jueves, 28 de abril de 2016

Entre Praga y la comida cara de Madrid

1

Praga es la capital de la República checa, una ciudad preciosa que he descubierto hace poco en un viaje con mi chico. Nunca olvidaré la ciudad de las cien torres, una ciudad llena de puentes, palacios y torres. Las torres parece que se multiplican por todas partes. 

El nuestro fue un viaje muy romántico que espero repetir pronto. Me quedaron ganas de volver a pasear de noche por el puente Carlos sobre el río Moldava. Había más parejas haciéndolo, pero yo me sentía como si no hubiera multitudes. 

La ciudad vieja de Praga es muy bonita. Lo mismo puedo decir de Josejov, el barrio judío. Mi chico se empeñó en ir a ver el viejo cementerio. Yo no quería ir porque las tumbas, panteones y demás me deprimen, pero, es un cementerio tan bonito, que no te entra la pena. También quería entrar en las sinagogas. No entramos porque visitar los interiores de seis sinagogas me parecía una barbaridad. 

Me gustó mucho el edificio de la Casa Municipal, un edificio art nouveau muy interesante. Lo mismo puedo decir de la torre del viejo ayuntamiento con su famoso reloj astronómico. 

Lo que no me gustó fueron las esculturas gigantes de David Ceruy en las calles. Eran armatostes feos que interrumpían mucho la circulación de peatones. David Ceruy será un escultor muy famoso en la República checa, pero sus esculturas no son de mi gusto. 

Os recomiendo visitar Praga. No debes perderte un paseo en el barco Jazz con música en vivo. Tampoco debes perderte las tiendas de decoración y diseño en Pavilion, un centro comercial ubicado en una vieja fábrica. Yo aproveché para comprar recuerdos para toda la familia y también para algún amigo. No me salieron muy caros. 

Como os dije, pensamos volver pronto. Me apetece volver a pasear por las calles de Praga, sobre todo por las de su parte antigua. Tienen mucho encanto. 

La comida típica de Praga fue más del gusto de mi marido que del mío. Lo que más se come en Praga es el pato o cerdo asado con crudités y una ternera asada con salsa de nata que me sentó como un tiro. Era muy fuerte para mi delicado estómago. Lo que me gustó fue la cerveza. Es una cerveza bastante distinta en sabor a la cerveza española.

---------------------------



2

El Restaurante Rubaiyat en Madrid es un restaurante que no me gusta mucho. Para empezar su ambiente no va conmigo. Siempre que fuimos estaba lleno de viejos. Parecía un asilo. Yo necesito gente joven a mi alrededor para sentirme bien. No aguanto al personal hablando de sus achaques en la mesa vecina. 

Las carnes que preparan están buenas. Son carnes argentinas que están blanditas. Por eso vamos alguna vez. No me gustan las carnes duras y en este restaurante las carnes se dejan comer bien. 

Es una pena que esas carnes que cortan en trozos pequeños, pero no muy pequeños no te las sirvan en platos más llenos. Las raciones son pequeñas. Con un solomillo dan de comer a cuatro personas o más. 

El entrante que más me gusta de este restaurante es la Empanada Salteña de Solomillo al horno de barro con ensalada verde. Está que te chupas los dedos y no es muy cara. La última vez nos cobraron 9,5 euros por cabeza. Digo que no es muy cara en comparación con otros platos. Por el Lomo de Bacalao Salvaje a la parrilla con cebollitas y patata al horno me clavaron 32 euros. Casi me desmayo cuando vi la factura. Por cierto, las cebollitas le sobraban. Estropeaban el sabor del bacalao. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar el Restaurante Rubaiyat en Madrid. Es un restaurante muy caro. Tal vez por eso va gente tan mayor. Debe ser que los viejos tienen más dinero que los jóvenes. Por lo menos en Madrid. Lo que más me gusta de este restaurante es un postre que llaman Hojaldre Rubaiyat con dulce de leche y crema de vainilla. Está que te chupas los dedos. Mis hijas querían repetir, pero había que pensarlo por el precio. 

La carne de este restaurante procede directamente de la hacienda del grupo Rubiyat en Brasil. Las hacen artesanalmente a la parrilla de carbón. la bodega la tienen muy bien surtida. Tienen unas 800 referencias mundiales en vinos.

martes, 26 de abril de 2016

Mis viajes a Barcelona

El Hotel Everest sólo tiene una estrella, pero su ubicación es tan buena que casi merece la pena, sobre todo cuando viajas sola y no quieres gastar mucho dinero en un alojamiento. Está junto a la Sagrada Familia y el Hospital de Sant Pau, en plena ruta del Modernismo Catalán, una zona muy concurrida por los turistas. 

Lo mejor del hotel, además de su ubicación, es la amabilidad del señor que está en recepción. Te recibe como si fuera un hotel de cinco estrellas. Es un encanto. 

El hotel es mejorable, por supuesto, pero no tanto en habitaciones y cuartos de baño como en limpieza. Casi me muero cuando vi las toallas sucias. Les pedí que me las retiraran del cuarto de baño y que no me trajeran otras. Preferí salir a comprar toallas para mí, unas toallas que les dejé de recuerdo. No se le ponen a nadie las toallas viejas y con manchas. 

Lo mismo puedo decir de las sábanas. La colcha muy limpia y muy blanca. Las sábanas no tan limpias. Las lavarían, pero tenían manchas. Un asco. Tuve que comprar también sábanas limpias. Iba a dormir una noche y no en aquellas sábanas. 

La habitación era sencilla. Estaba pintada de blanco, tenía una cama grande con cabecero de color cerezo a juego con el color de las puertas. El cuarto de baño era tan sencillo que recordaba los aseos de las estaciones de autobuses. Azulejos blancos y baratos, pileta de pie, espejo de todo a cien, ducha sin mampara y sin cortina, grifos sencillos, suelos de baldosa. 

Pese a sus desventajas, os recomiendo el Hotel Everest en Barcelona tanto por su ubicación como por la amabilidad de sus empleados. Ellos hacen lo que pueden con los límites presupuestarios que les imponen los directivos del hotel. Es lo que pasa cuando se ofrecen precios tan baratos. El Hotel Everest es uno de los hoteles más baratos que hay en la ciudad condal. Cobrando tan poco no se pueden dar unos buenos servicios a los clientes.

Viajes para comprar artesarnías

La Casa de las Artesanías de Mogarraz en Salamanca es una casa que recoge una amplia muestra de las artesanías de la zona. Yo fui con mi madre. Ella es una entusiasta de esas pequeñas cositas que hace la gente en sus casas casi y sin ayuda de procesos automatizados. 

Está en la plaza mayor de Mogarraz, un pueblo precioso que conserva el encanto de antaño en sus calles y en las fachadas de sus casas. 

Es más grande de lo que parece. En la planta baja, está la recepción y una surtida tienda de souvenirs originales y productos artesanos de la zona que puedes comprar. Mi madre compró cantidad de cosas. Siempre compra artesanías para decorar su casa. 

En la primera planta varias salas muestran la joyería tradicional de toda la vida y todo lo que tiene que ver con el oficio de zapatero. 

En la segunda planta se dedica un espacio amplio al del bordado tradicional, sus técnicas y motivos más bonitos. También hay dos estancias que reproducen una sala de otros tiempos y una alcoba típicas, decoradas como lo estuvieron en su día. 

Finalmente, en la parte alta, una especie de ático, se explican las diferencias entre los diversos trajes tradicionales de la provincia de Salamanca y te ponen un interesante audiovisual para todos los que estén interesados en los trajes típicos. 

Os recomiendo visitar la Casa de las Artesanías de Mogarraz en Salamanca. Es más que un museo. Lo que me encanta de esta casa es que puedas comprar objetos muy parecidos a los que ves en los expositores de las salas. Esto está muy bien. Los demás museos deberían tomar nota y vender réplicas de los objetos que exponen. Yo me compraría una copia de un Velázquez del Museo del Prado si me la vendieran. 

Cuando fui con mi madre a esta Casa de las Artesanías de Mogarraz en Salamanca había turistas que iban directos a la tienda y no miraban ni la mitad de las estancias. A la gente le gusta comprar artesanías.

lunes, 25 de abril de 2016

Con mi marido en el Café de París en Praga

Comemos en un restaurante chic
y tú cuentas los euros
mientras yo no devoro
el entrecot que lleva
patatas muy sabrosas.

¿Tendrás dinero, amor mío,
para pagar la cena
o iremos a la cárcel
por estafar a un chef?

Dices que el cash te llega
y empiezo a comer
un trozo de patata
cocida en salsa puré.

Czech Airlines

Me voy a Praga contigo
y casi siento un martirio
en un avión amarillo
que me sacude la vida.

Llego al hotel mareada
y tú ya quieres hacer
turismo de sinagogas
y visitar galerías
llevándome de alumna
fashionista al Pavilion.

Vete solo, amor mío,
que te llevará el avión.

domingo, 24 de abril de 2016

Letizia vestida de Reina antigua

 Las manoletinas abiertas por delante son muy cómodas. Las venden en Alcampo. Yo compré unas blancas. También las había en negro y en marrón, pero la bonitas eran las blancas. No parecen que sólo costaran 8,99 euros.

Las puse el otro día para salir a cenar con mi chico. Quería ir cómoda y no me importaba que se viera nuestra diferencia de altura. Una mujer bajita también es muy mona, y no lo dijo porque la bajita sea yo.

Fui comodísima. hacía calor y mis pies iban libres y aireados. Por delante las manoletinas están abiertas y, además, tienen un calado en su piel simulada que contribuye a darles mayor frescor aún a los pies.

Estuve tentada a comprar unos zapatos destalonados, también sin tacones. Los dejé porque eran un poco más caros. Costaban 10,99 euros. No es que fueran muy caros, pero, comprando las manoletinas me quedaban unos euros para el desayuno. Una es muy apañada.

Os recomiendo las manoletinas abiertas que venden en Alcampo. ¡Son chulísimas!

sábado, 23 de abril de 2016

Un turismo gastronómico distinto

1

Mi hermana comparte su comida sobrante sin arrugarse. Yo no soy tan echada para adelante. me da un poco de corte sacarle fotos a las lentejas que me sobran y colgarlas en una web como yonodesperdicio.org para que las vea todo el mundo mundial y alguna persona decida pedirme unos platos de lentejas. 

Aún así, alguna vez he compartido algún bizcocho y otros dulces que me trae mi madre y que no se comen. Me da pena tirarlos. Hay gente que anda mal de dinero y necesita comida. 

Necesitas registrarte en yonodesperdicio.org para poder participar en su red social. Te comunicas con otros usuarios y ellos se comunican contigo. También te vale para hacer amigos, además de para compartir manjares. 

Esta web está muy bien, tanto para la gente que comparte comida con particulares como para los que quieren darle comida a entidades sin ánimo de lucro de sus barrios. Tienen un listado de ONGs que reparten comida. Es otra opción. 

Os recomiendo yonodesperdicio.org. Tienen trucos, recetas, productos de todo tipo que la gente te da gratis siempre que vayas a buscarlos a sus casas. La gente que ande mal de dinero, tiene un sitio web para agenciarse la comida por la patilla. Hay comida gratis en todas las ciudades. Sólo tienes que echarle valor y comer cosas que han pasado por otras despensas. Mi madre, por ejemplo, no lo hace. El otro día fue a la casa de mi hermana y le tiró todo lo que tenía de yonodesperdicio.org. Mi progenitora sólo come lo que sale de un supermercado. Es muy desconfiada. 

No es el caso de desconfiar. La web yonodesperdicio.org es seria. Ni mi hermana ni servidora hemos tenido malas experiencias, al contrario. La gente es muy maja. 

Lo que no me gustan mucho son sus trucos para que los alimentos duren mal tiempo o para reciclarlos. Reconozco que soy de comer las cosas muy frescas, sobre todo la fruta. Prefiero comprar sólo los plátanos justos a hacerles remedios para que se puedan comer durante tres semanas.

--------------------------------------



2

La exclusiva Logística Social es una especie de empresa de vendedores ambulantes que cuidan de los mayores dispersados por los pueblos y aldeas de la provincia de Soria. Les llevan productos de primera necesidad a precios de supermercado. Todo un detalle. 

La empresa trabaja sobre pedidos. Es una empresa, por supuesto. Lo de la logística social es una manera de diferenciarse del vendedor ambulante individual que va de aldea en aldea vendiendo con una furgoneta los productos que demandan sus clientes. 

Estos de La exclusiva les cobran a las tiendas unas comisiones por venderles sus productos a los viejecitos de la Soria rural. Les llevan comida, catering, electrodomésticos y todo lo que necesiten. Los pedidos se hacen por teléfono, por correo electrónico o metiendo la lista de la compra en unos buzones que han puesto por los pueblos que recorren. hacen las rutas cinco días a la semana, es decir, de lunes a viernes. 

Os recomiendo La exclusiva. Es una empresa que gana dinero ayudando a los ancianos que viven en la Soria más rural. Hablan con ellos, se hacen amigos y les llevan la compra diaria a un precio que no le supone un coste a mayores. Esto es toda una ventaja. Por supuesto, no hace falta que seas vieja para que te vendan lo que les pides. Mi tía vive en un pueblecito y le hacen la compra sin ser una señora mayor. Ellos lo que quieren es vender. No les importa que tengas veinte años o ciento veinte. 

Yo conocí La exclusiva Logística Social gracias a mi tía. Me preocupaba que se fuera a vivir a un pueblo alejado del mundanal ruido porque no tiene coche. ¿Cómo iba a hacer la compra? me quedé a cuadros cuando me contó que había una empresa que le hacía la compra, se la colocaba en la nevera y le ayudaba a hacer la lista de la compra. Yo no tengo esos servicios viviendo en una ciudad grande.

Mis vacaciones de helados en invierno, conventos y orinales

1

Los Lolo Polos Artesanos son unos helados que están muy buenos. Es una pena que sólo los vendan en Madrid. Tienen un pequeño local en Malasaña. Supongo que se expandirán cuando sean más conocidos. Su producto es ideal para ser franquiciado. 

Yo conocí estos helados gracias a mi hermana. Se preocupa muchos por la salud y no quería que sus hijos comieran los polos de toda la vida que te venden en bares, tiendas y supermercados. Dice mi hermana que tienen mucho azúcar. No le falta razón. Los Lolo Polos Artesanos también tienen azúcar, pero, como los hacen de manera artesana, como que le parecen mejores. 

Son polos artesanos hechos a mano con ingredientes frescos y cien por cien naturales. Esto se nota en su sabor. También notas que los hacen sin colorantes, conservantes, ni aditivos artificiales. 

Mis hijas los comen sin protestar. Son dulces, y esto es lo importante para ellas. No los comerían si los encontraras sosos. 

Los responsables de esta heledaría madrileña se toman su trabajo muy en serio. No es la típica heladería perdida en una calle olvidada de un barrio de Madrid más o menos conocido. Tienen web y actualizan mucho su perfil en el Facebook. Lo animan con concursos y les piden a sus seguidores ideas para meterles ingredientes nuevos a sus polos artesanales. 

Yo no he participado en ningún concurso. No suelo caer en esta técnica de marketing. Compro un producto porque me gusta, no por los regalos que pueda llevar aparejados. 

Os recomiendo estos Lolo Polos Artesanos. Están sabrosos. Los hacen con fruta natural triturada, exprimida y aromatizada con especias y hierbas naturales. Es una pena que no los vendan también sin azúcar. Mi cuñada y yo siempre discutimos sobre la cantidad de azúcares que tienen. Yo creo que llevan más azúcar que los polos industriales. La fruta tiene fructosa al por mayor. 

Lo que recomiendo más es la heladería. me gusta el local. Lo decoraron con colores blanco y rosa palo. Es un local muy enfocado hacia los más pequeños de la casa. Mis hijas y mis sobrinos se te meten en la heladería y en vez de pedir un helado pro cabeza te piden mínimo dos helados.

-----------------------------



2

El Parador de Trujillo está en un convento del siglo XVI que te hace sentir un poco monja entre sus paredes de piedra que han conocido otras realidades antaño. Está en la calle Santa Beatriz de Silva, 1, en Trujillo, una bonita localidad de la provincia de Cáceres. 

A mi chico le gustó mucho el ambiente monacal, tranquilo que hay en el Parador. Últimamente le gusta mucho la tranquilidad. A mí, en cambio, me gusta la vidilla, el jolgorio. 

Este Parador es ideal para pensar y agobiarte. Vas andando por sus bonitos claustros y te acuerdas hasta de las anécdotas de tu infancia. Mis hijas paseaban en silencio por los claustros. Yo no me lo creía. 

Nos quedamos a comer en el restaurante del Parador. Nos sirvieron una sopa de tomate al comino que me puso el estómago del revés. El tomate en sopa no me sienta nada bien. Nunca lo había comido así. La primera vez y la última. No pienso volver a repetir un plato de la dichosa sopa de tomate al comino. Más me gustó el cordero al horno. Estaba blandito y rico. Lo mismo puedo decir del cabrito al horno que pedimos al día siguiente. Las raciones eran generosas. Donde acortaban un poco era en los entrantes. Las lonchas de jamones ibéricos te las ponían contantes y en quesos con denominación de origen de la zona tampoco eran generosos. 

Mi chico se apuntó a una visita a Trujillo en coche de época con guía incluida. Yo quedé en el Parador. No me apetecía dar la nota. Tampoco fui de visita guiada a un recorrido de iglesias, Casa Museo Pizarro, castillo y murallas. Preferí quedarme en las tumbonas de la piscina leyendo. Mis hijas también se quedaron. Ellas nadaban y yo leía. 

Falta me hacía relajarme porque la habitación que nos dieron me puso de los nervios. Era una habitación grande que olía a monjas encerradas. La cama era inmensa, pero tenía un cabecero que metía miedo con unas imágenes religiosas. Sólo estuvimos dos días. Si llego a estar más tiempo, acabo en el psiquiatra. 

Nos os recomiendo el Parador de Trujillo. Es mejorable. Si le quitaran lo que tiene de religioso en su decoración, mejoraría mucho. Yo aquellos cabeceros de las camas los tiraba al punto limpio sin pensarlo dos veces.

------------------------



3

El Museo del orinal de Ciudad Rodrigo no me gustó mucho. Ver orinales por todas partes deprime. Tienen orinales de todo tipo: de metal, de plástico, metidos en una silla de madera, decorados con flores, decorados con motivos geométricos, con colores lisos, más oscuros... 

Yo fui a este museo que está en un edificio antiguo de Ciudad Rodrigo porque mi chico se empeñó. Le habían hablado de él y quería verlo. Se cansó de hacerles fotos a los orinales. 

No es un museo que tenga mucho éxito. Cuando fuimos nosotros sólo había dos o tres personas más mirando los orinales. Supongo que lo financiaran con las subvenciones de alguna administración pública. Con las entradas no tienen para mucho. 

Lo mejor de este museo es su edificio construido en piedra del siglo XVIII, que fue en su día parte del Seminario Diocesano San Cayetano de Ciudad Rodrigo (Salamanca). El museo ocupa ocho salas distribuidas en lade como yo me temía cuando vi el edificio pro fuera. Pensé que estaba lleno de orinales hasta el techo. No es el caso. al final, lo ves rápido. Nosotros en quince minutos ya habíamos visto todo lo que había que ver. 

Los orinales que más me llamaron la atención fueron los que tenían unas tapas como las potas. Era lo que parecían: ollas floridas. Los ponían en un escaparate de una tienda de ollas y se los comprarían para hacer un asado. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar el Museo del Orinal de Ciudad Rodrigo, en la provincia de Salamanca. Está situado en la zona monumental , concretamente en la Plaza de Herrasti s/n, junto a la catedral de Santa María y la muralla. Es fácil de encontrar. 

El Museo es original. Eso no se le puede negar. Pero, la verdad, es que hay museos de todo lo habido y por haber. La gente le echa mucha imaginación al asunto.

----------------------------




4

El Servigroup Marina Playa, Mojácar, es un hotel de cuatro estrellas ubicado en Mojácar. Hay otro hotel de la misma cadena, El Marina Mar, pero a mí me gusta más el Marina Playa. Manías mías. 

Este hotel está en la Urbanización Marina de la Torre, muy cerca del pueblo de Mojácar. Puedes ir andando. No te cansas nada con la caminata. A mí me gusta mucho la zona de playa de Mojácar. Es una zona tranquila para ir a comer o a pasear. Puedes acercarte en un autobús que pasa por delante del hotel. Nosotros íbamos en coche porque mis hijas no están acostumbradas a los autobuses. Son muy señoritas. 

El hotel es enorme. Cuando nos alojamos nosotros estaba hasta los topes. Era Semana Santa y la gente se sumaba al turismo de sol y playa aprovechando el buen tiempo. El hotel tiene 334 habitaciones, todas con terraza. Nos dieron a elegir entre una habitación con vistas al mar y otra con vistas al campo de golf. Pedí la que tenía vistas al mar. El golf no me gusta. Era una habitación de las mejores del hotel, con bañera de hidromasaje y con jacuzzi privado en la terraza. No te hacía falta ni bajar a la piscina. 

Aún así bajamos. Tenía tres piscinas de agua salada que estaban muy bien. La cuarta piscina era de agua normal. La gente iba más a las piscinas de agua salada. 

Os lo recomiendo. El Servigroup Marina Playa, Mojácar es perfecto para unas vacaciones de sol y playa en familia. Yo prefiero hoteles más tranquilos, menos concurridos, pero a mis niñas les encantan las multitudes. Están en su salsa en un hotel lleno de críos y con mucha animación para los más pequeños. 

Nuestra habitación tenía dos camas de 1,35 metros, casi de matrimonio de verdad. La decoración era sencilla y más funcional que lujosa. Los suelos eran de tarima. La habitación tenía un buen aire acondicionado y una calefacción que no hacía falta con aquellos calores, televisión plana grande y un minibar bien surtido. 

El baño era moderno, aunque no tenía mampara en la ducha. La eché en falta. Otra desventaja a destacar es que los amenities nos fueron algo escasos. Menos mal que había un secador de pelo que funcionaba bien. Me había dejado el mío en casa.

------------------------------------------------



5


La mejor fabada que he comido la preparan en el municipio de Colunga, en el Restaurante Vista Alegre. Es una fabada que hacen con chorizo, bacon, jamón ibérico, un poquito de mantequilla y un tiempo de cocción de tres horas largas. Así les sale tan rica. La fabada, como dice mi madre siempre, necesita tiempo para hacerse. Con prisas no consigues preparar una fabada rica. 

Me gusta mucho el local. Es un restaurante lleno de luz y la terraza que tiene es preciosa. Lástima que suele hacer frío. Por eso es mejor reservar una mesa dentro. Las mesas tienen manteles blancos muy limpios y las sillas también están forradas con telas de color blanco. En ese comedor interior hay una chimenea a modo de elemento decorativo. No parece que la enciendan nunca. 

Suele haber mucha gente para comer. Por eso es mejor hacer reserva. Todos piden su famosa fabada. También tienen otros platos. De hecho, hay una gran variedad de platos. Tienes para aburrir. 

Algunos platos me gustan más que otros. Por ejemplo, el Pulpo de Lastres a la gallega no me agrada demasiado. Yo tengo el paladar acostumbrado al pulpo a feira de mi Galicia natal. Lo mismo puedo decir de unas Cebollas rellenas de bonito que pide siempre mi suegra. Lo que sí me gustan son los Pimientos rellenos de marisco en salsa del piquillo y las deliciosas Almejas a la marinera, con las que te chupas los dedos. 

En pescados, los que probé me encantaron. La Merluza a la sidra está tan buena que les pedí la receta para hacerla en casa. No me salió tan rica como a ellos, por supuesto. También está bueno el Rape con salsa de oricios y del Bonito en rollo con patatas mejor no os hablo porque se me hace la boca agua al recordarlo. A mis niñas les encantó. 

Os recomiendo el Restaurante Vista Alegre. Es ideal para comer bien en familia, sobre todo cuando vas con niños porque tienen unos postres deliciosos. Mis hijas siempre quieren ir a restaurantes donde sirven postres ricos, como dicen ellas. En el Vista Alegre tienen de postre Souflé de natillas almendradas, 
Arroz con leche requemado, Biscuit de manzana y sidra sobre tulipa de canela con chocolate caliente. Mi favorito es el Arroz con leche requemado.

Mi restaurante favorito en Barcelona

El Restaurante Bistrot by Valkiria es un restaurante que siempre me sorprende con nuevos platos. Esto me gusta. Estoy un poco cansada de ir a un restaurante y encontrarme con los mismos platos que tenían la última vez. A mi chico, en cambio, no le gusta mucho. Dice que es poco tranquilo. Eso se debe a que suele estar hasta los topes de gente joven. Mi chico está más tranquilo rodeado de viejos. 

No es mi caso. A mí me gusta el ambientillo. La juventud me anima, sobre todo desde que he superado los treinta. La decoración es desenfadada, funcional, con suficiente espacio entre las mesas. No te sientes nada agobiada aunque haya mucha gente. Además, los camareros son muy amables. Te atienden rápido y te cobran más rápido aún. 

Otro motivo por el que soy una cliente habitual es porque siempre hay pescado fresco. Yo como mucho pescado. La carne casi no la pruebo desde que dijeron que las carnes rojas son malísimas. en este restaurante hay muchos pescados y muchas verduras. Justo por esto no les gusta a mis hijas. Tanto la pequeña como la mayor odian las verduras. 

Este restaurante es de los que se han apuntado al concepto de openkitchen. Me encanta ver a los dos cocineros cocinando a full. Es como estar viendo teatro dentro del restaurante. La última vez que estuvimos habían cambiado al jefe de sala por otro igual de majo. 

Os recomiendo el Restaurante Bistrot by Valkiria en Barcelona más que nada por su ambiente. Puedes ir a comer con personas desconocidas, establecer una relación y hacer networking. Por esto es por lo que va mi marido. No le gusta el restaurante, pero reconoce que hace buenos negocios en él. 

Este restaurante Bistrot se divide en zona restaurante y zona lounge, con sofás y sillones de lo más cool que he visto en mi vida. Son muy recomendables las cenas o comidas especiales que puedes organizar en este local. Te ofrecen Teambuildings y Workshops de Cocina.

lunes, 18 de abril de 2016

Regalos Día de la madre: un viaje a la India

Debes ir pensando en 
regalos para esa
madre que te dio la vida
ahora que se acerca
el día tan señalado
en el calendario 
de tiendas que te venden
desde un móvil a un libro.

Te sugiero un viaje
a la India o a Oriente,
un hotel de cinco estrellas,
un gigolo o un jinete.

No te asustes si te digo
que un divorcio le viene
a la madre que te quiere
como guantes en invierno.

Lo que más te recomiendo
a ti que tanto  te espantas
es un viaje a un lugar
único en el paraíso
de los lujos deseados.

domingo, 17 de abril de 2016

Viajes El Corte Inglés busca clientes mayores

Necesitamos mayores
de sesenta viajeros
para darles de regalo
el acompañante gratis
al destino que ellos quieran.

y trae a esa amante
que escondes y no enseñas.

Airbn te alquila una casa lejos de tu ciudad

Necesitamos clientes
que quieran alquilar casas
para pasar vacaciones
lejos de sus dulces hogares.

Descubrirás los lugares
más únicos del Universo
si te atreves a venir
con sólo una maleta.


viernes, 15 de abril de 2016

Mis vacaciones en la Sierra de Bernia

La Circular Sierra de Bernia es una de esas rutas de senderismo marcada para que no te pierdas. A mí tanto me da que le pongan marcas como que no se las pongan. El senderismo no es lo mío. Si lo practico alguna vez, es para sumarme a las excursiones de mi marido. 

Esta senda está en Alicante, en un entorno de paisaje protegido, con pinos y poco más. La zona norte de la ruta es la que es más verde. Es bonita. Me gustan las montañas que se ven desde algunas partes. 

No debes perderte el Fuerte de Bernia. Lo mandó construir Felipe II para defender todo lo que es la costa de la comunidad valenciana de los ataques de los moros. Tampoco debes perder una visita al pico más alto de la ruta. Tiene 1128 metros de altitud. Desde allí arriba ves todo lo que te rodea. Mi marido se cansó de hacer fotografías desde allí. Las vistas son preciosas. 

Como os decía, en el camino hay marcas blancas y amarillas para que no te pierdas. Esto hace que la ruta sea ideal para personas que no están acostumbradas a andar por el monte. Puedes ir sola sin temor a perderte. En todo caso, yo nunca iría sola. Es muy aburrido andar sola por los parajes solitarios de cualquier ruta de senderismo rural. Hasta te aburres cuando vas acompañada. 

Mi marido quiso atravesar un agujero que pasa al otro lado de la Sierra de Bernia. Pensé que moría. Me dió un ataque de claustrofobia horrible. Al final, llegue al otro lado con un dolor horrible de espalda porque tienes que ir agachada. Este agujero se llama el Forat. 

Os recomiendo la Circular Sierra de Bernia, una ruta marcada ideal para personas que se están iniciando en esto del senderismo. Vale la pena por los paisajes. Nosotros fuimos en primavera. Es cuando está todo más bonito y florido.

Mis vacaciones en la Galicia profunda

1

La Ruta A Fonte Santa - As Hortas en La Coruña es una ruta de senderismo que se me hizo eterna. Fui con mi marido, mi suegra y mis hijas. Mi marido decía que no era para tanto, pero yo pensé que no acababa en la vida. Cuando llegué al final, les dije que nunca más mis pies iban a pisar aquellos caminos. 

Temí perderme. La ruta está señalizada, pero ves el paisaje tan silvestre y te asustas. Empieza en la capela de Fonte Santa, en una zona de fuentes que dicen que tienen aguas medicinales. Mi suegra cogió unas botellas para tratarse los problemas de estómago y de piel. La ruta sigue por el río Iso. Caminas unos dos kilómetros por las orillas del río hasta llegar a una cuesta que a mí me dejó las piernas cansadas para una semana. Arriba, en el coto da torrente, ves todos los alrededores. Mi marido quitó fotos de las tierras de Pastoriza y de Arzúa. 

Cuando llegué a los Muiños de Roque, me vinieron ganas de llamar un taxi. Estaba que no podía más. Mi suegra, en cambio, estaba fresca como una flor. Le gusta el monte. Hubo que seguir andando. 

Pensé que nos habíamos perdido cuando aparecieron ante nosotros los Muiños de Roque. Allí paramos a comer algo. Después cruzamos el río Iso por un pequeño puente de madera que había y continuamos la ruta por unos caminos que discurrían entre invernaderos y cosechas de todo tipo. Por fin llegamos a Viñós. 

La ruta seguía unos kilómetros más. Me negué a seguir andando. Llamé un taxi y me fui para Arzúa, que era donde nos hospedábamos. Mi marido y mi suegra fueron por el Encoro de Portodemouros y a un sitio que se llama fervenza das hortas y que tiene unas escaleras para ver más de cerca unas cascadas del río. 

Sólo les recomiendo la Ruta A Fonte Santa - As Hortas en La Coruña a la gente que le guste andar por el monte. Es una ruta muy silvestre. A mí no me gustó.

----------------------



2

Hace unas semanas visitamos en familia el Museo de la Miel Enredo do Abelleiro, que está en las proximidades de Arzúa, en La Coruña. Fue toda una experiencia, aunque yo iba con todos los temores porque llevaba a mis hijas. Temía que me las picara una abeja. Afortunadamente, no pasó tal cosa. Mis hijas regresaron a casa sanas y salvas y yo regresé con varios tarros de miel que compré en la tienda del museo. 

Nos lo pasamos muy bien. La visita era guiada. Te explican todo el proceso de la creación de la miel con todo tipo de detalles. El señor que hacía las explicaciones tenía más paciencia que un santo. Contestó todas las preguntas que le hizo mi suegra. Es muy preguntona la pobre. 

A mí no me interesaba mucho la fabricación de la miel. Lo único que me interesaba era comprar unos cuantos tarros de miel buena para regalar y regalarme. Aún así, me parecieron bonitas las colmenas donde tenían metidas las abejas. Eran muy pintorescas con sus tejados de madera a juego con el resto de la colmena. 

Os recomiendo el Enredo do Abelleiro, un museo de la miel que está en una ruta de senderismo abierta recientemente. Me refiero a la Ruta A Fonte Santa - As Hortas. Este museo está rodeado de un paisaje muy verde, muy de la Galicia profunda. 

La visita no es gratuita. Te cobran dos euros como mínimo. Si quieres una visita guiada como la nuestra el precio sube a los 10 euros por persona. Tienen precios especiales para grupos. Cuando fuimos nosotros había un colegio que seguro que no pagaba mucho. 

Este museo está bien para las personas interesadas en el fabuloso mundo de las abejas. Te explican la apicultura de nuestros antepasados, así como la diversidad de productos y métodos de la apicultura de nuestros días. Este museo no es fácil de encontrar, sobre todo si no conoces la zona. Está en las proximidades del embalse de Portodemouros. No debes perderte sus jardines con plantas botánicas y melíferas, una charca con su puente, una jaula de pájaros y un hormiguero que me horrorizó. Alrededor de todo esto están las colmenas con sus abejas. También puedes participar en charlas, cursillos, seminarios, talleres, etc, etc, etc. Saben sacarle dinero a su negocio.

-----------------------



3

La Casa Lucas de Arzúa, en La Coruña, es una casa en la que te sientes como en familia. Lo tienen todo muy cuidado y limpio y las comidas son fabulosas. Comes como en la casa de esa tía que cocina como los chefs de la tele. 

La casa está totalmente restaurada. Por fuera tiene las fachadas de piedra impecables. Dentro mantiene en estilo rural sin lujos que se supone que tuvo este caserón en su día. No es grande. Tampoco son grandes las habitaciones. La nuestra era más bien pequeña. 

Me llamó la atención que la ventana de nuestra habitación tuviera unas contras de madera por dentro. Estoy acostumbrada a que las casas rurales que tienen contras en las ventanas las tengan por fuera. La cama era pequeña. Dormimos como dos sardinas en lata. Era una cama con el cabezal de forja y una colcha blanca muy linda. 

La casa es muy tranquila. Está en mitad de la nada. Cerca no hay otras casas. A nosotros nos costó encontrarla. Te pierdes por aquellos caminos en medio de tanta vegetación. 

Os la recomiendo. La Casa Lucas es más recomendable por las comidas deliciosas que sirven que por sus estancias para alojarte. La comida la cuidan mucho. Deberían pensar también en poner camas más grandes. Una cosa es que vayas en escapada romántica de fin de semana y otra cosa es que vayas a dormir sin poder darte la vuelta sin temor a tirar a tu marido al suelo. 

Muchos de los productos con los que hacen las comidas los cultivan los dueños de la casa en un pequeño huerto. Los tomates y las lechugas, por ejemplo, las tienen ellos. Por eso las ensaladas son tan sabrosas. 

Mi marido se apuntó a un paseo en canoa por un río que hay en las proximidades. Yo no soy tan valiente. Las lanchas me dan miedo. Me quedé mirando desde la orilla del río.

martes, 12 de abril de 2016

Parador de Alarcón

Te imagino, amor mío,
en un castillo muy árabe
comiendo cordero joven
con tus dientes de empresario
y casi muero de risa
al imaginar tu cara.

No vales para vivir
entre piedras de antaño
rodeado por las armas
de viejos antepasados
que lucharon en el Júcar
con un bravo pez espada.

Es mejor que no intentes
cazar un oso de trapo
en una excursión que acabe
ante las Casas Colgadas.

Lo tuyo, cariño mío,
no es nadar en embalses.
Sólo haces natación
en la bañera de casa.

Mis vacaciones medievales

El Parador de Alarcón está en Alarcón, en la provincia de Cuenca. Yo decidí pasar unos días en este fabuloso parador nada más verlo en unas fotografías de una revista de viajes. Es precioso. Se trata de una fortaleza árabe medieval del siglo VIII, es decir, un castillo árabe. 

Mi marido quedó a cuadros cuando llegamos. No esperaba encontrar un castillo tan bien conservado y totalmente habitable. Yo quedé a cuadros con las habitaciones. Son muy románticas. Recuerdan mucho a las habitaciones de las princesas de la Edad Media, pero, con la ventaja, de que no te mueres de frío entre las paredes de piedra. La calefacción calienta el castillo de arriba a abajo. 

La decoración del Parador de Alarcón tiene motivos castrenses de la época y mucha piedra y madera castellanas. Te sientes como en el siglo VIII, pero con las comodidades de hoy en día. 

El Parador de Alarcón está muy bien organizado. El personal me pareció muy profesional. Organizaban unas excursiones de senderismo a las que mi chico quería apuntarse. Me negué. Yo no había ido a Alarcón para andar por medio del campo. También me negué a ir de pesca al Río Júcar, que está cerca del castillo. La pesca no va conmigo. Menos aún va la caza. Había huéspedes que practicaban la caza de esos bichos que están mejor vivos que muertos. 

Sólo nos apuntamos a una excursión a las Casas Colgadas de Cuenca. Mis hijas no las conocían y me pareció una buena oportunidad para que conocieran esa maravilla arquitectónica de nuestro país. También fuimos a ver el embalse de Alarcón. Queda a unos seis kilómetros. 

Os recomiendo el Parador de Alarcón. Tiene unas habitaciones grandes y espaciosas decoradas con un estilo muy medieval. La nuestra era muy amplia. Lo mismo puedo decir del cuarto de baño, donde había una bañera con estilo retro que me pareció fascinante. 

Nos quedamos a comer en el parador. Fue un acierto. Nos sirvieron un cordero lechal que estaba que te chupabas los dedos. Hasta mis hijas lo comieron sin protestar. Les gusta la carne blandita.

Mis vacaciones en un Parador con campo de golf

Hay paradores que no tienen nada que envidiar a los mejores hoteles en prestaciones y comodidades. Tal es el caso del Parador de Aiguablava donde organizan actividades muy interesantes para que no te aburras. Por ejemplo, excursiones en barco. Nosotros nos sumamos a una que hacían por los alrededores. 

Este parador está rodeado de pinos, en la Punta D'es Muts. Tiene unos jardines preciosos que cuelgan sobre los acantilados. El entorno que lo rodea es de auténtico paraíso. 

Mi chico y yo lo elegimos para una escapada romántica y tranquila. Fue un acierto. Encontramos toda la tranquilidad que buscábamos. Hasta encontramos un campo de golf para que mi chico practicar uno de sus deportes favoritos. 

Yo hice menos deporte. Me pasé horas asomada a la ventana de la habitación. Había unas vistas estupendas. Se te iban los problemas de la cabeza mirando el mar y las pequeñas calas que se divisaban. 

En el restaurante del Parador de Aiguablava se come muy bien. Nos sirvieron un pollo con langostas que me encantó. También estaba muy bueno el suquet de peix que pedí para cenar. 

Os lo recomiendo. El Parador de Aiguablava es ideal para unas vacaciones en pareja. Puedes practicar equitación, vela, trekking, bicicleta de montaña, golf... Organizan muchas actividades deportivas. La habitación que nos dieron era enorme. No me gustó mucho que tuviera una cama con dosel. Le quité las cortinas a la cama y me sentí mejor. No me gustan nada las camas con dosel. 

En todo caso, la decoración de este parador es moderna. Suelos de tarima, colores claros, estancias amplias y luminosas. Por el gran ventanal de nuestro cuarto entraba el sol a raudales. 

Por la decoración casi no parecía un parador. Yo estoy acostumbrada a paradores con decoración antigua y palaciega. No era el caso. El Parador de Aiguablava es muy moderno. Los televisores de las habitaciones son grandes y de plasma. Se ve todo muy nuevo, incluidos los sanitarios de los cuartos de baño.

domingo, 10 de abril de 2016

Pagando mis viajes con tarjeta

La Tarjeta bancopopular-e es una tarjeta que pueden conseguir las personas que no tienen cuenta con el Banco Popular. Te cargan los gastos en la cuenta de otro banco. Mi chico lo hace así. Quería una tarjeta que tuviera seguro de viajes, ero no quería tener una cuenta bancaria con este banco. Yo reo que le cobrarán un coste anual. Mi chico dice que le aseguraron que el coste anual gratis era para todos los poseedores de la tarjeta. 

Con esta tarjeta tienes descuentos del 10%, 20%, 30%... en muchas tiendas. Nosotros la estamos utilizando para pagar en restaurantes, viajes, alimentación, moda, ocio... El otro día mi chico la utilizó ara pagar libros en El Corte Inglés. 

Yo se la estoy cogiendo para pagar mis compras online. Al realizar una compra en sitios web adheridos a Comercio Seguro, recibo un SMS con un código de seguridad para validar la compra. Eso me da mucha seguridad. 

Os la recomiendo. La Tarjeta bancopopular-e está muy bien para personas que compramos mucho y que viajamos un montón. Otra ventaja que le encuentro es que decides cuánto pagar cada mes: el total, un porcentaje o una cantidad fija que determinas tú misma. Vale la pena contratarla.