domingo, 19 de febrero de 2017

Mis vacaciones felices más baratas




1


La Casa Carmenlis, Arroes, en Asturias es perfecta para ir con toda la familia y pasar unas vacaciones sin estrecheces. Nosotros la alquilamos para el cumpleaños de mi suegra. Fuimos con mis suegros y mis cuñados. Necesitamos las dos platas de la casa porque eramos un montón. 

La dueña de la casa es un sol. Te viene a recibir al camino para que no te pierdas y te indica donde está el parking. Nos cupieron los tres coches perfectamente. 

Tuvimos la gran suerte de que hizo buen tiempo y pudimos disfrutar el jardín. No lo tenían muy cuidado. Parecía más una huerta que un jardín, pero había una piscina donde los niños pudieron disfrutar de la natación casera mientras nosotros jugábamos a las cartas en las mesas de jardín. 

Las habitaciones tienen una decoración muy de aldea. No hay lujos, pero encuentras comodidades como cuartos de baño con duchas que funcionan bien y sanitarios limpios. También está muy limpio el resto de la casa. En limpieza hay que darles un diez. Por limpiar nos limpiaban hasta lo que ensuciaba mi suegra haciendo de cocinera de toda la familia en la cocina de la casa rural. 

Camas no nos faltaron. Había habitaciones con camas de matrimonio y otras habitaciones con camas individuales. Mis hijas se quedaron con una habitación con dos camas individuales muy parecida a la que tienen en la casa de su abuela. Nosotros elegimos una habitación que tenía vistas a la piscina porque mis cuñados y mis suegros querían habitaciones con ventanas hacia las zonas más tranquilas, que eran donde no jugaban los niños. 

Os recomiendo la Casa Carmenlis, Arroes. Es una casa rural que está bien distribuida. En la planta baja tienes el salón y una cocina muy bien equipada. Arriba están las habitaciones. La cocina tenía de todo. Mi suegra no echo de menos la cocina de su casa. Incluso decía que el microondas era mejor que el suyo.




2


Si buscas un vuelo barato seguro que lo encuentras en Ryanair, pero no esperes encontrar calidad. Lo barato, en el caso de Ryanair, siempre te acaba saliendo caro, sobre todo si viajes con niños pequeños. Es horrible que una azafata, seguramente mal pagada, les dé una mala contestación a tus hijas cuando se les ocurre pedir agua. Fue lo que nos pasó a nosotros en un vuelo de esta línea aérea. 

No creo que vuelva a viajar con ellos. Además, de las malas contestaciones de su personal, tienes que aguantar los retrasos. Nosotros veníamos de Londres con un retraso de hora y media, sumando lo que esperamos para subir al avión y lo que esperamos para que aquel avioncito se pusiera a volar para arriba. Mi marido ya se esperaba lo peor. Es muy supersticioso. Mi santo, cuando el avión va atrasado, empieza a imaginar mil cosas, todas ellas malas. 

Mi hermana, en cambio está muy contenta con ellos. Yo creo que es porque se fija sólo en los precios. El otro día les compró un vuelo de Santiago de Compostela a Palma por 9,95 euros. Se sentía como si fuera a las Rebajas de un bazar chino. 

A mí, no me compensan. Ni siguiera pensando que pueden salirme los gastos de embarque gratis facturando 30 días antes o que puedo meter hasta 20 kilos en una maleta gratis. 

No os recomiendo esta compañía de bajo coste. Las hay mejores y también con mejores aviones. Sus aviones me parecen aviones de papel. Demasiado sencillos y demasiado pequeños. Vas como en una lata de sardinas. 

Mi marido aún quiere volver con ellos. Es un tacaño. Se fija en que los niños sólo pagan un 50% del billete de un adulto y no piensa en la seguridad y en la comodidad de nuestras hijas. Si las hubiera tenido que parir, seguro que lo pensaba. ¿Qué me vale que me cobren medio billete por cada niña si no tienen unas azafatas que las traten con cariño? Mis hijas no están acostumbradas a malas contestaciones.