jueves, 4 de junio de 2015

Las niñas que juegan al pádel sacan mejores notas en sus estudios

No es el pádel un deporte que me guste por mucho que mi marido haya intentado que me aficione. Me parece que está tenido más suerte con nuestras hijas. Ellas sí que se apuntan a este deporte que yo considero pijo total. 

Tanto es así que las hemos equipado con unas palas Artengo 710 JR. son de las mejores que hay en el mercado. Se las compramos en Decathlon. No son de las más sencillitas porque yo preferí comprar unas palas que pudieran amortizar. Las PR 700 me las iban a superar en un plis plas. 

De precio no me han salido muy caras. Me costaron 7,95 euros. No me parece un precio excesivo dada la marca y la buena calidad de estas palas de pádel. 

Son un modelo de palas pensadas para jugadores menores de 8 años: pequeñas, nada pesadas y muy manejables por las manos de los niños. También son muy manejables por los adultos que, como yo, no aguantamos las palas más pesadas, que son la que nos corresponden por edad. Yo juego muchas veces con estas palas de mis niñas. Es sí como consigo ganar. Mi marido dice que hago trampa. No me importa. Una pala que sólo pesa 280 gramos es lo único que puede aguantar mi mano. Sin hacer grandes esfuerzos consigo dar golpes certeros. Las otras pala las tengo que sujetar con las dos manos y acabo con un dolor de brazos horrible. 

Os las recomiendo. Las Artengo 710 JR son unas palas pensadas para niños, pero también te valen para ti si no quieres dejar los brazos en un intento desesperado de ganar al pádel. También os las recomiendo porque las niñas deben jugar al pádel. Dice mi suegra que las niñas que juegan al pádel sacan mejores notas que las que no lo hacen.