miércoles, 13 de agosto de 2014

Shinobido Tales of the Ninja (PSP): un juego de sigilo

_________

Argumento
_________

En este juego hay unos sesenta y tantos escenarios cortos individuales en los que encarnas a un ninja que tendrá que cumplir distintas misiones: llegar a una meta esquivando a los enemigos (o dándoles muerte), transportar un paquete, secuestrar a alguien, proteger a un objetivo o rescatar a alguna princesita.

Todo ello está encuadrado en una historia de ninjas y sus clanes, pero el problema es que no me he enterado de nada. La historia se cuenta muy brevemente en forma de texto entre misión y misión y con tanto nombre me ha sido imposible enterarme de qué va el hilo.

_______

Opinión
_______

Me encanta el género sigilo en videojuegos, así que tras jugar a 'Tenchu: Shadow Assassins' y 'Assassin's Creed: Bloodlines' busqué a ver si había algún otro juego de dicho género y el único que encontré fue este 'Shinobido: Tales of the Ninja'.

La pena es que éste ya no me ha parecido tan bueno como los otros dos. Para empezar, el primer defecto que le veo es la historia; como comento arriba, se limita a contarte el argumento en forma de texto ¡y eso no mola! En el 'Tenchu' tenías unas impresionantes escenas de vídeo entre misión y misión, con sus diálogos y todo. Me da que los creadores de este 'Shinobido' son un pelín vagos.

Afortunadamente, la jugabilidad no ha decepcionado. Al principio cuesta hacerse con las herramientas: un gancho para subir a lugares altos, minas explosivas, pociones debilitadoras, sushi explosivo y otras variedades. Pero si sabes utilizarlas bien, podrás librarte con facilidad de tus enemigos.

Porque la idea es completar cada escenario sin ser detectado por los enemigos que patrullan por los alrededores. Es mucho más difícil que con el 'Tenchu: Shadow Assassins'. Ya que a la más mínima que detecten algo sospechoso los tendrás encima. Lo mejor es acecharles desde la espalda, cuando estemos lo suficientemente cerca, oiremos un sonido que nos indicará que podemos darle muerte sigilosamente con el botón Triángulo.

En la parte superior de la pantalla, si se aproxima un enemigo, veremos un rectángulo con una especie de ojo. Si el enemigo sospecha y está alerta el ojo se pondrá de color morado, así que lo mejor será escondernos. Si el ojo se pone de color rojo es que nos ha visto y tendremos que pelear contra él o huir a toda velocidad. Si te toca luchar básicamente lo único que puedes hacer es presionar el botón Cuadrado una y otra vez hasta acabar con él. Ésta es una de las razones por las que no soporto los juegos de acción, ya que no le veo la gracia a eso de despellejarse el pulgar pulsando el botón, pero por suerte, en este juego apenas tendremos que luchar si sabemos cómo ocultarnos.


--- Trucos y trampas ---

Cuando juego a un videojuego, me gusta intentar pasármelo sin hacer trampas, pero en este caso ha sido imposible. Había una misión (lamentablemente no recuerdo el número) en la que tenía que proteger a un tipo de unas ninjas asesinas que se lo querían cargar. Esas ninjas aparecían una y otra y otra vez, una detrás de otra, y me resultó imposible acabar con todas antes de que ellas mataran al objetivo. Matarlas sigilosamente era misión imposible, y si me enzarzaba en una pelea, mientras acababa con una la otra le daba una buena tunda al pobre hombre.

Pues bien, resulta que existen una serie de trucos y uno de ellos sirve para hacerte invencible. Para ello, tienes que ir a la pausa con Start y presionar DERECHA, DERECHA, ABAJO, ARRIBA, ARRIBA. Lo digo por si a alguien más le pasa. También existen otros trucos, como el que te da ítems permanentes, pero esos ya no he tenido necesidad de probarlos.


--- Controles ---

Moveremos al personaje con el stick analógico, mientras que los botones de dirección servirán para utilizar las cuatro herramientas de las que dispongamos. Con R nos podemos pegar a las paredes y acechar desde una esquina.


--- Gráficos ---

Los gráficos de este juego me han decepcionado un poco. Me explico: los personajes están bien hechos, pero los escenarios dejan un poco que desear. Los escenarios suelen ser villas al antiguo estilo japonés o terrenos a campo abierto, pero el problema es que que los creadores del juego sólo se han molestado en crear los escenarios donde pisamos, mientras que en los laterales veremos la nada: a veces nos podemos caer por esos precipicios y otras veces sencillamente chocaremos con el límite. Un poco pobre, la verdad. Recuerdo que en el 'Tenchu' cada escenario era increíblemente realista: miraras a donde miraras siempre veías algo: un muro de montaña, paredes o lo que fuera.


--- Sonido ---

La música ambiental no está nada mal y acompaña al juego: si el enemigo nos descubre el tema que esté sonando cambiará por uno más estridente.

Cuida bastante bien los sonidos, como las pisadas, los gritos de los enemigos cuando nos los cargamos, el sonido de la cadena del gancho cuando nos elevamos a algún sitio, etc.

_________

Conclusión
_________

No me ha parecido tan bueno como el 'Tenchu: Shadow Assassins', pero si buscas un juego de sigilo sí que te lo recomiendo.