lunes, 9 de marzo de 2015

El karma puede explicar tu vida

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas de Laura Norton es un libro de lectura fácil lleno de humor, una lectura perfecta para evadirte de la dura realidad. 

La autora nos cuenta la vida de una joven que se llama Sara, una plumista, obsesiva y temerosa de los sobresaltos. Su existencia da un vuelco cuando se le meten en el piso un padre deprimido, una hermana rebelde y un novio rarito. 

La novela la lees de un tirón. Está narrada en primera persona por la propia Sara. Te va contando sus peripecias vitales desde la adolescencia hasta sus treinta años actuales. La protagonista es una joven insegura. Está constantemente buscando la aprobación de sus padres. Sus dudas no la dejan vivir y menos la dejaran vivir cuando su casa se convierta en una especie de camarote desastroso de los hermanos Marx. 

Tan interesantes como Sara son los personajes secundarios. Tenemos una hermana guapísima que triunfa entre los chicos. Es bastante parecida a su madre. El padre, en cambio, es un pobre hombre. A la familia de Sara hay que sumar unos amigos que la apoyan, un novio excéntrico, un amor platónico de su época del instituto... 

Os lo recomiendo. No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas de Laura Norton es un libro muy fácil de leer. Lo lees de un tirón. El final me pareció un poco precipitado. Es como si todo se desencadenara de golpe. Reconozco que me sorprendió un poco. 

Lo que no se puede decir es que estemos ante una novela original. Recuerda a muchas otras novelas similares tanto en argumento como en la manera de narrar la trama. Lo de la pobre chica de treinta años es un tema muy manido.