martes, 28 de junio de 2016

Las vacaciones en las que me sentí una delincuente

El Alfonso I Hotel es un hotel con ventajas en inconvenientes. Nosotros estuvimos allí por la boda de unos amigos nuestros. Fue una estancia tranquila, aunque encontramos cosas que no nos gustaron. Por ejemplo, que admita mascotas. 

Se encuentra a 3,5 kilómetros del centro histórico de Tui, en el Camino de Santiago portugués. Por eso había alojados muchos peregrinos. 

El hotel tiene gimnasio y sauna. La sauna estaba bastante bien. El gimnasio, en cambio, me pareció pequeño. Fui una vez con mi marido y nunca más. Estoy acostumbrada a gimnasios grandes. 

Nuestra habitación tenía conexión Wi Fi gratuita. Nos vino bien porque nosotros somos de los que necesitamos la Red de Redes para trabajar. No era una habitación muy grande, pero era luminosa y estaba bien ventilada gracias al balcón y al aire condicionado. Acabé quitándolo. Cuando hay una buena ventana el aire acondicionado no es tan necesario. Había también televisión vía satélite, caja fuerte, minibar, escritorio, calefacción. 

En el cuarto de baño teníamos una buena bañera de hidromasaje y un secador de pelo, además de geles y champús suficientes. La bañera hidromasaje era lo mejor. 

En este hotel tienen unos autobuses para llevarte gratis desde Valença do Minho o Tui hasta el hotel. Vi el horario de los autobuses en la recepción. Nosotros no necesitamos este servicio. Habíamos llevado coche. Otra ventaja, es la información que proporcionan sobre el Camino de Santiago. De hecho, el hotel está muy centrado en los peregrinos. 

Es fácil de encontrar. Puedes llegar por las autopistas A55 y A9. El aeropuerto de Vigo te queda a unos 25 kilómetros. 

Nosotros aprovechamos nuestra estancia para ir a visitar el parque natural de Monte Aloia. Queda relativamente cerca si vas en coche. hablando de coches, he de decir que el aparcamiento del hotel es gratuito. Otra ventaja. 

La desventaja más importante fue el desayuno. Lo que se suponía que debía estar caliente estaba frío. Por ejemplo, los cafés. A mí el café frío no me gusta. Tampoco me gustó que me pidieran el DNI continuamente. Me hicieron sentir como una delincuente. Se suponía que las habitaciones estaban reservadas por los amigos que se casaban para todos los invitados. Como decía mi marido, debían temer que se le colaran intrusos.

lunes, 27 de junio de 2016

Mis vacaciones en Toledo

El Hotel Abad Toledo es un hotel rústico que no te deja indiferente. A mí, que no me gustan nada las vigas de madera en el techo, no me agradó mucho. Me sentí como si regresara a la Edad Media de mis antepasados. La decoración rústica es una constante en todas las estancias del hotel. 

Fui con mi marido. Me llamó la atención de que hubiera bastantes familias. La decoración del hotel no lo hace nada apropiado para los niños. Mis hijas, por lo menos, necesitan alegría, y en aquellas habitaciones dignas de la casa de Drácula no la había. Si llego a estar un día más, me entra la depresión. 

Nos dieron un cuarto de los mejores porque me negué a quedarme con una habitación en la que podías tocar el techo de madera casi sin ponerte de puntillas. En nuestra habitación, por lo menos, podías respirar. Le aparté las cortinas para que entrara luz natural. No me gustan las habitaciones oscuras y aquella lo era con los cortinones marrones corridos. La cama era grande, pero no cómoda. El colchón era tan duro como el suelo de tarima del cuarto. Teníamos un escritorio de madera a juego con el cabecero de la cama y la tarima de madera del suelo. Las paredes, sin cuadros, estaban pintadas de amarillo mate. 

Las habitaciones de este hotel son distintas. Las de los pisos inferiores no tienen techos de madera, pero tienen una pared de piedra detrás del cabecero de la cama. Lo sé porque nos enseñaron varias habitaciones. Yo me hubiera quedado con una de las de las plantas inferiores, pero mi marido quería una habitación alta. Es un maniático. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar este hotel de tres estrellas. Hay hoteles mejores en Toledo. Ni siquiera por su ubicación céntrica lo volvería a elegir. No me gustó nada su decoración rústica. Encima ni siquiera tiene parking propio. Tuvimos que dejar el coche en un parking público que había en las inmediaciones por el que nos cobraron poco, pero nos cobraron.

domingo, 26 de junio de 2016

Mis vacaciones en Murcia

Estuve unos días con mi marido y con las niñas en el Hotel Lodomar Spa & Talasoterapia Murcia. Quería probar su spa de talasoterapia porque una amiga me había contado maravillas de él. Fue una buena idea porque me quitó de encima los dolores de espalda que me traían en un mal vivir. 

El hotel tiene una decoración informal que te hace sentir muy cómoda. Nosotros cogimos un apartamento. También había habitaciones, pero en un apartamento siempre tienes mayor intimidad. 

No nos salió nada cara la estancia gracias a la cocina del apartamento donde pudimos cocinar comidas y cenas. El primer día bajamos a desayunar al buffet. Los oros tres días desayunamos en nuestro apartamento. Era como estar en casa. En la pequeña cocina había un microondas, ideal para las amas de casa que van a lo rápido y fácil, una nevera, menaje más que suficiente y una pequeña mesa en la que cabíamos los cuatro apretujados. 

Los suelos de la cocina, igual que los del resto del apartamento, eran de baldosas grises. Me gustaron. las baldosas son más limpias que la tarima, sobre todo para las cocinas y cuartos de baño. 

El baño era igual de sencillo que la cocina. Se veía todo nuevo, pero no era lujosos. Lo mismo puedo decir de la habitación y de la salita donde durmieron mis niñas. La cama no era muy grande. Encima del cabecero de madera había dos pequeños cuadros. Casi parecía la habitación de una chica soltera de la postguerra. 

En todo caso, os recomiendo este hotel por su maravilloso spa. A mí me dejaron nueva. No era para menos. Su exclusivo Centro de Talasoterapia es el único que tiene una piscina climatizada con agua de las Salinas del Mar Menor. Me sentí allí dentro como si me metiera en las aguas del Mar Muerto. Es una zona del hotel muy tranquila porque no dejan pasar a los críos. No pueden entrar los menores de 16 años. 

Lo más recomendable de este hotel es, pues, el maravilloso Spa Marino del hotel donde tienen una sauna finlandesa estupenda, jacuzzi, baño turco, cabina tonificante de hielo (lo que menos me gustó pro el frío) y piscina climatizada de agua salada con unas originales hamacas de hidromasaje, suelo de burbujas, una cascada cervical que me quitó los dolores de las cervicales, cañón cuello de cisne, zona contracorriente para los más osados, etc, etc, etc. Es una pasada.

Mis vacaciones en Melilla

El Parador de Melilla sólo tiene tres estrellas y merecería una más por lo menos. Yo estuve con mis hijas y mi marido y nos sentimos como en nuestra casa. El personal es amable, profesional, lo tienen todo muy limpio y siempre te atienden con una sonrisa en los labios. 

Nos dieron una habitación amplia, elegante, luminosa y con unas vistas muy bonitas de la ciudad de Melilla. El Parador está cerca del puerto. Tiene una ubicación excepcional. 

La decoración es sencilla pero elegante. Priman los colores crema tirando a amarillos, los muebles son nuevos, los suelos son de baldosas, no hay elementos decorativos recargados. 

Nos gustó mucho este parador. El Parador de Melilla está ubicado en un alto. Por eso sus estancias son tan luminosas. Desde la ventana de nuestra habitación teníamos vistas a la ciudad y a las playas cercanas, unas playas estupendas. Mis hijas preferían quedarse en la piscina exterior de temporada. Están cogiendo las costumbres y aficiones de su padre. Mi marido, al contrario que servidora, es más de piscinas que de playas. Lo que no nos perdimos ningún miembro de la familia fue la terraza solárium que tienen en los jardines. Estabas como en el séptimo cielo. 

Nos quedamos a comer y a cenar en el restaurante del Parador. Era lo más cómodo estando con las niñas. El restaurante tiene vistas al mar. Se come bien. Tiene mucha cocina tradicional andaluza con platos como el pastel de pollo que me encantó, pese a que no me gusta el pollo, y la lubina a la plancha que estaba deliciosa; mucho mejor que la que prepara mi suegra. No la encontré nada seca. A mi suegra la lubina a la playa algunas veces le sale algo reseca, cosa que no me gusta. 

También fuimos al bar del Parador con las niñas. Los refrescos te salían más baratos en el bar que en el minibar de la habitación. 

Os recomiendo este Parador. Está genial. El Parador de Melilla se encuentra en el barrio de Ataque Seco, junto al Parque Lobera y al Fuerte de la Victoria, la antigua cárcel de Melilla. Es fácil de encontrar. Está a sólo tres kilómetros del aeropuerto de Melilla y a 1 kilómetro del puerto. 

Este Parador es estupendo. Todas sus habitaciones son grandes. La nuestra tenía una cama de matrimonio gigante y una mesa camilla con sillas, que era donde merendaban las niñas. En la terraza de la habitación hacía mucha calor. La terraza también me gustó mucho. Estaba genial para tomar un refresco cuando empezaba a anochecer. Era cuando hacía más fresquito.

sábado, 25 de junio de 2016

Mis vacaciones en Lugo entre murallas y spas

El Hotel Balneario de Lugo no sale caro y tiene unas aguas termales muy buenas. Yo fui con mi suegra y no descarto volver. Nos salió barata la estancia y las aguas medicinales hicieron milagros en nuestros cuerpos. Es un hotel de estilo tradicional frente al río con habitaciones sencillas, restaurante y los baños termales que os recomiendo. 

No es un hotel lujosos. Mi habitación era tan sencilla como lo era mi habitación de soltera en la casa de mis padres. Era tan pequeña que no sé qué hubiera pasado si llega a venir mi marido. Seguro que acababa lo nuestro en divorcio. La falta de espacio acaba con los matrimonios. Tenía una cama pequeña casi pegada a la pared donde estaba la ventana con vistas al río que pasa al lado del hotel. Del otro lado de la cama había una mesilla a juego con el cabecero de madera de la cama. También había una lampara que más bien era un foco en la pared encima de la mesilla de noche. El armario era diminuto. No deshice la maleta porque allí no me cabía ni media maleta. 

El cuarto de baño tampoco era gran cosa. Menos mal que los sanitarios se veían limpios, aunque algo usados. Aquello necesitaba una reforma. 

En el spa había bastante gente joven. me llamó la atención. Esperaba encontrar a un grupo de ancianos. Mi suegra, que ya había estado otras veces, me dijo que suelen ir parejas jóvenes por el precio bajo que tienen. 

Os recomiendo el Hotel Balneario Lugo. Está muy bien para pasar unos días recuperándote en las aguas medicinales de sus piscinas y spa. las hamacas que tienen en el spa deberían cambiarlas. Son un poco duras. Lo demás me apreció perfecto, incluyendo al personal. 

El circuito me apreció muy completo: sauna, ducha de contrastes, un buen jacuzzi, piscina... Todo el tiempo lo pasas bajo supervisión del personal. Cuando acabas, te recomiendan pasar un tiempo en las hamacas calentitas donde te dan un pequeño masaje en las piernas y te traen un zumo natural. Te tratan como a una Reina.

sábado, 18 de junio de 2016

Una mujer chic en unas fiestas que huelen a ajo

Las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, Alicante, son unas fiestas que no debes perderte. Nosotros vamos todos los años con las niñas y nos lo pasamos de cine. Siempre vamos por nuestra cuenta. Un año fuimos en una excursión organizada y no fue lo mismo. Por tu cuenta te lo montas mejor. 

Las de 2016 fueron el mes de abril. Hicieron una procesión preciosa. Tienen una historia muy larga. El 23 de Abril de 1276 San Jorge intervino en la Batalla de Alcoy, defendiendo a la ciudad del ataque de las tropas del caudillo musulmán Al-Azraq. Los lugareños se lo agradecieron con una capilla dedicada a este San Jorge y un día para su fiesta. 

La fiesta se alarga durante tres días: 
-Un Primer día dedicado a las Entradas 
-Un Segundo día dedicado a la festividad de San Jorge. Es el día de la fiesta religiosa. 
-Un Tercer día dedicado al Alardo. 

Estas fiestas de moros y cristianos se celebran en muchos pueblos valencianos, pero las de Alcoy son las más famosas. 

Las fiestas están muy bien organizadas por parte del Ayuntamiento de Alcoy. La procesión estaba este año hasta los topes. Nos íbamos casi pisando unos a otros. Mi marido tuvo que salir de la procesión con las niñas porque corrían peligro en aquella avalancha de gente de todas las nacionalidades. 

Lo que más me gusta de esta fiesta es la música. Te quita las penas. Es una música que te lleva a un ambiente medieval en el que no faltan los caballos y los trajes de época. Son unas fiestas llenas de color. 

A mi marido le gustan mucho las batallas que hacen. Como todos los hombres, o como casi todos, le va mucho la guerra. Yo soy más de paz. Me quedo con la música, con la procesión y esas cosas. 

Os recomiendo las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, Alicante. Son una pasada. Si vas un año, fijo que vuelves.

miércoles, 15 de junio de 2016

Mis vacaciones más relajadas

1

Las Arenas Balneario Resort es un hotel maravilloso. Nosotros buscábamos un hotel con spa para pasar unos días a lo grande sin las niñas. En este hotel encontramos todas las comodidades que buscábamos. 

Es un 5 estrellas con una ubicación estupenda. Está frente al mar y tiene un acceso directo a la playa de Las Arenas de Valencia. Otras ventajas que destacaría del Hotel Las Arenas Balneario son un spa de lujo y las dos piscinas al aire libre abiertas en temporada y rodeadas de cómodas tumbonas, más que suficientes para todos los huéspedes. No tuvimos problemas para encontrar tumbona libre. 

Me gustó la decoración del hotel. Era muy elegante y toda ella en tonos neutros. El tipo de decoración que me hace sentir como en casa. 

Nuestra habitación era amplia, con unas vistas estupendas al mar, una terraza muy mona, conexión Wi-Fi gratuita y un buen televisor de pantalla plana de 32 pulgadas. Daba gusto ver la tele. Mi marido no se perdió ni un partido. El televisor era mejor que los que tenemos en casa. 

Nos quedamos a comer y a cenar en el hotel. El restaurante Sorolla sirve cocina tradicional con un toque creativo que hace los platos más apetitosos. Una se cansa de comer siempre lo mismo. No es el caso en este restaurante. Te sorprenden con variaciones de la cocina tradicional levantina. También estaba muy bueno el desayuno bufé. Nos sirvieron unos zumos que olían a naranja recién exprimida. Notabas que estabas en Valencia. 

Algunas tardes tomamos aperitivos ligeros en el bar junto a la piscina con unos amigos que estaban alojado en el hotel. Estaban muy apetitosos. 

Lo mejor del hotel es el spa, uno de los mejores que he conocido. El spa de Las Arenas Balneario Resort cuenta con una piscina cubierta climatizada con vistas a los cuidados jardines del hotel. Yo me apunté a los masajes y a algún tratamientos de belleza que no era muy caro, aún siéndolo. Me gusta darme este tipo de caprichos. Mi marido fue todos los días al gimnasio. 

Poco salimos. El hotel está tan bien que no te apetece ir a explorar los alrededores, sobre todo si eres tan casera como yo. Sólo fuimos al Palacio de la Música y hasta el puerto de la Copa América. Quedan muy cerca del hotel. 

Os recomiendo este hotel. Está muy bien comunicado con el resto de la ciudad. Puedes ir en metro o en autobús hasta donde quieras. Hay dos estaciones de metro y muchas paradas de autobús cerca de la puerta del hotel.

--------------------




2

La Casa Rural Finca Isabel en Lanzarote es una casa rural estupenda para pasar unos días en familia. Es tranquila, es cómoda, está bien cuidada, está limpia, tiene un jardín muy bonito. Sólo le encuentro ventajas. 

Nosotros estuvimos un fin de semana largo con las niñas y con mi suegra. No nos salió la estancia cara. Mi suegra nos cocinó todas sus exquisiteces en la cocina de la casa. Así nos ahorramos una pasta en restaurantes. La cocina me recordaba mucho a la cocina de la casa de mi abuela. Sencilla, pero no le faltaba una vitro y un microondas decente. 

La Casa Rural Finca Isabel se encuentra en el centro de la isla de Lanzarote, a unos cinco minutos en coche de San Bartolomé. Es una casa dividida en varios estudios y apartamentos situados alrededor de una piscina al aire libre en forma de cueva, una piscina que les llamó mucho la atención a mis hijas. No las sacábamos de la piscina. Nuestro apartamento tenía una terraza privada con zona de barbacoa. Pudimos preparar el churrasquito como si estuviéramos en una casa de campo propia. 

Esta casa rural está muy bien, pero podría estar mejor. Por ejemplo, el complejo dispone de una zona con conexión Wi Fi gratuita, un fax, un escáner y una impresora para uso de los huéspedes. Yo eché en falta que todo eso fuera de uso privado. Es decir, que tuviéramos wi fi gratis en nuestro apartamento. No me gustan los servicios comunitarios. Me hacen sentir como si estuviera en un colegio. 

Nuestro apartamento tenía paredes volcánicas originales. Son como las paredes normales. También tenía un buen ventilador, un sofá en el que podías dormir, un televisor de pantalla plana vía satélite que no era gran cosa. 

En el baño nos dejaron un secador de pelo y un albornoz enorme. Hasta a mi marido le quedaba largo y flojo. Debieron comprarlo de talla gigante para que nadie se lo usara. 

La cocina, como os dije, no era muy moderna, pero tenías lo que necesitabas. Había nevera, microondas y cafetera. Los electrodomésticos se veían algo usados. 

Hay aparcamiento gratuito en esta casa rural. Nos vino bien porque habíamos alquilado un coche. El aeropuerto de Lanzarote y Arrecife se encuentran a veinte minutos en coche de la Casa Rural Finca Isabel. Una casa rural que os recomiendo. Nosotros pasamos unos días inolvidables en ella.

sábado, 11 de junio de 2016

Mis vacaciones en Murcia

El Hotel Restaurante La Huertanica, Murcia, es un hotel de lo más barato que hay en el centro de Murcia. Por eso nos alojamos en él. Algunas veces nos ponemos en plan tacaño y buscamos lo más barato de lo más barato. Lo malo es que acabamos arrepintiéndonos. Nos gustan las cosas buenas. 

Es un dos estrellas que anteriormente fue sólo restaurante. Ahora, al restaurante inicial, le añadieron un alquiler de habitaciones más propias de una pensión que de un hotel. Esto no quiere decir que no tenga ventajas. La mayor ventaja es que cuenta con un parking en una zona en la que es difícil aparcar. Pero no es gratuito. Te cobran once euros durante el día y un euro más por cada hora nocturna. Nosotros no lo utilizamos. Preferimos dejar el coche alquilado fuera. Fue cuestión de echarle paciencia dando vueltas hasta encontrar sitio libre. 

En el restaurante del hotel se come bien. Te ponen platos típicos de la zona. Como era por semana, nos salió el menú a sólo 7 euros. 

Del personal no tengo queja. No eran gente muy preparada, pero veías que se esforzaban pro tratarte bien y hacer las cosas lo mejor que sabían. 

Nuestra habitación era bastante amplia, con una sencilla cama de matrimonio, un colchón cómodo y nuevo. La desventaja de la habitación era que daba a la calle y era de lo más ruidoso que conocí en habitaciones de hoteles. Me sentí como en una fiesta continua. De noche no podías conciliar el sueño. No era para menos estando en una zona de pubs de Murcia. Acabamos durmiendo por la mañana. 

Pese a todo os recomiendo este hotel. Te sale muy bien de precio. Por una de las habitaciones de las grandes no te cobran más de 38 euros. Un chollo. Además, la ubicación es muy buena. Mi marido iba a dar una conferencia a la Universidad y el hotel le quedaba a unos 150 metros.

Mis vacaciones en Ceuta

El Ulises Hotel en Ceuta es un cuatro estrellas que está muy bien. Se encuentra en el en el centro de Ceuta, a pocos metros de la playa de la Ribera, lo cual es perfecto para las personas a las que nos encanta tomar el sol sobre un arenal. Yo pasé muchas horas en esta playa mientras mi marido se ocupaba de sus negocios. el hotel está muy bien. Es un hotel de diseño, moderno, que cuenta con una preciosa piscina al aire libre que está abierta en temporada. Nosotros tuvimos la suerte de encontrarla abierta. Fui una o dos veces. Más no porque estaba siempre hasta los topes. 

Nos dieron una habitación amplia, moderna y elegante. Estaba muy limpia. Tenía un buen televisor de plasma con canales vía satélite. Me vinieron de cine para entretenerme los días que no me apetecía salir por la ciudad. Se estaba mucho mejor en la habitación porque allí tenía aire acondicionado y en la calle me moría de calor. 

Casi vacié el minibar. Dejé a mi marido a cuadros. Me moría de sed y me tomé todos los refrescos y aguas. 

El baño estaba muy bien con su ducha de hidromasaje. Pude darme mis baños relajantes todas las noches. 

Os recomiendo este hotel. El Ulises Hotel cuenta con un bar elegante. En la cafetería del hotel se sirven desayunos y tapas todas las mañanas. Puedes desayunar muy bien sin necesidad de ir a una cafetería de fuera. 

Este hotel está al lado de la plaza España. No te pierdes. En las inmediaciones se encuentra la reserva natural marina del Mediterráneo. Mi marido fue a verla. Él quita tiempo para todo. 

Yo me lo pasé bien en el hotel. Desde la ventana de mi habitación había unas vistas preciosas de Gibraltar. Había habitaciones desde las que se veía Marruecos. Es un hotel estupendo. Sólo por las vistas que tienes desde las ventanas ya merece la pena alojarse en este hotel de Ceuta.

viernes, 10 de junio de 2016

Mis vacaciones en Marbella menos locas

Mi marido y yo pasamos unos días en el Hotel NH Marbella aprovechando una oferta. Nos salió la estancia con muy buena relación calidad precio. Trato amable por parte de los empleados, habitación amplia, prestaciones correctas, estancias comunes cuidadas... No tengo queja de este hotel de cuatro estrellas que tiene un buen spa y una piscina al aire libre que le encantó a mi marido. él es más de piscinas que servidora. Le encanta nadar en las piscinas. 

La ubicación de este hotel es ideal. El Alanda Hotel Marbella está en la zona de Marbella conocida por el mundo mundial como la Milla de Oro. Puedes bajar andando a la playa. Te queda a unos 450 metros de la playa y a tres kilómetros como mucho del puerto deportivo de Puerto Banús. Está, como dice mi marido, en la zona de los ricos. 

Nos dieron una habitación preciosa, con vistas al macizo montañoso de Sierra Blanca. Había otras con vistas al mar, pero mi marido quería ver montañas. Cedí por el bien de nuestro matrimonio. Yo hubiera preferido una habitación con vistas al Mediterráneo. 

Era una habitación con una decoración moderna y chic, decorada con tonos neutros. El suelo era de madera. Tenía aire acondicionado, un buen televisor con canales vía satélite. 

En el cuarto de baño nos dejaron un buen secador de pelo y artículos de aseo gratuitos más que suficientes, sobre todo, teniendo en cuenta que nosotros siempre llevamos nuestros geles y champús. 

Este hotel tiene la ventaja de tener WiFi gratuita en todas las instalaciones, habitaciones incluidas. La de nuestra habitación funcionaba muy bien. 

Fui al spa Alanda Health & Beauty que está en el hotel. Quedé nueva. Me metí en su bañera de hidromasaje durante horas. Mi marido decía que iba a salir transformada en una sirena. También fui a la sauna y me pasé por la zona de relajación, pero marché pronto porque había mucha gente relajándose. Los masajes que te dan son unos masajes excelentes. Lo mismo puedo decir del centro de fitness. Fui un día, pero descarté volver porque estaba hasta los topes. Ahí fue donde gasté una pasta. No sabía que me iban a cobrar suplementos. Eso no nos lo contaron cuando entramos en el hotel. 
NH 
En todo caso, os recomiendo el Hotel NH Marbella Marbella. Nos gustó tanto que ni siquiera salimos a comer fuera. En el bar de la piscina se preparan comidas ligeras. Mi estómago no necesita más cuando estoy en Marbella. También os recomiendo sus aperitivos. Están muy buenos. 

Lo que me llamó la atención fue que no sirven productos derivados del rico cerdo ni bebidas con alcohol en ninguno de los restaurantes y bares del hotel. Debe ser porque hay muchos millonarios árabes que se alojan en este hotel.

miércoles, 8 de junio de 2016

Mis vacaciones románticas en Alicante

El Hospes Amérigo es uno de los hoteles más románticos que encuentras en Alicante. Cuando fuimos nosotros había varias parejas pasando sus lunas de mieles. Es un hotel que eligen muchas parejas para hacer escapadas románticas. 

Nosotros buscábamos un hotel tranquilo. Íbamos sin las niñas y no queríamos críos ajenos incordiando la tranquilidad. Lo conseguimos en el Hospes Amerigo, un hotel con vistas a la catedral de Alicante y al castillo de Santa Bárbara. Nuestra habitación tenía vistas al castillo. Te despertabas y parecía que estabas en la romántica Edad Media, pero con todas las comodidades de nuestro siglo. 

Lo pasamos bien. Fuimos al spa gratuito que tiene en la azotea con sauna, piscina y gimnasio. No había mucha gente. Estuvimos mejor que en el gimnasio de nuestro barrio. 

En la habitación dispusimos de WiFi gratuita y un buen televisor de pantalla plana con canales vía satélite. Como os decía, en este hotel no te aburres. Tienes muchas comodidades que no tienes en tu casa. 

Nuestra habitación era bastante elegantes. Tenía techos altos, ventanas grandes, cortinones señoriales. Era como estar en un palacio. Me gustaron las pinturas abstractas en seda que decoraban las paredes. Le daban un toque muy chic. 

Me gustó bastante la decoración. Este hotel es elegante pese a estar situado en un convento dominico del siglo XIX, en el centro histórico de Alicante. Los conventos nunca son muy de mi gusto, pero, en este hotel, me sentí cómoda. 

Fuimos mucho a la playa, aprovechando que a trescientos metros está la playa de Postiguet. Mi marido hizo algo de turismo cultural por su cuenta. No tuvo que andar mucho para visitar los sitios de mayor interés turístico de Alicante. El Hospes Amerigo se encuentra a cincuenta metros de la catedral y del ayuntamiento de Alicante. Poco más hay digno de visitar. 

Comimos en el Bistró de Amérigo, un bar situado en el vestíbulo del hotel, donde puedes saborear tapas y platos ligeros, muy adecuados para estas fechas calurosas del año. Donde se come genial es el bar salón de la azotea, situado junto a la piscina al aire libre. Es una pena que esté siempre hasta los topes. 

Os recomiendo el Hospes Amérigo en Alicante, un hotel ideal para unas vacaciones románticas. El personal es muy amable y profesional. Lo tienen todo muy limpio.

sábado, 4 de junio de 2016

Mis vacaciones más locas en Marbella

Nuestra estancia en el Hotel Marbella Playa Marbella no nos salió nada barata por los extras que nos cobraron. Tuvimos que pagar conexión wi fi, parking, caja de seguridad, minibar. En este hotel te cobran hasta por respirar. Encima no es un hotel que te resulte cómodo. Necesita una remodelación. 

Nos dieron una habitación grande, luminosa y con vistas a una de las piscinas del hotel. Me gustó la habitación. Tenía una gran cama de matrimonio y unos sofás al lado del ventanal. El televisor no era de los mejores, pero no estaba mal. El armario me resultó pequeño. De noche dormimos bastante bien, pero tuvimos que apagar el ventilador de techo. Yo no soy capaz de conciliar el sueño con un ventilador de aspas funcionando sobre mi cabeza. 

Quienes mejor lo pasaron fueron mis hijas. En este hotel tienen una animación fabulosa para los más pequeños de la casa. No me extraña que hubiera tantas familias con niños. Había actividades para niños durante todo el día. 

El personal es muy amable. Ellos hacen lo que pueden y te asesoran muy bien sobre los sitios de más interés para los turistas. Sólo por la profesionalidad de los empleados vale la pena alojarse en el Hotel Marbella Playa Marbella. 

Os recomiendo este hotel. Tiene unos exteriores muy cuidados. Las piscinas están limpias, los pequeños jardines impolutos, el interior del hotel también está limpio. Lo mejorable son los servicios que presta el hotel. Por ejemplo, que sólo haya wi fi gratuita en el hall es muy poca cosa para un hotel tan concurrido. Debería haber wi fi gratis también en las habitaciones. De la caja fuerte ya no digo nada. Son muchos los hoteles que te cobran un extra por utilizarla. 

Mis hijas aprendieron mucho francés durante la semana que pasamos en el Hotel Marbella Playa Marbella. La animación que hacían para los críos era casi toda en francés. había padres que protestaban. Nosotros no. Nos gusta que las niñas aprendan otros idiomas.

viernes, 3 de junio de 2016

Mis vacaciones en un crucero por Europa

Hay muy buenas ofertas en cruceros. Nosotros nos apuntamos al Crucero Encantos de Europa por sólo 499 euros por persona. Nos salió más barato que pasar una semana en un hotel porque teníamos todo incluido. 

Salimos del puerto de Vigo y pasamos nueve días y ocho noches en el barco Monarch. Paramos en Bilbao, Dover (Londres), Ijmuiden (Amsterdam), Copenhague y Rostock (Alemania) y regresamos en avión a Madrid sin pagar tasas de embarque. Estaban incluidas en el precio del crucero. 

Lo que no me gustó fue que hubiera que pagar propinas sí o sí. Yo no soy de dejar propinas. Me parece que es como dar limosna. A los empleados deben pagarles los empresarios, no estar esperando por lo que les suelten los clientes, y tanto me da que sea en un crucero o en la cafetería de enfrente. Nos cobraron 83 euros para las propinas. Mi marido decía que no era mucho dinero. A mí me pareció una barbaridad. 

El camarote que nos dieron no era gran cosa. Si llegamos a estar dos días más en el barco, bajamos divorciados. Para mí el espacio es muy importante y, en aquel camarote, me sentí como una sardina enlatada con su pareja. 

No era un camarote lujoso. Era sencillo, decorado en tonos crema y muy luminoso. Tenía la ventaja de no ser ruidoso. Tampoco podía serlo porque en el barco no había ruidos. No dejaban llevar bebés de menos de seis meses ni mascotas. Yo no vi ningún niño. Había muchos jubilados. Pero lo pasamos bien. Pasamos de las excursiones que organizaban los del crucero en las ciudades donde paraba el barco y fuimos por nuestra cuenta, como a mí me gusta. 

Os recomiendo el Crucero Encantos de Europa de Pullmantur por su precio. Es lo mejor que tiene. Tampoco están mal las ciudades donde va parando. Son ciudades estupendas para callejear con tu pareja, ir de restaurantes y de compras. También puedes ir en plan ahorro y no comer fuera del barco. En el barco tienes desayuno, comida y cena incluidas en el precio.

Un hotel muy chic para sentirme más chic

El Bohemia Suites & Spa es un hotel sólo para adultos situado a unos doscientos metros de la Playa del Inglés, en Gran Canaria. Yo estuve dos días con mi marido. Es uno de esos hoteles caros que no olvidas. Te tratan como a una Reina y el hotel es muy lujoso. 

A nosotros nos dieron una habitación tan grande que era como estar en un piso sin dividir. Casi me sobraba espacio. La habitación era luminosa, tenía los suelos de tarima, una cama inmensa, el armario enorme, un escritorio moderno, el televisor de plasma era espectacular... Te sentías como en el paraíso. 

Fueron dos días inolvidables. No me perdí el maravilloso spa, fui a las dos piscinas exteriores, al gimnasio. También comimos un día en el restaurante, cosa que no os recomiendo porque es muy caro. Fuera del hotel encuentras restaurantes con buenas comidas a precios más de andar por casa. 

La habitación era muy elegante, como todas las habitaciones del Bohemia Suites & Spa. Son habitaciones decoradas en tonos amarillos, terracota y con algo de morado. Los muebles son de madera de olivo. La conexión WiFi gratuita iba como una moto. La TV vía satélite funcionaba genial. El minibar nos lo dejaron bien surtido. Era una invitación a las borracheras, como decía mi marido. Nosotros no somos muy de bebidas alcohólicas. Lo único que cogimos fueron refrescos y agua. Tampoco usamos el soporte para iPod. 

La nuestra no era la mejor habitación del hotel. Las suites incluyen ordenador iMac y un televisor Loewe que flipas. 

Como os decía, fuimos al restaurante del hotel, al que está en la planta superior del Bohemia, que dispone de una terraza con unas vistas espectaculares. Tenían platos de cocina mediterránea creativa. También hay salón con vistas al mar que está muy bien. 

En el spa Siam me hicieron una aromaterapia y unos tratamientos de estilo tailandés que me dejaron con diez años menos. Regresé a mi adolescencia. Mi marido fue a la sauna. Había dos. A lo que no se apuntó fue al baño turco. Tuve que ir sola. 

Os lo recomiendo. Es un hotel perfecto para pasar unas vacaciones románticas. Es muy tranquilo. Lo tiene que ser porque no hay críos.

Viajando con Viajes Marsans

Viajes Marsans es una de las mejores agencias de viajes. Te resuelve todos los problemas que tienes durante el viaje, cosa que no puedo decir de otras agencias de viajes. Por eso no importa pagar más. Lo que pago de más respecto a las agencias de viajes de la competencia lo llevo en un mejor servicio, algo que yo valoro mucho, sobre todo cuando viajamos en familia. 

Recuerdo gratamente un viaje a Punta Cana con viajes Marsans. Perdimos los pasaportes en el aeropuerto y casi nos da un ataque a todos. Las niñas lloraban pensando que nos iban a detener como si fuéramos unos inmigrantes o algo así. No era para tanto. Los de Viajes Marsans se ocuparon de mandármelos de nuevo tan pronto como los llamé informándoles del problemón que teníamos en Punta Cana. Regresamos a este país nuestro si problemas. 

Ese viaje a Punta Cana fue maravilloso. Nos dieron u hotel fabuloso y lo mismo puedo decir de las excursiones que nos organizaron. Fue como te lo vendían en los folletos publicitarios. Los de Viajes Marsans no engañan. No son de esas agencias de viajes que te ponen unas fotos muy bonitas de los hoteles y cuando llegas te das cuenta de que están muy lejos de la realidad. 

La única desventaja que les encuentro son los precios. Son poco competitivos. Te sale más barato viajar con Viajes Iberia, por ejemplo, no siendo tampoco de las compañías más baratas. Tal vez sea que yo nunca me quedo con sus ofertas. La última vez que entré en su web tenían una oferta interesante para viajar a La India, pero a mí no me apetecía el Tercer Mundo para unas vacaciones en familia. Siempre es barato lo que no quieres. 

Os recomiendo Viajes Marsans. A mí es la agencia de viajes que más confianza me dan. De momento, están trabajando muy bien. Son serios y profesionales.