miércoles, 6 de julio de 2016

Mis vacaciones baratas en Sevilla



El Hostal Florida, Sevilla, está en el centro de la ciudad. en una zona donde encuentras muchas cafeterías para desayunar a tu gusto. Esto nos vino muy bien. Mi marido es de los que desayuna en el buffet y acaba de desayunar en una cafetería. También hay bares con muy buenas tapas en las proximidades del hotel. 

El edificio ha sido reformado, pero no gastaron mucho dinero en las reformas. Fueron a lo barato. En todo caso, el hotel es mejor por dentro que por fuera. Me sorprendió el tamaño de nuestra habitación. No me esperaba una habitación con cuatro camas. 

En cuanto al parking nada de nada. No fue buena idea alquilar un coche. tuvimos que dejarlo en un parking privado que había cerca, con lo que supuso de gasto extra. Yo lo hubiera dejado en la calla, pero mi marido decía que era un coche caro y podían robarlo. Se preocupa mucho por las empresas de alquiler de coches. 

El hostal no es grande. Sólo tiene 14 habitaciones. Cuando estuvimos nosotros estaban libres sólo tres. Nuestra habitación no era nada lujosa. Mi marido decía que parecía de un albergue. Es muy señorito. Yo me he alojado en hoteles peores. Por lo menos allí estaba todo limpio y el personal era simpático, muy andaluces todos ellos. 

La habitación que nos dieron a nosotros era de las mejores. Las había de pena. Vimos una que tenía una cama normal y otra cama litera que parecía sacada de una prisión. Las habitaciones cutres de este hostal tienen media pared de azulejos azules. No me gustan los azulejos en las paredes de las habitaciones. la nuestra no tenía azulejos. Estaba pintada de color verde esperanza y tenía lo suelos de baldosas igual que el resto de las estancias interiores del hostal. 

El cuarto de baño era muy sencillito. Tenía una pileta que parecía de baño de estación de autobuses de ciudad de provincias, una ducha y poco más. No nos dejaron secador de pelo.