martes, 28 de febrero de 2017

Mis vacaciones en una isla famosa



Nunca olvidaré los días que pasamos en la isla de Phuket, en Tailandia, una isla donde puedes acampar gratis. fue lo que hicimos nosotros porque los hoteles que hay por allí tienen unos precios bastante elevados para una familia de clase media. Además, como en el año 2004 sufrieron el famosos tsunami, yo prefería tener fácil echar a correr si venían las olas de la playa a matarme. 

No acampas donde te da la gana, por supuesto. Tienen un parque enorme donde los turistas con menos recursos o que no quieren gastar en un hotel, pueden colocar sus tiendas de campaña. Nosotros no hicimos turismo de acampada en tienda sino en una roulot. Lo pasamos de cine entre tanto tailandés. Turistas había poco. Mis hijas se convirtieron en las muñecas de todos. Las miraban como si fueran lo más raro que habían visto en sus vidas. Mi marido decía que debían parecerles muñecas de porcelana occidentales. 

Volvería al Parque Nacional Sirinat sin pensarlo dos veces. No me extraña que personas de todo el mundo elijan esta isla de Tailandia como su lugar de vacaciones inolvidables. Te sientes como en el paraíso. Las playas son kilométricas, los arenales están tan limpios como cuando dios los creó, la gente es amable. Yo sólo le encuentro ventajas excepto los precios de los hoteles. 

Os recomiendo visitar esta famosa isla. El aeropuerto te queda cerca del parque de acampada gratis y también está por allí la aeropuerto y la playa Nai Yang. Al final no acabas gastando tanto dinero como temías gastar. Mientras estás tirada en la playa tomando el sol no gastas más que crema bronceadora. Las niñas se entretienen en el agua y no te piden chuches. Hasta parece que todos comemos menos porque, cuando te sientes en el paraíso, no necesitas casi alimentos. 

Yo no hice más compras que lo que compré en las tiendas del aeropuerto. Pasé casi toda la semana en bikini. Allí no hace falta mucha ropa.