domingo, 30 de abril de 2017

Mis vacaciones más locas




1


Gracias a los de asm viajes conseguí alquilar un coche con conductor para ir y volver del aeropuerto de Sierra Nevada. Me trataron como a una Reina. No sólo hacen viajes al aeropuerto sino que cubren el servicio en coche por toda Granada. 

Con una simple llamada telefónica conseguí que me vinieran a buscar al aeropuerto. Les llamé muy justa de tiempo. Mi marido decía que no iban a venir a buscarme porque había telefoneado justo antes de subir al avión en Madrid. Por supuesto que vinieron. Son muy profesionales. Les dije que me mandaran un coche bueno y así fue. Uno de sus mejores vehículos me recogió en el aeropuerto a la hora indicada. 

Os aconsejo ams viajes. Es la mejor manera de viajar en Granada en coche. Últimamente estoy descubriendo lo cómodo es que conduzcan por ti. Es una pena que te salga un poco caro. Pero de vez en cuando una debe darse algún capricho de reina. 

Esta empresa cuenta con una moderna y lujosa flota de vehículos (berlinas y mini van) y con los mejores profesionales del sector para atender las más altas exigencias que puedas tener como cliente caprichosa. Todos vienen bien vestidos. Esto para mí es muy importante. No me gusta que me atiendan vestidos de cualquier manera como hacen muchos taxistas. Me gusta llegar a un hotel en un buen coche y con el conductor vestido de conductor chic. Como dice mi madre: así te ven así te tratan y si te ven mal te maltratan. La buena imagen es muy importante. 

Otra ventaja que destacaría de asm viajes es que se adaptan a las necesidades que cada situación requiere, siendo muy flexibles en presupuestos y servicios. Si sabes negociar el precio, no acaban saliéndote tan caros. Debes conseguir que te vean como una ejecutiva importante. Si vas en plan pobre, te cobran más. Esto lo tengo comprobado y más que comprobado.




2


Mi santo me regaló unas gafas azules que meten miedo. Pensé que las había comprado en los chinos, pero no, son de la nueva colección de Hawkers que patrocina la recientemente divorciada Paula Echevarría. 

En este caso la famosa actriz de Velvet no estuvo muy acertada con su patrocinio. Son unas gafas horribles. Te las venden en distintos colores: azul, amarillo, rosa, verde... Y todas son horribles a más no poder. Quedan fatal porque se ven de su color y no se te ven ni un poquito los ojos. A mí me recuerdan aquellas gafas que vendían en las casetas de las fiestas de los pueblos cuando yo era pequeña. 

Las gafas Hawkers se supone que no te dañan los ojos como las de los feriantes, pero ahí quedan sus ventajas. Yo ni siquiera estoy muy convencida de que te protejan del sol tanto como dicen. Dicen están fabricadas en TR90, polímero de alta calidad que proporciona ligereza, elasticidad, ergonomía y alta resistencia al calor, a las presiones, a los golpes y ralladuras. No voy a comprobar si son tan resistentes. Intentaré venderlas en eBay para recuperar algo del dinerito que gastó mi marido en ellas. Me dijo que le costaron 30 euros. Pudo darme a mí el dinero para hacerme más feliz. 

Las mías eran todas azules y las llevó a que le cambiara los cristales. la chica de la tienda lo embobó y me vino con ellas todavía peor. Ahora tienen las monturas azules y los cristales naranja. Dan vergüenza. 

No os recomiendo esta colección de gafas de sol de la marca Hawkers. Supongo que las venderán bien porque les pone la imagen Paula Echevarría, una actriz que ahora está muy de actualidad por su divorcio de David Bustamante. A mí me da igual quien les ponga imagen. Si no me gustan no me gustan. Y también me da igual que mi santo me diga que me quedan divinas. 

No sé si se pondrán muy de moda, pero no me extrañaría. Paula Echevarría vende muy bien los productos que promociona. Encima te dicen que estas dichosas gafas tienen una gran reducción de los reflejos y 100% protección ultravioleta frente a los rayos solares gracias a las lentes con materia prima hecha en Alemania. Lo de Alemania sigue siendo bueno.




3


El Roofhostel es una pensión en el centro de Moscú en la que me alojé con mi hermana en un viaje de trabajo que hicimos a la lejana Rusia. Mi hermana quería comprar artesanías rusas y yo me dejé liar y acabé en el país de los Zares. 

La pensión no es gran cosa, pero la tienen bien limpia. Nos dieron una habitación con dos camas en el ático. Techos bajos, camas sencillas y un cuarto de baño para nosotras solas que me recordó a los aseos públicos de los años setenta. Todo muy cutre con un toque ruso, como decía mi hermana. 

Había habitaciones peores. Las que tenían camas literas eran de penita pena. No sé cómo aquellas literas resistían. Las habitaciones de las camas literas tenían peores cuartos de baño. La nuestra, por lo menos tenía una ducha decente. Lo que dejaba todo por desear era el espejo del lavabo. Era como esos espejos que te venden en los chinos tamaño libreta. 

No os recomiendo ni os dejo de recomendar el Roofhostel. Hay alojamientos mejores en Moscú. Lo que no hay son alojamientos por sólo 10 euros la noche. Te sale muy baratito. 

Otra ventaja es su ubicación. El Roofhostel ofrece conexión Wi-Fi gratuita en todas las instalaciones y habitaciones en el centro de Moscú, a 250 metros de la estación de metro Kitay Gorod y a 15 minutos a pie de la famosa Plaza Roja y del Kremlin. Nosotras aprovechamos para hacer mucho turismo por la capital de Rusia. La Plaza Roja me encantó. Me parecía mentira estar paseando por una plaza con tanta Historia. En el hostal hay cocina compartida disponible para los huéspedes. Nosotras no la compartimos: pasamos de la cocina. En Moscú encuentras muchos restaurantes donde se come bien y no te cobran demasiado. 

Lo que más me gustó de este hostal fue lo bien que funcionaba la calefacción. No pasamos ningún frío. Yo temía helarme porque soy muy friolera.