miércoles, 18 de octubre de 2017

Mis vacaciones chic cutres


1


Estuve este verano en el Hotel HC*** Mollet Barcelona y no quedé muy contenta. Tal vez era que andaba por el ambiente el tema de la independencia catalana y el personal te miraba como si fueras una invasora al notarte acento madrileño. Yo no estuve cómoda. 

La habitación era pequeña,pero le habían metido tres camas. Era un todo camas, como decía mi marido. Las camas no dejaban espacio. Estabas como encajonada. El cuarto de baño era minúsculo. Casi parecía un cubículo de un aseo público. Todo pequeño. Encima los sanitarios se veían viejos. Mirabas el wáter y te pasaban las ganas de mear. 

Del desayuno mejor ni os hablo. La fruta estaba tan madura que parecía salida del banco de alimentos para pobres. Mucha fruta madura y unas jarras de leche. La bollería enseguida se terminaba. Cuando yo bajé al buffet ya no había. Mi marido había conseguido unos bollos industriales que se veían poco frescos. 

Quisimos ir al gimnasio, pero, como quedaba lejos ya no fuimos. La chica de recepción nos dijo que era un gimnasio muy completo. Lo sería. Yo estaba tan desilusionada con el trato recibido y con las deficiencias del hotel que no me apetecía hacer ejercicio en el maravilloso gimnasio que decían tener. 

No os recomiendo este hotel. No me gustaron nada los empleados. Se nota que están muy politizados y no te tratan como a una clienta bien recibida sino como a una invasora. Yo ya le dije a mi marido que vaya buscando trabajos fuera de Cataluña para su empresa. A mí no me apetece alojarme en hoteles donde te miran con esa cara de estirados avaros. 

Lo único que puedo decir bueno del Hotel HC*** Mollet Barcelona es que lo tienen limpio, sobre todo las estancias comunes. En el servicio de la habitación no se emplean mucho con la limpieza. Yo misma tuve que limpiar la ducha porque no la habían dejado perfecta.




2


Estuve con mi suegra, mi marido y las niñas en los Apartamentos B&B Buenavista Lanzarote Country que no son más que una casa de campo de Lanzarote en mitad de una finca de viñedos lanzaroteños. Mi suegra no se encontró muy cómoda porque no le gustaba la cocina. Yo creo que se sentía extraña por la decoración de la casa, una decoración minimalista que conservaba muebles que estaban para el cubo de la basura. Lo mismo puedo decir de unas puertas verdes despintadas que teníamos en las habitaciones de nuestro pequeño apartamento. Una cosa es poner un mueble rústico bien conservado y otra cosa es poner un mueble viejo y unas puertas que bien pudieron haber pintado como Dios manda. 

Las ventanas en algunas zonas son inexistentes. Como hace buen tiempo, parece que el arquitecto que hizo la remodelación de la casa pensó que a los huéspedes nos gusta vivir sin ventanas que nos den intimidad al cerrarlas. 

Mi suegra no cocinó mucho pese a que en la casa había una cocina a disposición de los huéspedes. Mi suegra quería una cocina para ella sola y allí tenía que compartirla con otra señora que cocinaba mucho. Lo mejor era que cada mañana se servía un desayuno completo en la habitación, a base de productos de gastronomía de proximidad, como su propio yogur con leche de cabra ecológica que probé una vez y nunca más, mermeladas con fruta casera y huevos de las gallinas de los dueños de la casa. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar estos Apartamentos B&B Buenavista Lanzarote Country. Mis hijas lo pasaron bien mirando las gallinas y algún bicho más de la granja y paseando por los alrededores. Había bastantes niños alojados porque la otra familia que estaba por allí tenía una familia numerosa de esas que no crees que existen. Me dijo la abuela que eran seis niños pequeños y dos más grandes, es decir, ocho hijos.


------------------------------


http://tiendacoruna.blogspot.com/ 






lunes, 16 de octubre de 2017

Mis vacaciones tapeando por España


Un libro que es muy mirado en mi casa es 200 tapas de España de Alberto de Jesús Acosta Pérez, el mejor libro de tapas que he encontrado en las librerías para regalárselo a mi marido. Acabó siendo un regalo hasta para los amigos que vienen a mi casa y le echan la mano nada más verlo en la estantería. Gracias a este libro hemos descubierto muchos bares de tapas interesantes a lo largo y ancho de esta España nuestra. 

El autor del libro se comió las 200 tapas. Sabe de lo que habla y se nota. Yo no estoy muy de acuerdo con algunas de sus opiniones. Por ejemplo, para mí un plato de aceitunas no es una tapa. Es un snack. También incluye en tapas los pinchos de salchichón y queso. Para mí una tapa es un platillo con callos o con esa deliciosa tortilla española que me apetece siempre. 

Después de leerme el libro desde la primera página hasta la última he llegado a la conclusión de que hay más pinchos que tapas. Esto es genial para hombres como mi marido expertos en hacer tapas de pan y fiambre. El libro le ha dado muchas ideas brillantes a mi santo. Me está conquistando todavía más con sus pinchos. 

Yo me quedó con una fritura de bacalao que recomienda el libro como una de las tapas más ricas. Dice que la comió hace cuarenta años en Madrid. También se nota que le gustan los buñuelos de bacalao. Yo los preparé en mi casa y creo que me salen tan ricos como los que describe en su libro el autor. 

¿Sitios de tapas? Según el libro 200 tapas de España de Alberto de Jesús Acosta Pérez hay que ir a tapear a San Sebastián, Salamanca, Valladolid y La Rioja. Toma nota. Toma también nota del título del libro: 200 tapas de España de Alberto de Jesús Acosta Pérez porque te lo recomiendo. Descubrirás un montón de pinchos y tapas que no conocías.


---------------------------


http://tiendacoruna.blogspot.com/ 




sábado, 14 de octubre de 2017

Mis vacaciones en un cinco estrellas cutre



Cuando viajas al extranjero te das cuenta de lo buenos que son los hoteles de esta España nuestra. Hay hoteles de cinco estrellas, como el Santiago de Alfama Boutique Hotel, que no parece que sean de tantas estrellas cuando te alojas en ellos. A mí este hotel de Portugal me dejó patidifusa. Estaba limpio, ordenado, pero las cinco estrellas no las merecía. 

Nos dieron una habitación de las mejores, de las que tienen vistas a una zona ajardinada. Era grande, aunque podía serlo más, tenía una especie de tarima de madera que a mí me parecía más parquet en el suelo y una alfombra que le sobraba. la cama era cómodo y tenía una colcha a juego con las paredes blancas. El tresillo que se suponía que era una cama auxiliar estaba justo a los pies de la cama. Tuvimos que moverlo a una pared. Realmente anduvimos con todos los muebles. El escritorio, demasiado pequeño para dos personas, tampoco nos gustaba donde estaba. 

Creo que no les gustó nada que cambiáramos los muebles de sitio. Les pedimos que retiraran la alfombra y casi se nos niegan. La alfombra era enorme y a mí las alfombras me dan asquito. 

El cuarto de baño estaba bien, pero le sobraba un espejo que parecía de hostal barato. Tuvimos que arreglarnos con aquel espejo. También nos tuvimos que arreglar con un secador de pelo que había conocido mejores tiempos. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar este hotel. La única ventaja que le encontré fue su ubicación en una zona tranquila. Dormimos como en casa: sin ruidos y en una cama cómoda. Pero no nos sobró espacio. Menos mal que no llevábamos las niñas. La habitación era suficiente para dos personas en armonía. Para cuatro hubiera sido una lata de sardinas. 

Como os decía, este hotel estaría muy bien con tres estrellas. Las cinco estrellas se le hacen muchas estrellas para un hotel que debería mejorar su decoración. Yo empezaría, por ejemplo, por retirar unas lámparas de Ikea que quedan como pegotes.


----------------------------

http://inmobiliaira-coruna.blogspot.com/ 


martes, 10 de octubre de 2017

Mis vacaciones en el Parque Natural de Cazorla



Pasar unos días en el Parque Natural de Cazorla es posible sin ir de acampada sino yendo a lo grande, es decir, durmiendo en una cama y teniendo las mismas comodidades que tienes en tu casa. Para eso te tienes que alojar en el Parador de Cazorla, como hicimos nosotros. Pasamos unos días inolvidables, sobre todo por el miedo que pasé por culpa de la decoración, con las niñas en plena naturaleza de la provincia de Jaén. 

Es un parador que está rodeado por una densa vegetación. Yo casi no creía que estuviera en Jaén. Me sentía como en mitad de la selva porque no veías otra cosa que no fueran árboles. Mi marido decía que no estábamos muy seguros porque podía haber un fuego en el bosque y nuestras hijas estarían en peligro. Es un padre muy dramático. 

Dramática sí que me puse yo cuando vi las estancias comunes, aquellos salones llenos de bichos disecados. Cogí a mis hijas por sus bracitos y me las llevé directas a la habitación. No me importó que la cama fuera de dosel y la cama auxiliar pareciera quitada de una habitación de convento. Mis hijas no podían ver aquellos pájaros voladores disecados y aquellos ciervos que algún día habían estado vivos pro la selva exterior. Fue horrible. Casi hubiera preferido quedarme en una tienda de campaña. 

Mi marido me prometió estar sólo dos días. Al final estuvimos tres días porque mi santo estaba por negocios en el parador y no cerró el contrato con el cliente hasta el tercer día. Fueron tres días en los que casi no salí de la habitación. No nos perdimos mucho. La piscina no estaba climatizada y hacía frío. Para tomar aire me llegó y me sobró salir a la terraza de la habitación. 

Ni siquiera fui a comer al restaurante. Mi marido me subió unos tappers con pisto, gachamiga y pipirrana. Sólo comí la pipirrana. No tenía ni hambre. El comedor, me contó mi santo, estaba lleno de bichos disecados también. Los decoradores de este parador tuvieron muy mal gusto. Por eso no os lo recomiendo.


---------------------------------

http://modadebarrio.blogpsot.com/ 



http://tiendacoruna.blogspot.com/ 



jueves, 5 de octubre de 2017

Mis vacaciones en hoteles con chimenea




1


Mi marido es muy friolero. Por eso siempre busca hoteles con buena calefacción en invierno. Pero una cosa es tener un hotel con buenos radiadores y otra muy distinta alojarte en un hotel con chimenea. El Hotel Barosse tiene de esas estufas de leña que se son de hierro y se cierran con los leños dentro. Es un sistema bastante más limpio que las típicas chimeneas de las casas de la campiña inglesa, pero no me convence. No pude pegar ojo en toda la noche. Temía morir en un incendio. Hasta parecía que no respiraba bien pese a haber dejado dos dedos la ventana de la habitación abierta. Los hoteles con chimenea no son para mí. 

Encima nos dieron una habitación que parecía un cobertizo. Las piedras de piedra estaban descubiertas tanto en la habitación como en el cuarto de baño. Descubrí que tenían habitraciones con paredes recebadas y pintadas como en todas las casas del mundo mundial cuando marchamos. Pude haberme enterado antes. Habría cambiado de habitación. Mi marido decía que aquello era muy romántico. Lo sería para él. Para mí no lo fue. 

Si no tuviera bastante con las paredes de pedruscos, tuve que aguantar sobre mi cabeza una techumbre de madera que sujetaba el tejado. Aquello no era para mí. Mi marido quería ir al spa. Fue asomarme y ver otra pared sin recebar y salir. Creo que si llegamos a estar un día más, yo hubiera pedido el divorcio. 

Mi marido, en cambio, estaba en su salsa. Decía que le recordaba la casa de sus abuelos. Me compadecí por sus pobres abuelos si realmente vivieran en una casa tan rústica. Bueno, aquello no era una casa rústica, era poco más que un cobertizo con tejado de tejas y un jardín bien cuidado. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar este Hotel Barosse, con chimeneas en todas partes. Los gerentes son amables. Intentan contentarte. A mí siempre me ofrecían fruta cortadita. Había mucha fruta a todas horas y la gastronomía local estaba muy presente en comidas y cenas.





2


El Parador de Albacete me pareció muy monacal, sobre todo en sus habitaciones, más propias de un purpurado que de una familia feliz como la mía. Mis niñas se me morían de tristeza en una habitación con una cama grande, pero como de monja, una cama auxiliar de estilo similar y un suelo de baldosas de terraza. Ni siquiera el buen televisor de plasma que teníamos en el cuarto me las entretenía con películas. 

Más me gustó el restaurante con vistas a la piscina, una piscina con el agua azul y limpia poco frecuentada por los huéspedes. Tuvimos la mala suerte de alojarnos con un grupo de viejos. Más tristeza. Es horrible estar tomando un refresco en el bar y verte rodeada de gente mayor que habla de sus achaques. No era sitio para estar con niños. 

Tampoco me gustó mucho la comida. El pisto manchego no es lo mío y menos lo es la pérdiz en escabeche que pidió mi marido. Yo me quedé con el pisto. Mis hijas se pusieron hasta las cejas de un postre que llaman Miguelitos de la Roda. Ellas se alimentan de dulces si las dejas. En esta ocasión se lo permití, porque la comida que había en el restaurante del parador no era para niños. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar el Parador de Albacete. Es un parador con una decoración bastante antigua, pero nada lujosa. Lo más bonito que tiene es un verde y frondoso jardín con piscina de limpias aguas azules y un coqueto corredor por donde paseaban los viejos que había cuando estuvimos nosotros por allí. 

A mi marido, en cambio, le gustó. Últimamente le gustan mucho los alojamientos tranquilos. Tranquilidad había. Hay que reconocerlo. No podía ser de otra manera teniendo sólo viejos alojados. La gente mayor suele ser gente muy tranquila, sobre todo cuando no hay animación organizada por los hoteles.


-------------------------

http://tiendacoruna.blogspot.com/ 



lunes, 2 de octubre de 2017

Mis vacaciones en el Valle del Roncal


Nunca olvidaré las seis horas que pasé andando por la ruta de los siete pueblos del Valle del Roncal en Navarra. Mi marido decía que la ruta se hacía en sólo dos horas. Se informó mal. Nos llevó seis horas, y eso que iba en calzado adecuado para andar por aquellos caminos olvidados por la mano del dios urbano. 

Todo fue andar y andar. Sólo paramos para comer unos bocadillos en una cueva que antaño usaban los pastores como refugio. A mí andar me da mucha hambre. Mi marido, en cambio, casi no necesitó comer. Le bastó con ver la vegetación alpina por un lado y la vegetación mediterránea por el otro para sentirse saciado de felicidad. Hay que reconocer que el paisaje del Valle del Roncal es imponente. La cascada del río, la poza, la vegetación... No te deja indiferente. 

Tampoco te deja indiferente la arquitectura tradicional bien conservada que ves en todos los pueblos de la ruta de los siete pueblos. Mis hijas nos preguntaban si eran casitas de cuento. No les faltaba razón. Había casas que eran dignas de un cuento infantil. En la arquitectura no civil no debes dejar de visitar la iglesia-fortaleza de San Cipriano y la Casa de la Memoria, un museo que estaba cerrado cuando pasamos nosotros. En la iglesia tampoco entramos porque yo quería terminar la ruta cuanto antes. No aguantaba mucha más caminata. 

Os recomiendo esta ruta. Y os recomiendo más el queso del Roncal. Cuando lo pruebas te das cuenta porqué es tan famoso. Yo compré tres para llevar para mí, para mi madre y para mi suegra. Hubiera comprado más, pero mi marido no quiso. Decía que parecía que estábamos haciendo estraperlo. 

La ruta es mejor hacerla en verano. Nosotros fuimos un día otoñal y casi morimos de frío. Yo eché en falta un jersey más grueso debajo de la cazadora.


---------------------------

http://tiendacoruna.blogspot.com/ 




domingo, 1 de octubre de 2017

Mis vacaciones en Bermeo



Bermeo, Vizcaya, es un pueblo vasco marinero que conserva el encanto de toda la vida. Ahí radica su gracia. Si esperas encontrar mucho turismo y mucha vidilla turística, sigue buscando. En Bermeo sólo encuentras la tranquilidad que había antaño en las villas marineras del norte y de todas partes. Parece que el tiempo no ha pasado. 

Ni siquiera encuentras una tienda de recuerdos. Yo compré un barquito que ponía recuerdo de Bermeo para llevárselo a mi suegra. Me había pedido que le llevara algo típico de Bermeo. Fue lo único que encontré que no fuera comida. Mi marido quería llevarle a su señora madre unas latas de conservas. Me pareció una tontería. Conservas las tiene en el supermercado. Las conservas son el producto más típico de Bermeo. Tienen muchas conserveras por allí. 

Nosotros sólo estuvimos unas tres horas por allí. Dos las pasamos en el puerto mirando los barcos de pesca. Son barcos de pesca de toda la vida de dios. Como os he dicho, no parecía haber pasado la modernidad por aquellos lares. La tercera hora la pasamos disfrutando unos pinchos en un bar próximo al puerto. La zona del puerto es la más bonita de Bermeo. Tiene unas vistas preciosas. 

Pese a no haber mucha vidilla en plan turismo guay os recomiendo visitar Bermeo. Te vale para hacer otro tipo de turismo, un turismo más pegado a la realidad de los pequeños pueblos de pescadores que siguen funcionando como hace décadas. hasta vimos a unas señoras cosiendo las redes de pesca. Como decía mi marido, fue una pena no haber llevado a las niñas para que vieran la dura vida de los pescadores. 

Lo que os recomiendo también es ir un día que haga buen tiempo. Nosotros tuvimos la mala suerte de que llovía a ratos. Fue una pena no elegir un día sin chubascos. Hubiéramos podido pasear sin paraguas.


----------------------


http://modadebarrio.blogspot.com/ 






lunes, 25 de septiembre de 2017

De vacaciones con mi negro



Un libro que es muy mirado en mi casa es 200 tapas de España de Alberto de Jesús Acosta Pérez, el mejor libro de tapas que he encontrado en las librerías para regalárselo a mi marido. Acabó siendo un regalo hasta para los amigos que vienen a mi casa y le echan la mano nada más verlo en la estantería. Gracias a este libro hemos descubierto muchos bares de tapas interesantes a lo largo y ancho de esta España nuestra. 

El autor del libro se comió las 200 tapas. Sabe de lo que habla y se nota. Yo no estoy muy de acuerdo con algunas de sus opiniones. Por ejemplo, para mí un plato de aceitunas no es una tapa. Es un snack. También incluye en tapas los pinchos de salchichón y queso. Para mí una tapa es un platillo con callos o con esa deliciosa tortilla española que me apetece siempre. 

Después de leerme el libro desde la primera página hasta la última he llegado a la conclusión de que hay más pinchos que tapas. Esto es genial para hombres como mi marido expertos en hacer tapas de pan y fiambre. El libro le ha dado muchas ideas brillantes a mi santo. Me está conquistando todavía más con sus pinchos. 

Yo me quedó con una fritura de bacalao que recomienda el libro como una de las tapas más ricas. Dice que la comió hace cuarenta años en Madrid. También se nota que le gustan los buñuelos de bacalao. Yo los preparé en mi casa y creo que me salen tan ricos como los que describe en su libro el autor. 

¿Sitios de tapas? Según el libro 200 tapas de España de Alberto de Jesús Acosta Pérez hay que ir a tapear a San Sebastián, Salamanca, Valladolid y La Rioja. Toma nota. Toma también nota del título del libro: 200 tapas de España de Alberto de Jesús Acosta Pérez porque te lo recomiendo. Descubrirás un montón de pinchos y tapas que no conocías.


-----------------------

http://tiendacoruna.blogspot.com/ 



domingo, 24 de septiembre de 2017

Mis viajes con El Corte Inglés



Si tienes más de 60 años tienes que pasarte por Viajes El Corte Inglés porque son especialistas en viajeros de más de 60 años. Nadie les da a los sesentones mejores ofertas en viajes. Yo lo veo por mi suegro, un hombre que viaja mucho y que es uno de los mejores clientes de Viajes El Corte Inglés. 

En Viajes El Corte Inglés tienen varios programas para abuelos viajeros: expertos viajeros más de sesenta, club de vacaciones, turismo social, y el programa del IMSERSO que también encuentras en otras agencias de viajes. 

El el programa viajeros más de sesenta tienes los mismos destinos que los otros clientes, pero a precios más baratos. Es el programa que más utiliza mi suegro. Le viene genial porque su novia es más joven y consigue viajes para ella al mismo precio. Todo un chollo. Mi suegra está que jura en hebreo. Siempre dice que lo que más la perjudicó de su divorcio fueron los viajes. La pobre no tiene todavía los sesenta y ha dejado de viajar barato. Ahora viaja barato la novia de su marido. Las cosas son así. 

Los precios son un chollo. Mi suegro hizo un viaje hace unos meses a un hotel de cuatro estrellas en pensión completa por 445 euros una semanita entera. Digo que fue a un hotel porque a él tanto le da ir a un sitio o a otro. El padre de mi marido va a un hotel. Es lo único que mira: el alojamiento. También pasó el año pasado un fin de semana en Lourdes a precio de risa. Mi suegro no es muy católico, pero hace mucho turismo religioso, sobre todo desde que se lío con esta nueva novia que tiene. Su actual novia fue monja en su juventud. 

Os recomiendo Viajes El Corte Inglés, sobre todo en sus programas para mayores de 60 años. Hay destinos exóticos como Costa Rica a precios que no están disponibles para personas menores de sesenta años, a no ser que vayas con un hombre que haya cumplido los sesenta.


----------------------

http://tiendacoruna.blogspot.com/ 



http://inmobiliariacoruna.blogspot.com/ 



viernes, 22 de septiembre de 2017

Mis vacaciones en Tánger



Mi marido quería ir a un hotel de película y eleigió el Hotel Joséphine en Tánger para para pasar un fin de semana romántico. Fue todo un acierto. Me sentí como la protagonista de Casablanca en una habitación que recordaba la Europa colonial in situ. Sólo una ricachona podía haber dormido en aquella cama sobre un suelo de tarima de madera y rodeada pro unas paredes pintadas perfectamente de un color verde botella que no quedaba estridente sino chic. 

Me trataron como a una reina. Para algo el Hotel Joséphine en Tánger es el mejor hotel de marruecos. Yo estuve en otros hoteles en Tánger y en otras ciudades del país vecino y no hay punto de comparación. Se nota que allí se alojan los ricos de verdad. Allí todas son buenas caras, muchas sonrisas y empleados agradecidos cuando les dejas propina. No son de esos empleados que miran las propinas con cara de me das poco. 

Me gustó tanto el hotel que casi no salí. Era de cine total. Mi marido bajo a la piscina, pero yo ni eso. No quería salir, ni marchar. Me hubiera quedado a vivir para siempre si no tuviera dos hijas en España esperándome. 

En este hotel colocan todo de manera muy profesional, muy palaciega. Vi como los camareros colocaban los candelabros midiendo los espacios como hacen en el palacio de la Reina de Inglaterra. La misma precisión tienen en la colocación de platos, tenedores, cucharas, cuchillos, copas. Es una pasada. Mi marido decía que era más un palacio que un hotel. Mi santo está acostumbrado a hoteles que recuerdan más una oficina que una solución habitacional acogedora. Yo volvería ahora mismo a este Hotel Joséphine en Tánger. Por eso os lo recomiendo. 

La única desventaja que le encuentro es su precio. Nunca encuentras descuentos. No me extraña. El lujo no tiene crisis. Casi te alegras de encontrar una habitación libre.


-----------------------------

http://unacancionparati.blogspot.com/ 



miércoles, 20 de septiembre de 2017

Kate Middleton vestida de princesa de barrio años setenta


Catalina se vistió

de princesa años setenta

con un vestido de falda

roja como una frambuesa.


Debajo de tanta falda

las sandalias eran viejas

en su estilo muy de niña

que recuerda su adolescencia.


------------------

http://modadebarrio.blogspot.com/ 



domingo, 17 de septiembre de 2017

Mis vacaciones en Tailandia


Si estás pensando en pasar unos días en la lejana Tailandia y no te atreves todavía porque piensas que te gastarás una pasta, te aseguro que no es así. Nosotros estuvimos una semana y no nos salió nada caro. El Amarin Lagoon Hotel, Phitsanulok, nos salió a unos 22 euros la noche. Por ese precio no encuentras hotel en ningún lugar en esta España nuestra. 

La única desventaja que le encontré al Amarin Lagoon Hotel, Phitsanulok, fue que quedaba lejos del centro de la ciudad. Nosotros sólo fuimos un día al centro. Me daba algo de miedo porque Tailandia es un país que me impone respeto al ser bastante desconocido para nosotros. Nunca sabes lo que puedes encontrar en las lejanías de la patria española. Los seis días restantes los pasamos sin salir del hotel. No hacía falta. Tenía el hotel unos jardines que parecían los del paraíso de Adán y Eva. El Amarin Lagoon Hotel, Phitsanulok tiene unos jardines más cuidados que los jardines de algunos hoteles españoles. También me llamó la atención lo limpia que estaba la piscina. Pese a verla limpia, no me metí. Preferí ir al spa aprovechando que iba poca gente. 

Nos dieron una habitación muy europea. Como decía mi marido, no parecía que estábamos en Tailandia. Me dicen que estoy en París, en un hotel de la capital gala, y me lo creo. la cama era grande, los suelos de tarima, teníamos conexión a Internet, televisor, un montón de canales. 

Os recomiendo este hotel. No debes perderte sus comidas y sus caldos. En medio de tanta carta de vino encontramos un Don Simón de cartón. Flipamos. Mi marido lo pidió para comer como en la casa de su madre: con un cartón de vino cerca. Y estaba bueno. Yo me bebí una copa para poder decir que había bebido un Don Simón de cartón en la exótica Tailandia.


-------------------------

http://modadebarrio.blogspot.com/ 




martes, 12 de septiembre de 2017

Mis vacaciones en Torremolinos con adultos


Mi marido quería pasar unas vacaciones en Torremolinos sin niños. Dejábamos nuestras dos preciosas hijas en casa y no queríamos otros niños a nuestro alrededor. Por eso nos fuimos al Hotel Fénix Torremolinos, un cuatro estrellas donde pudimos ir un día gratis al spa. 

El Hotel Fénix Torremolinos es un hotel sólo para adultos. Esto está muy bien cuando quieres desconectar de tanto niño que tienes a tu alrededor durante todo el año. Es coom volver a la adolescencia adulta cuando eras una novia enamorada de tu hoy marido y no pensabas en complicarte la vida con niños. Este hotel tiene habitaciones espaciosas y muy cómodas y a menos de cinco minutos de la Playa de El Bajondillo. 

A nosotros nos dieron una habitación enorme, con una decoración muy de hotel. A mi marido le gustan más los hoteles que le recuerdan la casa de su madre. Yo, en cambio, estoy en mi salsa en las habitaciones tipo oficina. La habitación no era de todo tipo oficina. Tenía un suelo de tarima de madera que estaba bastante pisado. Me recordó los suelos que hay en la casa de mi hermana. Yo soy más de suelos de baldosas. La cama era tan grande que podías dormir sin tocar a tu marido. Esto está bien para las parejas que no dormimos abrazadas. El televisor podía ser mejor. En este hotel no habrá niños, pero sus huéspedes deben ser algo infantiles a la hora de utilizar las cosas. Dejan todo más usado que los niños. 


En todo caso, encontrarás todo lo que necesitas para unas vacaciones perfectas con tu pareja: un restaurante con show cooking donde se come de cine, piscina limpia, un buen spa, sala de fitness para ponerte en forma, solárium… y un bar ideal en la séptima planta para tomar unas copas que te pondrán alegre con unas vistas únicas. Os lo recomiendo. Nosotros lo pasamos como nunca por la noche en su cabaret, un espacio único con shows y música en directo.


------------------------------

http://tiendacoruna.blogspot.com/