miércoles, 4 de enero de 2017

Mis vacaciones trepidantes en Asturias



La Ruta Lagos de Covadonga, Covadonga, es una ruta muy asturiana por medio de paisajes verdes que no olvidas nunca. Te da la sensación de estar en el paraíso. Pero no debes bajar la guardia si vas conduciendo porque las carreteras son estrechas y peligrosas. Nosotros casi tuvimos un accidente en la bajada por culpa de una vaca que salió de un campo para la carretera sin previo aviso. 

Los lagos quedan arriba de Covadonga, una aldea de pequeñas casas con tejados negros en la que no vive mucha gente. Hay más turistas que vecinos, sobre todo cuando hace buen tiempo. Covadonga queda cerca de Cangas de Onís. 

Llegar a los lagos nos costó lo nuestro. Mi marido no quería seguir subiendo tras alcanzar el primer lago de agua cristalina. Yo le dije, que ya que estábamos allí, subíamos arriba de todo aunque hubiera que atar el coche a un tractor. Tuvimos suerte: nuestro coche no se caló nada. En cambio, el coche que subía delante quedó para el taller mecánico. Aquellas cuestas tan empinadas requieren un buen vehículo para dominarlas. Es mejor llevar un todoterreno como llevábamos nosotros. 

El paisaje de los lagos es maravilloso. Si te dicen que estás en el paraíso te lo crees. Yo en mi vida había visto un agua tan limpia. Mi chico decía que era por el frío. Yo creo que se debía a que poca gente sube. Suele haber mucha niebla y las carreteras no invitan a ir hasta arriba de todo. Son tan estrechas que casi no caben dos coches en doble dirección. Mi chico se tenía que meter en las huertas cuando nos cruzábamos con otro automóvil. Menos mal que no nos cruzamos con ningún autobús porque no hubiéramos cabido. 

Os recomiendo ir a hacer la Ruta Lagos de Covadonga, Covadonga. Es mejor ir en coche porque hace frío y las cuestas son muy duras para las personas que no estamos muy acostumbradas a hacer senderismo.