miércoles, 25 de febrero de 2015

Una sobremesa placentera en Casa Carola

La Casa Carola, Madrid, cuenta con dos restaurantes en la capital de España. Nosotros siempre vamos al que está en la calle Pardilla. Es un restaurante que no tiene menú del día ni cenas de domingo a miércoles. 

Su decoración es de taberna de toda la vida. Las paredes tienen fotografías antiguas de Madrid, una escalera te lleva hasta el salón donde encuentras bastantes mesas y también bastante clientela. Suele estar hasta los topes. 

Lo que no me gusta nada de este restaurante es que te pongan al lado de los platos un babero. Me hacen sentir como en aquel artículo del castellano viejo de Larra. Yo no me coloco el babero ni que me paguen pro hacerlo. Sé comer una sopa o un caldo sin mancharme. 

En este restaurante ponen mucha sopa, verduras, carnes, chorizos,... El cocido de ellos tiene de todo, hasta morcilla. Te comes un plato y te quitas el hambre de encima para toda la semana. 

Yo e postre suelo pedir siempre leche frita. La hacen muy parecida a la que preparaba mi abuela. Un día pedí helado de ron con pasas y no me gustó. Lo que sí que está buena es la tarta de la casa. Es lo que pido siempre para mis hijas cuando las llevamos al Casa Carola. 

No es un restaurante barato. Puedes comer todo el cocido que quieras, pero te sale a unos 29 euros pro persona. Por ese dinero preparo un cocido más digestivo para todos en casa. 

En todo caso, os recomiendo Casa Carola, Madrid. El mejor día para ir es el lunes. Es cuando está el local más tranquilo y puedes tener una sobremesa placentera.