domingo, 4 de junio de 2017

Trabajando de maniquí viviente en Nueva York


 Había emigrado de Sada a Nueva York porque mi hermana me había prometido un trabajo mejor pagado.

 -Buscan modelos.
 -Eso soy yo.
 -Valorarán tu experiencia como top model de bikinis en la playa de Sada.
 Metí todos mis bikinis en la maleta y me fui para la Gran Manzana. De poco me sirvieron: en Nueva York nevaba. No regresé a Sada porque mi hermana me había conseguido un trabajo de maniquí viviente en una tienda del Bronx. Sólo tenía que sentarme en el escaparate y dejar que la población negra me mirara.

 -What a lovely surprise! -exclamó una abuela negra.

 La sorpresa se la llevó ella cuando Mrs Harrison no aceptó venderme. Yo era humana, no una mascota.

--------------------------

http://artigoo.com/cazadores-trolls