martes, 23 de agosto de 2016

Mis vacaciones más románticas



En el Hotel El Montanyà Resort, Seva, de Barcelona pasamos unos días románticos inolvidables. Es una pena que nos haya salido un poco caro porque pocas cosas iban incluidas en el precio. 

El Resort es muy completo, cuenta con lo que es el hotel, apartamentos,restaurante, terraza, piscina, un pabellón para hacer deporte, parque infantil, una pista de tenis, un campo de fútbol con hierba artificial, pista de arena, supermercado, un campo de fútbol con hierba normal, zonas boscosas, parking... Tiene todo lo que necesitas para entretenerte en tus vacaciones y más. 

Mi marido y yo hicimos el circuito hidrotermal de hora y media que fue maravilloso para nuestros cuerpos. Me dejó nueva. Mi santo no quería apuntarse, pero acabó por agradecérmelo. Se quitó mucho cansancio de encima. 

Queríamos aprovechar tanto el tiempo que ni nos molestamos en salir a cenar fuera. Nos quedamos en el restaurante del hotel. Tal vez hubiéramos ahorrado de ir a otro restaurante porque en el del hotel te cobran a parte las bebidas. 

Nuestra habitación era grande. Mi marido quería coger un apartamento, pero no no estaba para cocinar. Por mucho que diga que cocina él, acabo haciéndolo yo siempre. Prefiero quedar en una habitación e ir a comer fuera. 

El desayuno era tipo buffet y muy variado. Te ponían de todo. En mi vida había visto tantos fiambres juntos y la bollería industrial era también muy variada. Por haber hasta había algún plato caliente tipo huevos revueltos, ese tipo de manjares mañaneros que les gustan mucho a los turistas extranjeros. 

Apenas salimos del complejo hotelero. Mi marido quería ir hasta el parque natural del Montseny, peor yo me negué. me sobraba con la naturaleza boscosa que había en el hotel a modo de jardín silvestre. Era lo más romántico que nos encontramos por allí. 

Como os decía, pagamos bastantes extras. Sólo teníamos acceso libre a la piscina climatizada, a las pistas de tenis y al gimnasio, justo lo que menos frecuentamos. 

Nuestra habitación era de las mejores, de las más grandes. Tenía bañera con hidromasaje, terraza orientada al sol, carta de almohadas, conexión wi fi y todo tipo de comodidades en las que se incluían un buen aire acondicionado para que no te asaras. 

Os recomiendo este hotel. Tiene muchas actividades organizadas, pero también puedes organizarte por tu cuenta. Nosotros no necesitamos animación. Nos animamos solos. Fue un fin de semana muy romántico en una habitación de hotel con unas vistas maravillosas. Volvería sin pensarlo dos veces aunque me salió algo caro.