lunes, 29 de agosto de 2016

Mis vacaciones más gloriosoas



Un buen alojamiento en el centro de Málaga es el apartamento Doña Gloria. Yo estuve con mi marido y con las niñas y me sentí casi como en mi casa. Digo casi porque había elementos en la decoración que yo nunca hubiera puesto en mi casa. Me refiero a los baúles con una correa con hebillas a modo de adorno que había colocados en el sitio de mesas auxiliares. No me gustaron nada. 

Por lo demás, el apartamento está muy bien. Es luminoso y está decorado en tonos cálidos lo cual acentúa todavía más su luminosidad. Este apartamento tiene dos habitaciones, un salón, una cocina con todo lo que necesitas para cocinar y un cuarto de baño con lo sanitarios nuevos. 

Nosotros cocinamos para ahorrar dinero en restaurantes. Puedes hacer la compra en varios supermercados de precios baratos que te quedan cerca. La zona tiene mucha vidilla. Se nota que estás en el centro de Málaga. 

Es un alojamiento perfecto para hacer turismo. A unos 900 metros está la catedral de Málaga y a 10 minutos de caminata el Museo de Picasso. al museo fuimos dos veces: una vez solos y otra vez con las niñas. A la mayor le encantan la pintura. Por eso la llevamos a los museos más importantes. Nunca es demasiado pronto para que una niña aficionada a la pintura conozca las obras de los pintores famosos. 

Os recomiendo el Apartamento Doña Gloria si estáis interesados en visitar museos, comer las mejores tapas y salir de compras. El apartamento es precioso y lo tienen muy limpio. El personal que nos atendió a nosotros era muy amable. 

La decoración del apartamento está entre lo vintage y lo de Ikea. Me gustó, quitando el detalle de los baúles que os conté. Las camas son muy cómodas, pero, según mi marido, con un toque cursi. Lo decía porque los cabeceros eran de polipiel blanca. Es decir, tenían un tapizado que les daba un aire de camas femeninas pensadas para chicas solteras.