viernes, 10 de junio de 2016

Mis vacaciones en Marbella menos locas

Mi marido y yo pasamos unos días en el Hotel NH Marbella aprovechando una oferta. Nos salió la estancia con muy buena relación calidad precio. Trato amable por parte de los empleados, habitación amplia, prestaciones correctas, estancias comunes cuidadas... No tengo queja de este hotel de cuatro estrellas que tiene un buen spa y una piscina al aire libre que le encantó a mi marido. él es más de piscinas que servidora. Le encanta nadar en las piscinas. 

La ubicación de este hotel es ideal. El Alanda Hotel Marbella está en la zona de Marbella conocida por el mundo mundial como la Milla de Oro. Puedes bajar andando a la playa. Te queda a unos 450 metros de la playa y a tres kilómetros como mucho del puerto deportivo de Puerto Banús. Está, como dice mi marido, en la zona de los ricos. 

Nos dieron una habitación preciosa, con vistas al macizo montañoso de Sierra Blanca. Había otras con vistas al mar, pero mi marido quería ver montañas. Cedí por el bien de nuestro matrimonio. Yo hubiera preferido una habitación con vistas al Mediterráneo. 

Era una habitación con una decoración moderna y chic, decorada con tonos neutros. El suelo era de madera. Tenía aire acondicionado, un buen televisor con canales vía satélite. 

En el cuarto de baño nos dejaron un buen secador de pelo y artículos de aseo gratuitos más que suficientes, sobre todo, teniendo en cuenta que nosotros siempre llevamos nuestros geles y champús. 

Este hotel tiene la ventaja de tener WiFi gratuita en todas las instalaciones, habitaciones incluidas. La de nuestra habitación funcionaba muy bien. 

Fui al spa Alanda Health & Beauty que está en el hotel. Quedé nueva. Me metí en su bañera de hidromasaje durante horas. Mi marido decía que iba a salir transformada en una sirena. También fui a la sauna y me pasé por la zona de relajación, pero marché pronto porque había mucha gente relajándose. Los masajes que te dan son unos masajes excelentes. Lo mismo puedo decir del centro de fitness. Fui un día, pero descarté volver porque estaba hasta los topes. Ahí fue donde gasté una pasta. No sabía que me iban a cobrar suplementos. Eso no nos lo contaron cuando entramos en el hotel. 
NH 
En todo caso, os recomiendo el Hotel NH Marbella Marbella. Nos gustó tanto que ni siquiera salimos a comer fuera. En el bar de la piscina se preparan comidas ligeras. Mi estómago no necesita más cuando estoy en Marbella. También os recomiendo sus aperitivos. Están muy buenos. 

Lo que me llamó la atención fue que no sirven productos derivados del rico cerdo ni bebidas con alcohol en ninguno de los restaurantes y bares del hotel. Debe ser porque hay muchos millonarios árabes que se alojan en este hotel.