jueves, 23 de marzo de 2017

Mis vacaciones exóticas




1


Mi marido reservó unos días en el Novotel St Kilda pensando que íbamos a encontrar un hotel exótico, pero no fue así. El único exotismo que había estaba en la fabulosa playa de Santa Kilda. Me sentí como en el paraíso paseando con mi santo y mis hijas. Era un arenal interminable, con aguas cristalinas y arenas limpísimas. 

El hotel me pareció bastante del montón. La peor zona era la de la piscina. No tenía hamacas suficientes para todos los huéspedes. Me alegré de no haber llevado a mi suegra porque la madre de mi marido es de las que se pelean como leonas por una hamaca cutre al lado de la piscina. Yo paso. Además, la zona de la piscina no estaba nada limpia. La gente dejaba latas de bebida por doquier y el personal del hotel no recogía nada. 

La habitación que nos dieron era grande, luminosa, con vistas a la playa. Me gustó la cama por su tamaño, pero no tanto por su colchón duro. La conexión wi fi funcionaba bien. 

Del desayuno buffet tampoco tengo queja. Nos sirvieron mucha fruta. Notabas que estabas en Australia. A mi marido no le faltó su bacon y mis hijas tuvieron todos los yogures que se le antojaron. Fui yo la única de la familia que decidió hacer el desayuno más saludable a base de mucha fruta. 

No nos aburrimos. Paseamos mucho, hasta el puerto, fuimos de tiendas, comimos siempre en restaurantes de las proximidades y de noche fuimos hasta una discoteca aprovechando que conseguimos una canguro de confianza para quedar con las niñas. 

Os recomiendo este hotel si no buscáis un hotel exótico en Australia. Este hotel tiene la gran ventaja de tener una playa estupenda. Sólo por la playa vale la pena alojarse unos días. No esperes encontrar un cuatro estrellas al nivel de los hoteles cuatro estrellas de España. Es un poco cutre. Lo ves en los muebles, más usados que la escoba de mi suegra, y de la alfombra que había en nuestra habitación mejor no hablo. Les pedí que se la llevaran nada más verla.





2


El Aeropuerto Pablo Ruiz Picasso Málaga es uno de los aeropuertos que más me gusta. Mi marido lo llama el aeropuerto de los turistas y no le falta razón: siempre está a tope de turistas y no es para menos dada su ubicación en plena Costa del Sol. el centro de Málaga te queda a siete kilómetros. 

A mí me gusta porque me parece muy seguro. Tiene una torre de control moderna, dotada con las mejores tecnologías para que no ocurran desgracias aéreas. Falta le hace dado el tráfico aéreo que tiene. 

La única desventaja que le encuentro es que puede ser un poco caótico en plena temporada turística. Hay colas interminables para todo. Los empleados dicen que se les queda pequeño. No me extraña. Pero supongo que no lo amplían porque estamos en crisis y el dinero escasea. 

Os lo recomiendo. Es un aeropuerto en el que tienes una cafetería que no es muy cara. Tampoco podría serlo porque los menús son bastante de bar de barrio. En todo caso, lo que importan son los precios bajos. Cuando quieres ahorrar no miras mucho la calidad de la comida. Yo sólo me fijo que esté fresca porque no es el caso de acabar con una indigestión por no querer gasta mucho en comida. 

Os recomiendo también sus tiendas duty-free. Son estupendas.Tienen una gran variedad de productos y puedes estar comprando hasta el mismísimo momento del embarque porque las tiendas están allí mismo. Mi marido el pobre siempre se desespera porque a mí no hay quien me quite de las tiendas y él teme perder el avión. No hace falta preocuparse tanto porque ya se encargan los empleados de decirte a todas horas que quedas en tierra si no espabilas. Esto es lo que no me gusta nada: que me agobien recordándome tantas veces que es hora de embarcar.




3


Pasamos unos días en los apartamentos Costa Estrella Marbella porque mi marido es un apasionado del golf y estos apartamentos están en el Valle del golf, donde están los mejores campos de golf de Andalucía, según mi santo. También te quedan cerca de Puerto Banús. Te quedan como a ochocientos metros. Yo iba andando a fundirle la tarjeta a mi esposo mientras él practicaba su deporte favorito. 

No me gustó nada que nos pidieran una fianza nada más llegar. Yo creo que nos la pidieron porque llevábamos dos niñas de corta edad. A otros clientes no le pedían dinero para hacer frente a posibles desperfectos. Nos devolvieron la fianza cuando nos fuimos, pero eso no se hace. Te sientes tratada como una turista de tercera cuando vas a pagar tu apartamento igual que cualquier otro cliente. Los desperfectos, si los hay, que te los cobren a la salida. En nuestro caso, no hubo ningún desperfecto. Dejamos todo intacto. 

También nos cobraron el uso de la caja fuerte. Yo no la hubiera usado, pero mi marido sólo piensa en los ladrones. De no haber guardado la cartera cuando dormía en la caja fuerte, no hubiera podido conciliar el sueño. En casa hace igual. Tenemos tres cajas fuertes para que guarde sus cosas importantes. 

El apartamento era de los más grandes. Tenía tres habitaciones, un cuarto de baño, un salón con una minicocina allí metida en una esquina. No estaba mal. Tenías mucha más libertad que si te alojaras en un hotel al uso. 

La decoración era muy andaluza, mucho blanco por doquier y sin lujos. Lo más importante es que estaba todo muy limpio. Nos dejaron toallas suficientes en el cuarto de baño y geles y champús también suficientes. El menaje de cocina nos llegó y sobró. No cocinamos mucho porque se suponía que tenía que cocinar yo. Mi marido estaba muy ocupado con su golf. Por eso comíamos casi siempre fuera. 

Os recomiendo los apartamentos Costa Estrella Marbella. Están en una zona tranquila y no te quedan lejos de las tiendas. Además puedes ahorrar mucho dinero haciendo la comida en la cocina del apartamento. Los restaurantes en Marbella son caros.




4


Estuvimos buscando un hotel barato en Murcia y encontramos el Hotel Universal Pacoche Murcia. Nosotros sólo íbamos un fin de semana para la boda de unos amigos. Queríamos un alojamiento cómodo que no costara mucho. Ya gastábamos bastante en arreglarnos los cuatro para la boda y en el regalo. 

Tuvimos la gran suerte de que nos dieron una habitación de las grandes. Vi la habitación que estaba al lado de la nuestra y era diminuta. No hubiéramos ni respirado allí dentro. El cuarto de baño también estaba bastante bien aunque necesitaba una reforma. Por ejemplo, no me gustaba la bañera. Eché en falta la ducha de mi casa para las duchas rápidas que me gusta darme cuando voy apurada de tiempo. 

En todo caso, las desventajas que puedas encontrar en este hotel se minimizan gracias al buen hacer de su personal. Hacen lo imposible por conseguir que te sientas como en tu casa. Nosotros tuvimos un problema con la conexión wi fi en nuestra habitación y en quince minutos la teníamos funcionando estupendamente. 

Os lo recomiendo. Encontrar un hotel tan barato en Murcia no es fácil. No me importó tener que ir a comer y a cenar a un restaurante de la zona. El hotel no tiene restaurante. Por 25 euros no encuentras habitación en los hoteles de la competencia cercana. Para aparcar no tienes problema. En la zona encuentras sitio de sobra. Es una zona segura. Nadie te roba el coche, sobre todo si llevas un coche viejo. 

Mi marido se quejó del aire acondicionado. Es muy suyo. Mis hijas, en cambio, no notaban tanto frío. Tuvimos que pedir una manta más para que no temblara en la cama. Es un exagerado. El aire acondicionado lo regulan ellos para todo el edificio. Es una pena que no lo puedas poner a tu manera en la habitación. 

Del desayuno no tengo queja. Era un desayuno con mucha bollería industrial y poca fruta. Mis hijas quedaron muy contenta. Les encanta la bollería industrial.