ver los anuncios donde son otros los que venden y alquilan sus inmuebles. 

Es una web muy navegable. No necesitas grandes conocimientos de informática para buscar la casa que buscas. Resulta más entendible que otros portales inmobiliarios. 

Otra ventaja es que tiene también viviendas en el extranjero. Puedes ver casas y pisos de países como Francia, Suiza, Reino Unido, etc. Te indican los países donde es más recomendable comprar por la seguridad jurídica que tienen. 

Yo he puesto anuncios para alquilar muchas veces. Mi experiencia con ellos es muy buena. Siempre he encontrado inquilinos rápidos. El secreto esta en poner buenas fotos de tu vivienda. Las imágenes venden más que un buen texto en el anuncio. 

Os recomiendo pisos.com, una web que te permite poner anuncios gratis. Son muchas las inmobiliarias que cuelgan anuncios de las viviendas y locales comerciales que tienen para vender. Pero también hay particulares. 

pisos.com es un portal inmobiliario de referencia que desde 2009 ayuda a usuarios y profesionales a vender, alquilar o buscar su hogar. 

Los inmuebles publicados en este portal tienen fotografías y textos detallados en los anuncios. En fotos hay de todo, por supuesto. Yo nunca me fío mucho de las imágenes que cuelgan los propietarios y menos en las que ponen las inmobiliarios. Me tiene pasado de ver fotos muy bonitas y, una vez que vas a visitar el inmueble, te encuentras que aquello no es tan bonito. En pisos.com no se libran de las fotos retocadas. 

En todo caso, como os decía, pisos.com es un portal inmobiliario muy recomendable. Además de los anuncios, tienes informaciones sobre legislación y consejos relacionados con todo lo que necesitas en tu dulce hogar, incluida la decoración. 

Yo siempre entro en pisos.com para ver la comunidad. Es una especie de foro donde la gente plantea sus dudas y recibe respuestas que podemos leer todos los visitantes del portal. Me han aclarado más de una duda. Pero lo que más me gusta de pisos.com, son sus anuncios de viviendas en el extranjero.

lunes, 9 de mayo de 2016

Mis vacaciones con mariposas

El Mariposario de Benalmádena no es más que un zoo de mariposas de un montón de variedades, pero todas ellas tropicales. Tienen muchas mariposas de Filipinas. 

Yo fui con mis hijas y no creo que vuelva. Las mariposas no dejan de ser unos insectos por muy bonitas que sean. Entre tanta mariposa casi me dio un ataque de asco. Encima se me acercaban casi todas pro el maquillaje, según me dijeron. Las mariposas se te acercan por el maquillaje y por el perfume. 

Este Mariposario de Benalmádena se trata de un zoológico de inmersión. Puedes entrar. Nosotras caminamos por los nueve mil metros cuadrados que tiene y más andaríamos si a mí no me diera un ataque de asco pronto. 

Mis hijas, en cambio, disfrutaron un montón en la pequeña selva tropical que es el mariposario. Corrían por los senderos rodeadas de mariposas y más felices que las protagonistas de un cuento. Sólo por verlas tan contentas valió la pena ir. 

El mariposario es interesante. Ves nacer las mariposas. Las pobres viven poco tiempo. Según me contaron, sólo dos o tres semanas. Antes de que conozcan a los trabajadores del mariposario, acaban sus vidas. 

Había muchísimas mariposas. Unas mil quinientas por lo menos. Ninguna de ellas es autóctona. Son todas tropicales. Parece que no se pueden mezclar. La que menos me gustó fue la mariposa alas de cristal. Es una mariposa totalmente transparente y pequeña. Me daba asquito. La más bonita era una azulona. 

El parque está lleno de flores ricas en néctar y también de fruta para que las mariposas coman. Comen un montón. 

Os recomiendo el mariposario de Benalmádena. Si te gustan las mariposas, es un lugar que debes visitar. Cuando fuimos nosotras había un montón de niños con sus padres y madres. Los niños son los que más disfrutan este zoo de mariposas tropicales. Lo que no me gustó mucho fue que dejaran pasar a los perros pequeños. había uno que ladraba como si lo mataran. Los perros pequeños los dejan entrar si los llevan en brazos sus dueños. Para los perros grandes tienen una especie de perrera al aire libre.

Comiendo carnes rojas en Madrid

El El Brasero de Don Pedro, Madrid, es uno de los restaurantes donde he comido mejores carnes. Está en la A2, en la Autovía de Barcelona. Nosotros entramos la primera vez porque teníamos hambre, no porque nos llamara la atención el local. Es sencillito por fuera y por dentro. Lo único que destaca un poco es el jardín bien cuidado que tiene. Para aparcar no tienes problemas. El restaurante cuenta con un parking delante y otro más privado atrás. 

Todo es muy clásico en este restaurante de ambiente tranquilo. Las mesas tienen manteles blancos de tela y la vajilla estaba decorada con motivos azules. Me recordó mucho unos platos antiguos que tiene mi suegra en su casa. 

En cuanto al ambiente del local, como os decía, es tranquilo y familiar. Ni siquiera alguna celebración de empresa que suele haber lo hace muy ruidoso. 

Entre sus carnes destacan las carnes rojas de Galicia. Están deliciosas. Nos sirvieron unas piezas loncheadas de buey de unos 250 gramos en unas piedras calientes. Yo dejé la mitad porque con la mitad tuve más que suficiente para quitarme el hambre. Además, no me gusta abusar del consumo de carnes rojas. Dicen que no son muy sanas. 

No sólo tienes carnes de buey y ternera, por supuesto. Por ejemplo, en entrantes tienes jamón ibérico, el lomo de caña que está muy bueno, o las frituras de pescado bien hechas, unas setas a la plancha que le encantan a mi suegra, boquerones con anchoas de Castro Urdiales muy ricos, las famosas anchoas de Santoña, los Pimientos asados de Navarra con ventresca de bonito, el pulpo a la gallega bastante mejorable, los chopitos a la andaluza, el queso manchego al romero o las croquetas caseras de jamón ibérico que también me parecieron mejorables. 

Si no quieres engordar, las verduras a la plancha son ideales. Lo malo es que no apetecen mucho. Las verduras que no engordan no suelen ser sabrosas. Yo soy más de Crema de marisco, Sopa Castellana o el riquísimo Caldo del Brasero. En cremas a este restaurante hay que darle un diez. 

Os lo recomiendo. La última vez que estuvimos probé el rape con gambas. Era muy parecido a un rape que nos hacía mi madre cuando mi hermana y yo eramos pequeñas. A mi hermana le encantaba el rape. La pobre no se entendía con las espinas de los pescados y el rape que le ponía mamá no tenía espinas.

Comiendo en un restaurante caro de Madrid

El Café Colón de Madrid está decorado con un estilo art decó moderno. Tiene mucho latón, mármol, madera, terciopelos rosas mezclados con cemento pulido y el hierro que parece salido de otros tiempos. En los suelos hay mucha geometría y en muchos sitios del local no faltan las telas tropicales. 

Es un restaurante caro, pero es cómodo porque sus espacios son amplios y no hay mucho agobio de gente. Te sientes cómoda saboreando sus comidas. Lo que no resulta tan cómodo es saborear los precios. Es caro. 

A mi chico le gusta mucho el sorbete de mojito. Creo que es por lo que quiere ir siempre a este restaurante que está en la Plaza de Colón de la capital del Reino. La comida no va muy allá. Vale más el precio que la comida. La última vez que estuvimos nos sirvieron unas almejas que tenían buen aspecto, pero no me parecieron muy frescas. Estaban tan pegadas a las conchas que las dejé. Temía que estuvieran perdidas. No valían los 16 euros que nos cobraron por plato. Ese fue el primer plato. De segundo plato nos trajeron una hamburguesa de Kobe casi quemada. y un risotto de boletus con el parmesano tan agrio como una naranja verde. 

Tienen comidas mejores que otras. Por ejemplo, el arroz ibérico es impresionante y el picadillo y la ensaladilla rusa también están muy buenos. Lo mismo puedo decir de los canelones. 

Os lo recomiendo. El trato del personal es muy bueno. Los camareros te atienden rápido. Es una pena que los recios no sean más bajos y algunos platos no sean mejores. Mi chico es un experto en acertar con los platos de la carta más sabrosos. Yo no tengo tanta suerte. Aún recuerdo una lubina a la sal más salada que una salina. 

Lo que no es recomendable es ir cuando hay alguna fiesta. Un día nos coincidió que había una Primera Comunión y el ruido era notable. Salí con dolor de cabeza.

sábado, 7 de mayo de 2016

Volar barato a Nueva York

Estamos a un vuelo de distancia
si decides subir a ese avión
que te lleva de tu dulce casa
a la cosmopolita Nueva York.

Te espero, vida mía, en el ático
que toca las estrellas y el sol.
Veremos la luna en los laureles
y el vuelo del señor gorrión.

Te espero, amor mío, y te quiero
como has sido, como eres y serás.
No aceptó un no en tu respuesta
ni quiero una duda en tu decisión.

Volar barato a Nueva York
es buscar vuelos low cost en la Red
que nos enreda en nuestro amor.

Ven pronto, amor mío, al paraíso
de los  hoteles todo incluido
en los que me incluyo yo.

viernes, 6 de mayo de 2016

Las bicicletas que alquilo en Madrid para hacer turismo

Mobeo es una tienda de Madrid donde puedes comprar y alquilar bicicletas. Puedes empezar alquilando una bicicleta, la pruebas y, si ves que lo tuyo es el ciclismo urbano, puedes comprar una bicicleta. Te venden una bicicleta nueva y te descuentan el dinero que pagaste por el alquiler de la otra bicicleta. 

Tienen bicicletas plegables y bicicletas eléctricas. Las plegables son muy prácticas porque las pliegas y las metes en el coche. Mi cuñada siempre alquila una bicicleta plegable. Aparca su coche y sigue su trayecto en bicicleta. Yo prefiero las bicicletas eléctricas. Enseguida me canso de pedalear. Por eso para mí una bicicleta de toda la vida no vale. Mi chico dice que eso es como ir en moto. Será, pero lo prefiero. No estoy para acarrear un dolor de piernas durante el resto de la semana tras un día de bicicleta. 

Mobeo se enfoca a las bicicletas urbanas, de ciudad. No tiene bicicletas para desplazarte por las montañas. Su negocio se centra en transporte por ciudad. 

Lo que más me gusta de Mobeo son los cursos de ciclismo por ciudad que hacen. Yo me apunté a uno y me ha sido de gran utilidad. Después del curso, soy capaz de andar en una bicicleta sin caerme. Esto me viene bien para hacer senderismo de bicicleta. Tampoco me gusta andar mucho y una bicicleta resulta de gran ayuda, sobre todo si es eléctrica, cuando a mi marido se le da por hacer alguna ruta de senderismo a la que se apuntan también mis hijas. Al final acabamos todos peleándonos por subir en la bicicleta. 

Os recomiendo Mobeo. De momento, sólo están en Madrid, pero creo que tienen en mente abrir tiendas en otras ciudades, sobre todo en ciudades pequeñas. Mobeo es más que una tienda de venta y alquiler de bicicletas. Saben buscar clientes. En Mobeo tienen cabida hasta las personas que no saben andar en bicicleta porque te enseñan a ir equilibrada sobre dos ruedas. Sus cursos, como os dije, están muy bien.

De Nueva York a un Parador de Canarias

El Parador de La Gomera está en la isla de La Gomera, en una mansión canaria de aire colombino con unas preciosas vistas al mar. El sitio es estupendo para descansar y olvidarte de los mundanales ruidos. 

Me gustó casi más por dentro que por fuera. Sus interiores están decorados con instrumentos de navegación de la época del Descubrimiento de América. Mi chico se pasó horas explicándoles a nuestras hijas el significado de todas aquellas cosas que llevaban entonces en los barcos que iban al otro lado del charco. Le encanta la Historia. 

Pasamos muchas horas también en los jardines. En el jardín había plantas subtropicales. Mi chico se volvió a meter en su papel de padre profesor y le contó a las niñas cual era una planta y cual era otra. Los dejé en su salsa. Las plantas nunca me interesaron mucho. Preferí bajar a la playa sola, que es como se está mejor tomando el sol. 

El Parador de La Gomera es ideal para pasar unas vacaciones relajadas. Es bastante tranquilo. Los interiores, como os decía, me gustaron mucho. Tienen una decoración marina que combina los estilos castellanos e isabelinos con toques isleños. 

Quedamos a comer en el restaurante del Parador. Era lo más cómodo porque mis hijas estaban en plan de no quiero ir a ningún sitio. Cuando se te ponen así de tontitas, lo mejor es seguirles la corriente y apuntarte a la comida del hotel. Comimos bien. Nos pusieron una cazuela de pescados gomeros que estaban que te chupabas los dedos. Para cenar había unos lomos de bacalao rellenos muy ricos y también estaba muy bueno el potaje de berros, y eso que a mí los potajes como que no me van mucho. 

Nuestra habitación era muy espaciosa. Tenía las paredes pintadas de blanco, una gran cama de matrimonio, una terraza amplia con vistas al mar, suelos de tarima de madera y un ventilador de techo que no encendimos. Había un ruido horrible. Preferí pasar algo de calor. 

Os recomiendo el Parador de La Gomera. Está genial. Tiene una piscina estupenda con unas hamacas muy cómodas. Yo leí un libro que tenía pendiente tumbada en una de esas hamacas mientras mis hijas y mi marido nadaban. 

Apenas salimos. Mi chico quería hacer senderismo por los alrededores del parador. Yo no estaba para caminatas y las niñas menos. También organizaban rutas en todoterreno y alguna excursión. Mi chico fue a la de San Sebastián de la Gomera con las niñas y también fueron hasta el Parque Nacional de Garajonay, que queda a unos 15 kilómetros del Parador. Al Parque Nacional también fui yo, pero regresé antes para ir de compras.

Letizia vestida de Reina de Cortana

Se vistió doña Letizia
de Reina de Cortana,
un universo de trapos
a un precio regalado
para quien tiene un sueldo
muy grande y millonario.

No busques el modelito
si no te sobra la pasta.

miércoles, 4 de mayo de 2016

De Nueva York a Praga

El Hotel Barceló Old Town en Praga tiene muy buena ubicación para un turista. Te queda cerca de la Casa Municipal y de los demás sitios de interés de la capital de la República Checa. 

Este hotel me sorprendió por su mezcla de antigüedad y modernidad en la decoración de sus estancias. Por ejemplo, en nuestra habitación había un cuarto de baño moderno, pero la habitación conservaba unas vigas de madera que no me gustaban nada. Odio las vigas de madera. No entiendo porque algunos arquitectos se empeñan en conservar esos techos que son de otros tiempos. 

La habitación era grande, con suelos de parquet bien conservado, paredes pintadas de blanco, cuadros pequeños, ventanas grandes con sencillas cortinas blancas, un pequeño televisor de plasma, un pequeño escritorio y un armario que se me quedó diminuto. Mi chico tuvo que dejar su maleta sin deshacer. En el armario sólo cabía una maleta de las mías. 

El hotel es tranquilo. Cuando estuvimos nosotros estaba poco lleno. Debía ser por el frío que hacía. Sólo a dos chalados como mi chico y servidora se atreven a ir de turismo a Praga en pleno invierno. 

Había habitaciones peores. Unos amigos míos tenían una en la que apenas podías andar de pie sin tropezar con la cabeza en las vigas de madera. La nuestra tenía los techos más altos. 

El desayuno fue un buffet bastante surtido, pero el zumo de naranja era más amargo que una naranja perdida. No me gustó nada. A mi chico tampoco le gustó el bacon. Decía que estaba rancio. Tuvo que contentarse con un café y mucha bollería industrial. 

Os recomiendo este hotel. El Hotel Barceló Old Town en Praga tiene wi fi gratis, parking gratis y unos empleados muy amables. En recepción había un chico que se esforzaba por chapurrear el español. Todo un detalle. Son muy profesionales y lo tienen limpio como los chorros del oro. Esto es lo que más valoro en un hotel: la limpieza.