sábado, 22 de noviembre de 2014

El pequeño Nicolás intentaba solucionar el problema catalán y el problema de la Infanta Cristina

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido popularmente como el pequeño Nicolás, ha declarado en una entrevista concedida a El Mundo que el gabinete de Presidencia del Gobierno le encargó "solucionar el problema que tiene España con Cataluña" y que la Casa Real le pidió que consiguiera que a la infanta Cristina la exculparan "en el proceso judicial en el que está metida".


El joven timador dice que lo del pequeño Nicolás "es un apodo estúpido que me ha puesto la prensa basándose en el personaje del autor francés Goscinny", y se define como "una persona con sentido común, algo de lo que mucha gente de este país carece". Pide que no le comparen con Pablo Iglesias, "amigo de los bolivarianos y de los proetarras, porque eso es una ofensa para mí. He tomado todo tipo de medidas de precaución y he estado en una especie de búnker sin salir".


Nicolás está "desaparecido por varias razones" y, una de ellas, es "para evitar los seguimientos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado". Recuerda que le "detuvieron seis policías, como si fuera un terrorista o un peligroso asesino", aunque ya le había avisado de la detención Carlos García Revenga, ex secretario de las infantas. Sostiene que lleva conductor "siempre que es necesario" y que nunca ha estafado a nadie: "Se trata de una campaña de desprestigio contra mí".




Nicolás declara que "colaboro con varios organismos", que nunca ha cobrado del Estado y que, incluso, le "ha costado dinero ayudar al Estado". "He colaborado con el CNI, con Presidencia y con la Casa Real", especifica.


El joven dice que su contacto con la Presidencia del Gobierno era la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y que Moncloa le encargó "solucionar el problema que tiene España con Cataluña". El objetivo era "obtener información que pudiera ser de carácter relevante para, a su vez, conseguir más información". "Si obtengo información de Pujol para obtener información de ERC, cuanta más información tenga de Pujol, más nervisos se pondrán y más información darán", añade.


Nicolás dice que mantuvo dos reuniones con Cristóbal Martell, abogado de los Pujol, cuatro con Javier de la Rosa, "empresario que tiene bastante información de la familia", y tres con Oriol Pujol Ferrusola: "Se quería parar el 9-N, que no se hiciera el referéndum. Había que ir a por ERC porque iba a ser el gran problema que iba a tener este país después de la consulta". Según cuenta, los Pujol le dieron información de los republicanos nacionalistas.


Por otro lado, Nicolás afirma que la Casa Real le encargó "que a Doña Cristina se le exculpe en el proceso judicial en el que está metida". "Me piden que en el escrito de la acusación, el sindicato Manos Limpias fuera sincero y se comportaran bien con Doña Cristina. Me lo pidió el CNI en un principio. Empecé con CNI y acabé hablando con Casa Real", especifica. Además, dice que contactó con el Rey Juan Carlos porque él le llamó.