lunes, 29 de agosto de 2016

Mis vacaciones más gloriosoas



Un buen alojamiento en el centro de Málaga es el apartamento Doña Gloria. Yo estuve con mi marido y con las niñas y me sentí casi como en mi casa. Digo casi porque había elementos en la decoración que yo nunca hubiera puesto en mi casa. Me refiero a los baúles con una correa con hebillas a modo de adorno que había colocados en el sitio de mesas auxiliares. No me gustaron nada. 

Por lo demás, el apartamento está muy bien. Es luminoso y está decorado en tonos cálidos lo cual acentúa todavía más su luminosidad. Este apartamento tiene dos habitaciones, un salón, una cocina con todo lo que necesitas para cocinar y un cuarto de baño con lo sanitarios nuevos. 

Nosotros cocinamos para ahorrar dinero en restaurantes. Puedes hacer la compra en varios supermercados de precios baratos que te quedan cerca. La zona tiene mucha vidilla. Se nota que estás en el centro de Málaga. 

Es un alojamiento perfecto para hacer turismo. A unos 900 metros está la catedral de Málaga y a 10 minutos de caminata el Museo de Picasso. al museo fuimos dos veces: una vez solos y otra vez con las niñas. A la mayor le encantan la pintura. Por eso la llevamos a los museos más importantes. Nunca es demasiado pronto para que una niña aficionada a la pintura conozca las obras de los pintores famosos. 

Os recomiendo el Apartamento Doña Gloria si estáis interesados en visitar museos, comer las mejores tapas y salir de compras. El apartamento es precioso y lo tienen muy limpio. El personal que nos atendió a nosotros era muy amable. 

La decoración del apartamento está entre lo vintage y lo de Ikea. Me gustó, quitando el detalle de los baúles que os conté. Las camas son muy cómodas, pero, según mi marido, con un toque cursi. Lo decía porque los cabeceros eran de polipiel blanca. Es decir, tenían un tapizado que les daba un aire de camas femeninas pensadas para chicas solteras.

Mis vacaciones en el metro de Madrid



Cuando no tienes coche propio o alquilado y estás de vacaciones, debes alojarte en hoteles o apartamentos que estén bien comunicado por transporte urbano. Tal es el caso de We Are Madrid Opera Callao en el que estuve tres días con mi marido. 

Está céntrico, con una ubicación perfecta para ir de tiendas, y tiene una parada de metro allí mismo. Digo está, pero debería decir están porque hay varios apartamentos. 

El We Are Madrid Opera Callao ofrece estudios y apartamentos de distintas dimensiones, todos ellos muy modernos en su decoración funcional. Están en el centro de a capital de España, a pocos metros de la plaza de Callao y la Gran Vía. Lo que más me gustó de la decoración fueron los cuadros. El nuestro tenía copias de cuadros de Velázquez y de Goya. 

El apartamento de We Are Madrid Opera Callao que nos tocó tenía las paredes pintadas en tonos de vivos y alegres colores, balcón con vistas a la calle, zona de estar con televisor de pantalla plana, una buena conexión Wi-Fi gratuita, una cocina bien equipada y un cuarto de baño con artículos de aseo gratuitos suficientes para una familia entera. 

Me gustó también que todos los apartamentos fueran para no fumadores. Los alojamientos de fumadores siempre quedan con olor a tabaco. No importa que los limpien a fondo. Por eso siempre pido habitaciones de no fumadores. 

No pasamos nada de calor en el apartamento pese a ser verano. Teníamos un buen aire acondicionado. Tampoco hubo que subir escaleras. Había acceso por ascensor. 

Hicimos nosotros la comida, pero no hacía falta. En la proximidades hay multitud de restaurantes, bares y tiendas. No te aburres si quieres salir. Puedes ir andando o, por ejemplo, en metro. La estación de metro de Ópera, la más cercana, queda a 180 metros. a un paseo, como dice mi suegra. 

¿Y qué hay cerca? Pues a 300 metros está la plaza de Oriente, el Palacio Real de Madrid. La ubicación es muy buena para hacer turismo pro la capital del Reino. 

Lo que no me gustó nada fue pagar el parking. El apartamento está ubicado a trescientos metros de un garaje privado, disponible por un suplemento. Debería de ser gratis. 

Os recomiendo el We Are Madrid Opera Callao para los viajeros interesados en salir de noche, comer tapas y hacer turismo cultural. Mi marido estaba por trabajo y yo por ocio. Nos quedaba a los dos muy bien para nuestros fines.

domingo, 28 de agosto de 2016

Mis vacaciones rurales de agosto



Los Apartamentos Buena Vista son un lujo rural para pasar unos días tranquilos. Yo estuve con mi marido y mis hijas un fin de semana y quedé encantada. Casi me vuelvo rural. ¿Quién no se vuelve con tanto lujo en medio del campo? 

En los alrededores sólo hay naturaleza salvaje. El pueblo se llama Juan de Parres, es un pueblo asturiano muy parecido a todos los pueblos asturianos. Lo que no es tan típico es la casa o, mejor dicho, las casas porque son varias. Se nota que son casas recién construidas por mucho estilo rural que les hayan puesto. 

Los apartamentos son de unos sesenta metros, muy cómodos; aunque mi marido se quejaba de que fueran como un dúplex, es decir, dividido en dos platas. Al ser un apartamento esperaba encontrarse un piso. 

Yo estuve en mi salsa. Tenía dos habitaciones en la planta superior y una cocina, salón y terraza más dos cuartos de baños en la planta inferior. La cocina tenía de todo. La vitrocerámica de la cocina era mejor que la que tengo yo en mi casa y casi lo mismo puedo decir del microondas. 

Os recomiendo los Apartamentos Buena Vista. Te quedan cerquita de los Picos de Europa y también bastante cerca de las playas de Cantabria. Fuimos un día. Yo no vivo sin una playa cerca. 

Estos apartamentos están muy bien para unas vacaciones en familia. Tienes de todo para divertirte y los jardines están muy cuidados. Realmente, está todo bien cuidado y limpísimo. Las toallas y las sábanas te las cambian a diario sin necesidad de decirles nada. En los Apartamentos Buena Vista el turismo rural es de lujo. 

La cocina me encantó. Era en plan bien. Nada de muebles de Ikea. Tenía unas alacenas de madera de la buena que te venían ganas de llevarlas para tu casa. Me gustó mucho también la mesa con sillitas que había al lado de lo que era la cocina. Era perfecta para comer en familia como en tu casa.

martes, 23 de agosto de 2016

Mis vacaciones salvajes en Mallorca



La Cala Deiá, Palma de Mallorca me pareció sencillamente de postal. Es preciosa. Estuve por allí con mi marido en uno de nuestros viajes románticos. Es una cala apartada del mundanal ruido y sin hoteles cerca. Parece imposible que esté en Mallorca, donde abunda cada día más el ladrillo por todas partes. Esta cala es naturaleza salvaje. 

Lo malo es que llegar a la Cala Deiá, Palma de Mallorca supone un viaje de coche que a mí se me hizo largo. Mi marido quería ir porque le habían contado maravillas de la cala, pero no creo que vuelva. Me niego a volver a andar una hora larga tras dejar el coche en la carretera. Mi marido es muy andador, pero servidora no, y menos en unas sandalias con taconazo. Cuando llegamos a la cala, me tiré en la arena por pura necesidad. Estaba muerta de mis pies doloridos. 

No me extraña que la playa sea de las más tranquilas de todo el archipiélago. Pocos se apuntan al viaje en coche y a una hora larga de caminata para llegar al fabuloso arenal. Nosotros pasamos toda la tarde. Necesité el tiempo para reponerme de lo que había andado y para mentalizarme a volver a andar como una peregrina. 

El agua estaba cristalina. Tenía que estarlo porque por allí no había un alma viva. Estuvimos solos. Tan solos estábamos que pudimos practicar nudismo sin problemas. Mi santo decía que estaba prohibido desnudarse. Estaría, pero, al no haber nadie, se podía quedar una sin bikini. Estabas más sola que en tu casa cuando no hay nadie. 

Os recomiendo la Cala Deiá, Palma de Mallorca. Es bonita y estarás sola. Me parece una cala perfecta para enamorados un tanto hippys. Os recomiendo también no ir con taconazos. El camino es para calzado de hacer senderismo, no para calzado de ir de boda. A mí los tacones casi me destrozan los pies para el resto de mis días.

Mis vacaciones más románticas



En el Hotel El Montanyà Resort, Seva, de Barcelona pasamos unos días románticos inolvidables. Es una pena que nos haya salido un poco caro porque pocas cosas iban incluidas en el precio. 

El Resort es muy completo, cuenta con lo que es el hotel, apartamentos,restaurante, terraza, piscina, un pabellón para hacer deporte, parque infantil, una pista de tenis, un campo de fútbol con hierba artificial, pista de arena, supermercado, un campo de fútbol con hierba normal, zonas boscosas, parking... Tiene todo lo que necesitas para entretenerte en tus vacaciones y más. 

Mi marido y yo hicimos el circuito hidrotermal de hora y media que fue maravilloso para nuestros cuerpos. Me dejó nueva. Mi santo no quería apuntarse, pero acabó por agradecérmelo. Se quitó mucho cansancio de encima. 

Queríamos aprovechar tanto el tiempo que ni nos molestamos en salir a cenar fuera. Nos quedamos en el restaurante del hotel. Tal vez hubiéramos ahorrado de ir a otro restaurante porque en el del hotel te cobran a parte las bebidas. 

Nuestra habitación era grande. Mi marido quería coger un apartamento, pero no no estaba para cocinar. Por mucho que diga que cocina él, acabo haciéndolo yo siempre. Prefiero quedar en una habitación e ir a comer fuera. 

El desayuno era tipo buffet y muy variado. Te ponían de todo. En mi vida había visto tantos fiambres juntos y la bollería industrial era también muy variada. Por haber hasta había algún plato caliente tipo huevos revueltos, ese tipo de manjares mañaneros que les gustan mucho a los turistas extranjeros. 

Apenas salimos del complejo hotelero. Mi marido quería ir hasta el parque natural del Montseny, peor yo me negué. me sobraba con la naturaleza boscosa que había en el hotel a modo de jardín silvestre. Era lo más romántico que nos encontramos por allí. 

Como os decía, pagamos bastantes extras. Sólo teníamos acceso libre a la piscina climatizada, a las pistas de tenis y al gimnasio, justo lo que menos frecuentamos. 

Nuestra habitación era de las mejores, de las más grandes. Tenía bañera con hidromasaje, terraza orientada al sol, carta de almohadas, conexión wi fi y todo tipo de comodidades en las que se incluían un buen aire acondicionado para que no te asaras. 

Os recomiendo este hotel. Tiene muchas actividades organizadas, pero también puedes organizarte por tu cuenta. Nosotros no necesitamos animación. Nos animamos solos. Fue un fin de semana muy romántico en una habitación de hotel con unas vistas maravillosas. Volvería sin pensarlo dos veces aunque me salió algo caro.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Mis vacaciones cerca de la playa en Valencia

Hay hoteles que están cerca de la playa en Valencia que no salen muy caros. Tal es el caso del Ilunion Valencia 3, un tres estrellas más que digno para unas vacaciones de sol y playa en familia. Nosotros estuvimos con mi suegra y las niñas. Era justo lo que buscábamos: un hotel sencillo cerquita de la playa. Mis hijas quieren todo a mano. 

Nos dieron un par de habitaciones grandes y con vistas al mar. Nos quedamos con la que era un poquito más amplia. La otra se la quedó mi suegra. Ella se quejó de su cama. Las nuestras, en cambio, eran comodísimas. Dormí mejor que en mi casa. 

Esperaba que hubiera bastante ruido porque el hotel estaba hasta los topes, pero no era para tanto. Se dormía bien, sobre todo cuando estabas cansada tras una jornada de sol, playa y tiendas. 


El Ilunion Valencia 3 está muy bien. Te ofrece piscina al aire libre que está siempre a tope de gente, un centro de fitness al que fui un día y WiFi gratuita en todas las instalaciones habitaciones incluidas. 

Las habitaciones del Ilunion Valencia 3 tienen una decoración de estilo nórdico Ikea en tonos claros y disponen de un aire acondicionado que funciona bien, suelo de parquet, un televisor de pantalla plana con canales vía satélite... 

El cuarto de baño tenía ducha y bastantes artículos de aseo gratuitos y un secador de pelo atado en corto. Tuve que llamar a recepción para que vinieran a soltarlo un poco. Tal como estaba era imposible secar el pelo. 

Nuestras dos habitaciones tenían unas vistas impresionantes a la ciudad y a la playa. Fue lo que más me gustó. También me gustó que nos dejaran una botella de agua mineral de bienvenida gratuita. 

Desayunamos en el hotel toda la semana. El Ilunion Valencia 3 sirve un desayuno buffet todos los días con todos los manjares mañaneros muy ordenaditos y abundantes. También quedamos a comer y a cenar porque el hotel ofrece platos a la carta, como la paella valenciana tradicional que tanto pedía mi suegra siempre. Además, se preparan menús especiales para celíacos y personas con intolerancias alimentarias. Esto me vino muy bien para mi niña grande. Tiene intolerancia al gluten, una intolerancia que le descubrieron este año y que nos está encareciendo mucho la vida. 

Os lo recomiendo. Este hotel tiene una terraza junto a la piscina preciosa. Era donde yo leía la prensa. El Ilunion Valencia 3 está a menos de 10 minutos de caminata de un centro comercial y de una zona de restaurantes. La estación de metro Beniferri se encuentra a unos 250 metros y hay una parada de autobús cercana que enlaza con el centro de la ciudad de Valencia en unos diez minutos. No hace falta que vayas al centro porque por los alrededores del hotel tienes tiendas de sobra donde gastar tu dinero y ser feliz. 

La desventaja de este hotel es que no tiene parking gratis. Tienes que pagar un suplemento. Debería ser gratis.

lunes, 15 de agosto de 2016

Mis vacaciones baratas en Isla Mauricio

Los Apartamentos Be cosy en isla Mauricio sólo tiene tres estrellas, pero están bastante bien. Nosotros estuvimos un fin de semana. Íbamos a la boda de unos amigos que se celebraba justo en este complejo hotelero. 

Están en Trou aux Biches y a menos de diez minutos en coche de la bonita localidad costera de Grand Baie. Es una zona en la que no te aburres. Hay bastante gente y, si no te gusta intimar con extraños, siempre puedes ir de tiendas, la cosa que más feliz nos hace a muchas mujeres. En los alrededores de los apartamentos encuentras tiendas de moda, galerías de arte, centros comerciales, centros náuticos, restaurantes, un montón de bares, discotecas, etc, etc, etc. Las tarjetas de crédito de mi santo casi lloraban por los gastos locos que hicimos. 

Me encantó la impresionante bahía que se veía desde nuestra habitación. Te levantaba la moral asomarte a la ventana por las mañanas. Nosotros alquilamos un apartamento completo en Be Cosy. Había unos estudios muy monos, pero yo quería amplitud. Las estrecheces de espacio acaban con los matrimonios. 

Nuestro apartamento tenía aire acondicionado, terraza y todas las comodidades habidas y por haber. Merecía una estrella más por lo menos. La limpieza era perfecta. Te lo dejaban todos los días limpio como los chorros del oro. También destacaría lo bien que funcionaba la conexión wifi y lo bien que nos vino una plaza de aparcamiento estaba incluida en el precio. No nos salió nada caro. 

El complejo de apartamentos cuenta con una piscina con tumbonas y sombrillas para ofrecer el máximo de bienestar. 
La playa, muy cerca, permite realizar numerosos deportes náuticos, como vela, buceo, pesca mayor, etc. 

Un bar y un restaurante en los que podrás degustar la cocina tradicional de la isla completan la oferta. 

Para garantizar tu bienestar, nuestro representante local te visitará durante tu estancia para aconsejarte sobre las actividades y excursiones que se pueden hacer en la región.

viernes, 12 de agosto de 2016

Mis vacaciones bien informadas

TripAdvisor es una web en la que encuentras opiniones de otros viajeros. Yo no soy muy de hacer caso a lo que dicen, pero mi marido suele entrar en esta web para hacerse una idea sobre los hoteles donde nos vamos a alojar. He de decir que no siempre las opiniones recogidas en TripAdvisor coinciden con la realidad. Hay muchas opiniones de gente que opina para fastidiar. Yo creo que algunas deben estar escritas por hoteles y restaurantes de la competencia. En los negocios, igual que en el amor y en la guerra, todo vale para algunos. 

Como os decía, no suelo entrar mucho en esta web, pero algunas veces sí lo hago. Por ejemplo, para informarme sobre restaurantes. La otra semana estuvimos en Santander y no acerté mucho con la información de los usurarios de TripAdvisor. Fuimos a un restaurante que recomendaban todos y resultó ser casi desastroso. 

En TripAdvisor no sólo puedes consultar opiniones. También puedes comparar precios y hacer reservas. Es para esto último (lo de los precios y las reservas) para lo que os recomiendo esta web. Siempre viene bien que te resalten un hotel o un restaurante con un precio barato. 

Lo que no viene bien es que te salga siempre una pantallita invitándote a darte de alta. me agobia. Creo que es justo por eso por lo que no me doy de alta. ¿Para qué? La información está accesible sin inscribirte y, aunque te inscribas y opines, no te pagan las opiniones. Esto es una desventaja. No entiendo como encuentran gente para escribir gratis. Como dice mi suegra, gratis no se deben dar ni los buenos días. 

Hablando de opiniones, me hace gracia que los responsables de hoteles y restaurantes contesten las críticas negativas. No deberían darles tanta importancia. Están tirando dinero en pagar a una persona que vaya contestando a los protestones. Una crítica negativa muchas veces es un aliciente para ir a un negocio. A mí cuando me dicen que un restaurante es malo me vienen ganas de ir a comprobarlo.

sábado, 6 de agosto de 2016

Mis vacaciones locas en el Hotel Azul

El Hotel Azul está muy cerca de la playa, lo cual es una ventaja cuando vas en plan de vacaciones de sol y playa, aunque en Cantabria poco sol hay. Nosotros nunca acertamos con los días de sol. Raro es que no nos toquen días de lluvia cuando vamos por Suances y alrededores. 

Este hotel es un dos estrellas bastante cutre, sobre todo en mantenimiento y en limpieza. Los suelos de nuestra habitación acabé limpiándolos yo. Le dije a la camarera de habitación que quería más limpieza y me contestó que estaban hasta los topes de trabajo y eran pocas empleadas. Por eso opté por ocuparme yo misma de la limpieza de la habitación y del cuarto de baño. 

La habitación era amplia, con ciertas comodidades y buenas vistas. Lo que no era cómoda era la almohada de nuestra cama. Era como si no la tuvieras por el poco relleno que tenía. A mí me daba igual, pero a mi marido no. Tuvieron que traerle una más para ponerla encima de la otra y conseguir así una almohada a su gusto. 

Lo mejor del Hotel Azul de Suances son los desayunos. Te ponen mucha variedad. Por poner hasta tienen yogures de varios sabores, además de los naturales que siempre tomo yo por la mañana. Zumos, cereales, bollería industrial, fiambres y demás los sirven en cantidades generosas. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar el Hotel Azul. Los hay mejores, sobre todo en lo que se refiere a las piscinas. Este hotel tiene una piscina pequeña que cuando estuvimos nosotros no se podía utilizar. Estaba en obras. En todo caso, yo nunca me metería en aquellas aguas. Vi unas algas flotando que me revolvieron el estómago. 

Hablando de obras hay que decir que el Hotel Azul necesita una reforma total. Se ve viejo por dentro, sobre todo en lo que se refiere a cuartos de baño y suelos. También deberían mejorar la conexión wi fi. Era malísima.

El hotel que más animó a mis hijas

En el Meliá Jardines del Teide no te aburres. Tienen muy buena animación tanto para niños como para adultos. A mí lo que me interesaba era la animación para niños. Mis hijas se entretienen mucho con los espectáculos que organizan para los más pequeños de la casa en los hoteles y a nosotros nos sirven para tener una cena romántica o un poco de tiempo para otro tipo de ocio. 

Bueno, lo de la cena romántica no nos fue muy bien. Fuimos al restaurante del Meliá Jardines del Teide y casi nos asamos. El aire acondicionado más que frío echaba calor. Yo empecé a quitarme ropa y casi acabo desnuda. No aguanto nada bien las temperaturas altas. 

Este hotel tiene cosas mejorables. Por ejemplo, la comida para celíacos de su restaurante. No es nada variada. Unos amigos nuestros que tienen una niña celíaca se quejaban porque la cría tenía que comer siempre lo mismo. Otra cosa mejorable son los servicios que te prestan según pagues más o menos. Es el caso de la piscina, de la buena. No todos los clientes tenían acceso. 

Nos dieron una habitación amplia. Me gustó. Lo que no me gustó fue el trato del personal. Nosotros no teníamos culpa de sus problemas laborales. Podrían ponernos mejores caras y no mirarnos como si fuéramos los causantes de su mala situación laboral. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar este hotel. En la zona hay hoteles mejores que el Meliá Jardines del Teide. Sobre todo hay hoteles más cerca de la playa. Nosotros íbamos a la playa en un autobús que pasaba por delante del hotel. Un lío. Mi marido no quiso alquilar un coche y yo sin playa no vivo. 

Es un buen hotel para personas con dificultades de movilidad. Tiene rampas por todas partes. Lo que debería tener también es más limpieza. En el cuarto de baño encontramos cucarachas. Tuve que comprar productos de limpieza para limpiarlo yo misma a fondo.

martes, 2 de agosto de 2016

Mis vacaciones culturales en Budapest

El Bastión de los Pescadores en Budapest es un mirador situado en la colina de Buda, al oeste del río Danubio. Vale la pena visitarlo. Desde su cima se contempla la ciudad enterita. Mi marido se cansó de sacar fotos. Pensé que iba a quedar allí. 

Por la zona hay muchos restaurantes. Mi marido no le hizo ascos a la comida. Es de los que come cualquier cosa. Me convenció para ir a comer a un restaurante de la zona. Le trajeron un una tartaleta de salmón que devoró, el segundo plato fue una carne al horno en su punto que no era gran cosa. Lo digo porque yo también la pedí y la dejé casi entera. Y los postres basados en espumas y mus de chocolates no estaban muy para chuparse los dedos, aunque eran lo mejor de la comida. La repostería no es el fuerte de los cocineros húngaros. 

Volviendo al Bastión de los Pescadores, este lugar es principalmente un mirador, bonito, pero un mirador. Parece un fuerte con una muralla que permite ver el Danubio y la parte de la ciudad que se llama Pest. os recomiendo visitarlo después de ir al Castillo de Buda. Así ganas tiempo porque te queda al lado. Cuando vas en plan turista cultural hay que estirar el tiempo para visitar todo lo que merece la pena. 

Se puede subir en autobús hasta el mirador, andando o el teleférico vertical de pared. Quisimos subir de esta ultima manera pero había una fila de mas de media hora de gente de todos los países esperando turno. Acabamos subiendo andando. Casi dejo las piernas. Menos mal que no llevaba tacones. 

Si volvemos, iré en autobús fijo. No me importa tener que esperar una hora a encontrar plaza en un autobús. Todo menos subir andando. Es muy cansado. 

No descartamos volver. A mi hija mayor le encanta hacer turismo cultural. Lo heredó de su padre. Siempre nos dice que quiere ir. Le encantan las fotos que quitó su padre del Bastión de los Pescadores.