miércoles, 8 de junio de 2016

Mis vacaciones románticas en Alicante

El Hospes Amérigo es uno de los hoteles más románticos que encuentras en Alicante. Cuando fuimos nosotros había varias parejas pasando sus lunas de mieles. Es un hotel que eligen muchas parejas para hacer escapadas románticas. 

Nosotros buscábamos un hotel tranquilo. Íbamos sin las niñas y no queríamos críos ajenos incordiando la tranquilidad. Lo conseguimos en el Hospes Amerigo, un hotel con vistas a la catedral de Alicante y al castillo de Santa Bárbara. Nuestra habitación tenía vistas al castillo. Te despertabas y parecía que estabas en la romántica Edad Media, pero con todas las comodidades de nuestro siglo. 

Lo pasamos bien. Fuimos al spa gratuito que tiene en la azotea con sauna, piscina y gimnasio. No había mucha gente. Estuvimos mejor que en el gimnasio de nuestro barrio. 

En la habitación dispusimos de WiFi gratuita y un buen televisor de pantalla plana con canales vía satélite. Como os decía, en este hotel no te aburres. Tienes muchas comodidades que no tienes en tu casa. 

Nuestra habitación era bastante elegantes. Tenía techos altos, ventanas grandes, cortinones señoriales. Era como estar en un palacio. Me gustaron las pinturas abstractas en seda que decoraban las paredes. Le daban un toque muy chic. 

Me gustó bastante la decoración. Este hotel es elegante pese a estar situado en un convento dominico del siglo XIX, en el centro histórico de Alicante. Los conventos nunca son muy de mi gusto, pero, en este hotel, me sentí cómoda. 

Fuimos mucho a la playa, aprovechando que a trescientos metros está la playa de Postiguet. Mi marido hizo algo de turismo cultural por su cuenta. No tuvo que andar mucho para visitar los sitios de mayor interés turístico de Alicante. El Hospes Amerigo se encuentra a cincuenta metros de la catedral y del ayuntamiento de Alicante. Poco más hay digno de visitar. 

Comimos en el Bistró de Amérigo, un bar situado en el vestíbulo del hotel, donde puedes saborear tapas y platos ligeros, muy adecuados para estas fechas calurosas del año. Donde se come genial es el bar salón de la azotea, situado junto a la piscina al aire libre. Es una pena que esté siempre hasta los topes. 

Os recomiendo el Hospes Amérigo en Alicante, un hotel ideal para unas vacaciones románticas. El personal es muy amable y profesional. Lo tienen todo muy limpio.