lunes, 21 de abril de 2014

"Shazam app"

Shazam ha sido todo un descubrimiento y era toda una necesidad para mí. Si pienso en las ocasiones que lo he usado, creo que no abarcaría todos los momentos en los que la he tenido en mis manos: estando de tranquileo en un Starbucks y escucho música del tipo bossanova, chill out, etc., pongo mi Shazam a trabajar y me puedo bajar un CD entero de ese tipo de música..; estando en una discoteca y escuchas un temazo que quieres recordar al día siguiente, pues Shazam al canto… aunque con lo alta que se oye a veces, puede distorsionarse el sonido y no te la llega a identificar.; en los cursos de danza en los que no tienes confianza con el profesor para preguntarle la canción que has bailado y, en uno de esos pequeños descansos o cambios de grupo, activas tu móvil para que te la encuentre por ti…
 
Como ven, son muchísimas ocasiones en las que he usado mi Shazam y he conseguido identificar las canciones que quería volver a escuchar cuando se me antojara. Desde luego que ha sido todo un avance en el mundo de la tecnología móvil y de la música. Las han unido de la mano y han conseguido que, clientes como yo, estemos contentísimos con ese avance.
 
Ahora sí, debo reconocer que estoy empezando a experimentar lo que es una infidelidad… y yo soy la parte mala. Shazam era el rey para mí, hasta que, haciendo esta opinión, he visto otras aplicaciones parecidas y me he encontrado una que me ha dejado helado. Ya han dado el paso de identificar los tarareos del usuario, y es efectivo. No al 100%, pero me ha identificado varias canciones que me he puesto a cantar, lo que es un avance respecto al Shazam… para el que quiera echarle un vistazo se llama SoundHound, pero bueno, que de momento sigo con mi Shazam ahí, aunque tenga ciertos escarceos con mi Soundy...