lunes, 20 de marzo de 2017

Mis vacaciones en Cuba



Me encanta Cuba. Iría más si mi marido se animara a pagar hoteles y demás gastos, pero mi santo es un tacaño. Por eso mis viajes se limitan a los lugares a los que tiene que ir por motivos de negocios. 

Estuve hace unos meses en la capital de la bonita Cuba y nos alojamos en el NH Parque Central, La Habana, un hotel que está bastante bien tanto en su zona colonial como en su zona moderna. 

Nuestra habitación estaba en la zona colonial. Era una habitación grande, decorada con estilo palaciego. Lo único que veías algo estridente era la colcha roja de la cama. El color rojo siempre se sale de lo normal. Teníamos aire Acondicionado, televisión Satélite, caja de Seguridad,... 

Lo que más me gustó fue tener servicio de canguro para poder salir sin tener que llevar a las niñas conmigo. Pudimos cenar tranquilamente. Las niñas estuvieron perfectamente cuidadas por unas canguros muy profesionales y cariñosas como mis dos amores. 

Nos dieron una habitación de no fumadores. Está muy bien que tengan este tipo de habitaciones porque el olor a tabaco queda siempre pegado a todo por mucho que se limpie. Yo siempre pido habitación de no fumadores, sobre todo cuando viajo con mis hijas. Los niños deben respirar limpieza e higiene total para evitar enfermedades. 

El cuarto de baño estaba muy bien. Se veía limpio, había una bañera con mampara. El agua caliente estaba realmente caliente. Tenía un espejo de aumento. Las toallas las cambiaban a diario y dejaban toallas suficientes... 

Del desayuno también sólo puedo decir maravillas. Era un desayuno muy sano, con mucha fruta, con sumos naturales, bollería recién horneada, pan, fiambres, yogures... No salías con hambre del buffet. 

Os recomiendo este hotel. Es un hotel elegante, chic, con personal encantador, con todas las estancias muy limpias. Yo volvería a alojarme en el NH Parque Central, La Habana, sin pensarlo dos veces.