domingo, 12 de marzo de 2017

Mis vacaciones más luminosas



1


No hay nada mejor que alquilar un apartamento cuando viajas con tu suegra. Nosotros lo solemos hacer porque así la madre de mi marido se encarga de hacer las comidas y nos ahorramos una pasta en restaurantes. El otro día fuimos a Sevilla a la boda de una prima de mi marido y nos alojamos en los Apartamentos Plaza de España. Mi marido quería alquilar dos apartamentos, pero nos llegó uno. Mis hijas se acomodaron en la sala de estar y mi suegra y nosotros nos repartimos las dos habitaciones del apartamento. Así estuvimos más en familia. 

Los Apartamentos Plaza de España tienen una ubicación céntrica y te los dan muy limpios. Están decorados con una decoarción alegre de Ikea que te hace sentir como en tu casa. Me gustó mucho la sala de estar amplia con sofá cama y un buen televisor de plasma. Mis hijas durmieron en el sofá cama muy cómodas, según ellas. La verdad es que mis niñas no son nada repipis a la hora de elegir cama. Nunca nos ponen problemas cuando viajamos. 

Mi suegra también quedó muy contenta con la zona de cocina con microondas, nevera, cafetera y todo el menaje de cocina que precisa para hacer las comiditas favoritas de su hijo, es decir, de mi santo. Yo no cociné nada. Sólo hice un día la compra en un supermercado que había allí cerca. 

Os recomiendo los Apartamentos Plaza de España en Sevilla. Están muy bien. Me gusta su luminosidad, que vengan a hacerte la limpieza todos los días y que sean amables, sobre todo la gente que hay en recepción. Cuando estuvimos nosotros sólo había dos libres. Parece que tiene bastante éxito con su negocio. 

No te sale muy cara la estancia, sobre todo si llevas a alguien que prepare comidas, cenas y desayunos. Esto es lo que más me gusta de mi suegra: que me haga de cocinera gratis.




2


Elegimos el Hotel Evenia Rossello por su buena ubicación en el Eixample, cerca del Paseo de Gracia en Barcelona, en una zona peatonal bastante tranquila. Yo me sentí como en mi casa. 

Fuimos sin las niñas y así pudimos disfrutar del gimnasio. No es gran cosa, pero tiene las suficientes máquinas para mantenerte en forma. No estaba muy concurrido a primera hora, cuando íbamos nosotros. 

Nuestra habitación era luminosa, amplia, con una cama de matrimonio modesta y un escritorio grande. Me fijo mucho en los escritorios porque compartir lugar de trabajo con mi marido no es nada fácil. Los dos somos muy de rodearnos de papeles en las mesas y esto requiere mesas grandes para caber sin darnos codazos. 

Los suelos de la habitación eran de tarima de madera. Se veían limpios. Realmente este hotel está bastante limpio, pero tiene detalles que yo cambiaría. Por ejemplo las bañeras de los cuartos de baño tienen una cortina de otras épocas. Deberían poner mamparas y también un plato de ducha porque no todas las personas pueden meterse en una bañera. Una ducha no tiene las barreras arquitectónicas que tiene una bañera. 

Siguiendo con las desventajas destacaría el pobre desayuno que nos pusieron. Era un desayuno ideal para una persona a dieta porque se trataba de un buffet con cantidades mínimas de zumos, fruta, bollería y fiambres. Yo tuve que acabar de desayunar en una cafetería de la zona. Ver tan poca cantidad de todo me dio una hambre horrorosa. 

Las grandes ventajas de este hotel es que tiene una buena conexión wi fi. Otra ventaja es que el hotel está en una zona de muchas tiendas de marca. Puedes comprar a lo grande si tienes dinero. 

Os recomiendo este hotel por su buena ubicación. La estación de metro Diagonal está a cuatrocientos metros del hotel y ofrece acceso directo al centro de la ciudad de Barcelona. El aeropuerto de Barcelona está a 12 kilómetros.