jueves, 29 de mayo de 2014

Nokia 7280, llevando el diseño al límite

En una época en la que los móviles estaban volviéndose de nuevo anodinos, Nokia decidió que mediados de 2004 era el momento de lanzar el Nokia 7280 y ponerse a la cabeza del diseño. Con un aspecto más de pintalabios que de teléfono, el Nokia 7280 y su sucesor, el Nokia 7380, buscaban atraer a un público más interesado en el estilo que en las aplicaciones multimedia.
 
Como curiosidad, la pantalla se convertía en un espejo cuando no estaba encendida, y no tenía teclas al uso, sino un pad para ir navegando por un teclado virtual que aparecía en la pantalla.