martes, 23 de febrero de 2016

Viajando con la comida que llevo de casa

La Bergner Cube es una buena bolsa portaalimentos, aunque yo le echo en falta un bolsillo exterior para guardar algún utensilio como un tenedor o un cuchillo. 

No es nada manchadiza gracias a su color azul eléctrico, un color muy sufrido. Su interior es totalmente térmico. También la venden en otros colores, negro incluido. La negra no me gustó nada. Es muy fúnebre. 

Pesa unos 820 gramos, es muy ligera, mucho más que otras bolsas de la competencia. Sus medidas son de 23 cm x 22 cm x 13,5 cm. El exterior de esta bolsa está fabricado en poliéster y el interior es de aluminio. 

El asa resulta cómoda gracias a una especie de guateado que lleva con un velcro. Puedes llevarla como bolsa de mano o como bandolera con la correa regulable. 

Cierra muy bien con su cremallera central. Dentro está la zona térmica, un bolsillo de rejilla donde yo guardo las servilletas y los cubiertos. No hace falta que lleves servilletas porque la bolsa trae dos de tela y un mantelito, pero servidora sólo se entiende con las servilletas de papel. 

También tiene dos recipientes totalmente herméticos, uno de 800 ml y otro de 1000 ml, perfectos tanto para llevar alimentos líquidos como alimentos sólidos. en el fondo de la bolsa hay una bandeja metalizada. 

Os la recomiendo. Es una bolsa que te viene genial para llevar comida para los críos cuando vas de viaje en el coche. Conserva muy bien todo topo de alimentos. 

Otra ventaja que destacaría es lo fácil que resulta su limpieza. Yo la meto en la lavadora a unos 30º C y me sale limpia como una patena. Es importante limpiarla. La higiene resulta fundamental en todo lo que contiene comida.